FICHA TÉCNICA



Título obra Las paranoicas

Autoría Marcela Alvarado

Dirección Estela Leñero y Martín Álvarez

Elenco Ana Díaz de León, Lucia Isabel Bazán

Espacios teatrales Teatro Casa del Lago

Referencia Bruno Bert, "Las paranoicas. Vértigo irónico de lugares comunes", en Tiempo Libre, 17 junio 2004, p. 23.




imagen facsimilar

Referencia Electrónica

Tiempo Libre

Columna Teatro

Las paranoicas
Vértigo irónico de lugares comunes

Bruno Bert

La Casa del Lago, ese bello espacio cultural de la UNAM bastante aislado por la geografía urbana, está presentando en un pequeño foro alternativo cercano al edificio principal, una obra de Marcela Alvarado que se llama Las paranoicas.

Se trata de tres momentos, en clave burlona, sobre las relaciones entre mujeres de distintos orígenes y con diversos intereses. Desde figuras históricas como Carlota o Sor Juana –aquí confabuladas a partir de su soledad y aislamiento– hasta la madre y la esposa de un narco, pasando por una triple generación de clasemedieras acomodadas. Lo que las une a todas, naturalmente, es la paranoia de cada una de ellas, sobre todo en relación al poder –elemental o no– que pueden ejercer involucrando a las otras.

No hay más que un diseño mínimo de espacio, en un escenario muy pequeño y bastante elemental, con la distribución de unos pocos objetos como anclaje en cada sketch, y un manejo de dirección –a cargo de Estela Leñero y Martín Álvarez– simplemente como vehículo coherente del efecto cómico. Es un juego, sin demasiadas complicaciones ni formales ni conceptuales, donde incluso la autora se da el placer de asumir a algunos de los personajes.

Y naturalmente lo más destacable es el trabajo de Ana Díaz de León, Marcela Alvarado y Lucía Isabel Bazán, por su aportación lúdica, por su rápida construcción de los distintos muñecos escénicos y por su capacidad de contagiarnos al menos con una sonrisa, que a veces intenta ser reflexiva, sobre los distintos caracteres de la mujer mexicana. El hombre, frecuentemente protagonista en ausencia, es como una sombra que de alguna manera las define. Sea el capo de una organización mafiosa o Maximiliano, otro jefe mafioso pero de lujo, con gran nombre, aura poética y al servicio de la política internacional de la Francia imperialista del siglo XIX.

Pero no hay que pensar en cuestiones de profundidad, Las paranoicas pasan por el escenario como un vértigo irónico de lugares comunes del comportamiento femenino) de nuestro medio, apuntando apenas a ser comparte, al momento de convivencia que puede significar en un día cualquiera lanzarnos a la aventura de Reforma y el Bosque de Chapultepec, para buscar La Casa del Lago y el forito )00 con su vestido rojo entre los árboles; con objeto de reír un rato, compartir una conversación y tomarnos después una cerveza fría en este verano bastante caluroso.

La dramaturgia como una excusa amable para que los amigos se encuentren, sin que lo que se vea sea un producto no digerible del teatro a veces llamado "comercial". Porque esto de comercial no tiene nada, sino tal vez un cierto aire de labor diletante hecho con y para compartir entre amigos. Y no da para más.

LAS PARANOICAS, de Marcela Alvarado. Dir. Estela Leñero y Martín Álvarez. Con Ana Díaz de León y Lucia Isabel Bazán. Teatro Casa del Lago, Antiguo Bosque de Chapultepec, entrada por Paseo de la Reforma (Metro Auditorio), 5553-6318. Viernes, 20:00 horas. Loc. $80. Adolescentes y adultos. (Centro)