FICHA TÉCNICA



Título obra Quien mal anda en mal acaba

Autoría Juan Ruiz de Alarcón

Dirección Marta Verduzco

Elenco Antonio Israel Rojas, Arturo Reyes, Manuel Sevilla, Carlos Álvarez

Espacios teatrales Teatro Julio Jiménez Rueda

Referencia Bruno Bert, "Quien mal anda en mal acaba. Discreto placer", en Tiempo Libre, 24 junio 2004, p. 23.




imagen facsimilar

Referencia Electrónica

Tiempo Libre

Columna Teatro

Quien mal anda mal acaba
Discreto placer

Bruno Bert

Las comedias de Juan Ruiz de Alarcón (1580-1639) no son un material muy frecuentado por nuestros directores, aunque lo reconozcamos como uno de los primeros y mayores dramaturgos del México colonial. Sin embargo, una de ellas acaba de montarse bajo la dirección de Marta Verduzco, quien además asume un modesto pero interesante rol en la obra.

Se trata de Quien mal anda en mal acaba, de incierta fecha de escritura, pero que parece ser un material de juventud. Los enredos –inevitable componente de la comedia barroca– tienen que ver con el deslumbramiento erótico de un joven cristiano de origen morisco que invoca al diablo para conquistar los favores de una bella dama a punto de casarse. Las aventuras tienen, como es usual, una segunda línea anecdótica en los amores de los criados y aún una tercera en las desventuras de los amigos; por lo que pronto se construye una trama rica en resonancias, con un cierto humor y por supuesto los lugares comunes de su época, que harán, entre otras menudencias, que sea el Santo Oficio quien descubra las complicidades diabólicas del antiguo moro y logre su confesión in extremis, solucionando la pieza con felicidad para todos.

Gabriel Pascal, responsable de la escenografía e iluminación, crea un gran espacio circular de color bronce viejo, con un frondoso árbol a un lado y un cambiante ciclorama de fondo, como ámbito más bien abstracto y contemporáneo para todas las escenas, que simplemente son provistas de pequeños elementos físicos de apoyo. Una solución eficiente para la marcación coreográfica y con ciertas sugerencias que evaden la ilustración primaria del espacio acercándonos al producto.

Es interesante también el trabajo con música en vivo (a cargo de Joaquín Gutiérrez Heras), ya sea incorporando a los propios ejecutantes en algunas escenas, o escuchándolos como una presencia más allá de lo visual. Una destreza sin virtuosismos a la que se incorpora a veces alguno de los actores.

También bella y correcta el área de vestuarios –Luz del Amo– con una gama cromática vivaz sin estridencias, ni posibles lujos exóticos. Más bien trabajo de texturas y tonos, que se corresponden a los de la dirección en el manejo de los actores y de los climas.

Y afortunadamente los intérpretes se muestran fluidos, con carácter y muy pertinentes a cada uno de los roles que les toca asumir. Varios de ellos jóvenes y de reciente ingreso en el mundo profesional, al lado de gente de más camino como puede ser la propia directora, David Verduzco o Arturo Reyes, por ejemplo.

En definitiva, todo está correcto, bien hecho, bien llevado, amablemente presentado a un público que puede compartirlo con un discreto placer.

Esto, aunque intuyamos que la pasión, la vida, el fuego del teatro tal vez no pase ya por este tipo de montajes clásicos, donde se muestra habilidad para el verso, pero también lo difícil que es que lo dicho y hecho en escena se trascienda a sí mismo y nos hable a la imaginación creadora, a la fantasía o simplemente a nuestra contemporaneidad.

Un trabajo respetuoso en un equipo profesional, debiera ser suficiente.

QUIEN MAL ANDA EN MAL ACABA, de Juan Ruiz de Alarcón. Dir. Marta Verduzco. Con Antonio Israel Rojas, Arturo Reyes, Manuel Sevilla y Carlos Álvarez. Teatro Julio Jiménez Rueda, Avenida de la República 154, Tabacalera, (Metro Hidalgo), 5703-1261. Jueves y viernes 20:00; sábado 19:00; domingo 18:00 horas. Loc. $150. Sistema Ticketmaster, 5325-9000. Adolescentes y adultos. Duración aproximada 90 mins. (Centro)