FICHA TÉCNICA



Título obra Hansel y Grethel

Autoría Cecilia Lemus

Dirección Cecilia Lemus

Elenco Miguel Ángel Gabriel, Xóchitl López, Florencia España, Desiderio Sánchez, Martha Sánchez

Espacios teatrales Teatro El Granero

Referencia Bruno Bert, "Hansel y GrethelExcusa teatral", en Tiempo Libre, 20 mayo 2004, p. 25.




imagen facsimilar

Referencia Electrónica

Tiempo Libre

Columna Teatro

Hansel y Grethel
Excusa teatral

Bruno Bert

El teatro de Cecilia Lemus suele ser un producto de exasperación, destinado a pequeños núcleos que no superan las 50 personas por función. Un espacio de complicidad con quienes la siguen desde hace años en sus muy poco complacientes creaciones escénicas. Ahora ha montado un texto que le pertenece y que en 2003 fuera galardonado con el Premio Nacional de Teatro. Me refiero a Hansel y Grethel, basado en el famoso cuento de los hermanos Grimm.

Con una estructura escénica muy similar a Dragonario, su trabajo anterior, crea una especie de teatrino al interior de la sala, con grandes puertas que se abren y cierran para marcar el paso de las escenas y un mínimo proscenio pegado al público, por el cual avanzan a veces los actores, entre dos músicos que ejecutan en vivo a cada uno de los extremos.

Todo se corresponde con un concepto que fusiona ciertas técnicas orientales con prácticas del occidente y el estilo peculiar de esta creadora, muy identificable en sus materiales tanto por las reiteraciones temáticas (la sexualidad, el poder, la teatralidad, etcétera), como por el manejo estilístico de las mismas. En general, un aire de rabia y un humor ácido sobrevuela sus productos, que parecen más bien fijos en el tiempo, lejos de las preocupaciones de novedad formal que caracterizan en su repetirse al teatro occidental.

Un punto esencial es el trabajo con sus actores, y este montaje está justamente dedicado a Gustavo Muñoz, que fuera uno de ellos, muerto recientemente. Su labor suele ser técnicamente exigente, pero con ese correlato ético y de compromiso que acerca el intérprete al oficiante laico, y que incluye un cierto grado de mortificación como un hálito metafísico rondando en su empeño. O también, si queremos verlo así, dado que la alquimia es una de sus preocupaciones, como el camino donde lo material se transforma hacia la purificación.

El cuento convocado es apenas una excusa para trascenderlo en su versión decimonónica hacia las raíces de su origen, por un lado, y hacia una interpretación entre filosófico y sicológica por el otro. Más lo alquímico, claro, que se halla presente en los símbolos que leídos de manera directa, parecen impregnados con esa crueldad que los hermanos Grimm mostraban en la superficie de los actos, tanto de los padres abandonadores como de la bruja que captura a los personajes en su casa de caramelo.

Con todo esto, no es de esperar un trabajo demasiado seductor, sino más bien una excusa teatral para el desarrollo de las ideas y la estética de Cecilia Lemus, con ese poco público cómplice que puede acompañarlos en cada presentación. Los demás, pues, lo vivirán según su particular sensibilidad y gusto, aunque resulta aconsejable sobre todo a los que prefieren un teatro con un cierto grado de rigor y exotismo, que no temen a largos momentos donde decae la atención y no se interesan demasiado por las estructuras anecdóticas y su desarrollo, sino más que nada por lo que éstas pueden simbolizar dentro de distintos campos de interpretación.

Hansel y Grethel, Autora y directora Cecilia Lemus. Con Miguel Ángel Gabriel, Xóchitl López, Florencia España, Desiderio Sánchez y Martha Sánchez. Teatro El Granero, Paseo de la Reforma y Campo Marte (Metro Auditorio). Jueves y viernes, 20:00; sábado, 19:00; domingo, 18:00 horas. Loc. $150. Sistema Ticketmaster, 5325-9000. Sólo adultos. (Centro)