FICHA TÉCNICA



Título obra El regreso al desierto

Autoría Bernard Marie Koltés

Dirección Boris Schoemann

Elenco Julieta Egurrola, Luis Rábago, Hugo Arrevilaga, Raúl Adalid, Raúl Méndez, Carmen Mastache

Espacios teatrales Foro La Capilla

Referencia Bruno Bert, "El regreso al desierto, comedia ácida", en Tiempo Libre, 15 abril 2004, p. 23.




imagen facsimilar

Referencia Electrónica

Tiempo Libre

Columna Teatro

El regreso al desierto, comedia ácida

Bruno Bert

El regreso al desierto es uno de los textos finales de Koltés, ya que fue escrito en 1988, el año anterior al de su muerte. Y es bastante atípico en relación al resto de su producción, porque pretende el "predominio de lo cómico" –según se nos detalla de sus propias palabras en el programa de mano–, cuando su campo habitual es mucho más áspero y dramático. Lo que hace que en definitiva su sentido de la comicidad apenas si nos lleve a una sonrisa un tanto crispada. Y es esta obra la que ahora nos ofrece Boris Schoemann en el espacio de El Granero.

Creo que su atipicidad se prolonga también en su compromiso con la historia y la cultura francesa, factor aquí más evidente que en otros casos. Algo no muy habitual en él, siempre mucho más vago y universal aunque use en sus propuestas elementos de su inmediatez geográfica e histórica. Aquí la Guerra de Argelia existe como un fondo permanente, lo mismo que los prejuicios culturales y de clase de los habitantes de la provincia francesa. Y la preocupación por un futuro de mestizajes que habrá de descolocar las seguridades fascistas de los políticos de la derecha conocidos y caricaturizados por Koltés.

La anécdota forma un fresco familiar que bien puede ser una burla a los antecedentes histórico-artísticos de este tipo dentro del ámbito cultural galo. Como por ejemplo los muchos volúmenes de Zola en el siglo XIX, describiendo los avatares de una familia burguesa durante el Segundo Imperio. Así, aquí se nos cuentan los 100 años de la familia Serpenoise, que no casualmente abarcan de 1867 a 1967, insertándose El regreso al desierto como el tomo correspondiente a la década Golista y los acontecimientos argelinos.

Gabriel Pascal sintetiza el manejo de espacio con un muro, muchas puertas y un ámbito central triangular que es tanto el interno de la casa, como el espacio del jardín o cualquier otro lugar necesario. Propuesta hábil que logra un juego visual muy similar a lo que sucede en las cabezas de los protagonistas: todo es abigarrado y el adentro-afuera, ideológico y físico, uno de los discursos principales que acompañan al texto y la puesta.

Los personajes –éstos si bastante coherentes con otros muchos de la literatura de este autor– son bruscos, antinaturalistas, manejando estructuras contrastadas, llenas de momentos sorprendentes que forman una narración con mucho de símbolo y síntesis. Acentuado esto por ese "humorismo" que mencionábamos al principio y que aquí aflora con frecuencia como llamando los ecos del absurdo, otro invento estilístico de los franceses y en pleno auge en los tiempos en que está ubicada la acción.

Es interesante que haya sido Boris Schoemann quien se encargara de esta puesta en escena, porque se trata de un director no solamente capaz de encontrar interesantes resoluciones de montaje para un autor tan poco convencional como Koltés, sino también porque parece especialmente sensible a los matices que contienen productos de la lengua y la cultura francesa en sus distintas manifestaciones tanto europeas como americanas.

Son Julieta Egurrola y Luis Rábago los que asumen los roles principales, los hermanos enfrentados por la herencia y los hijos, mientras que Raúl Adalid, María Elena Olivares, Carmen Mastache y una decena más de actores completan el elenco. Es curioso ver cómo diversos estilos se complementan formando una unidad un tanto fragmentada pero coherente con el autor y el director, en una "comedia" bastante ácida y llena de claves relacionadas a los asuntos de Francia en la década de los sesenta, pero con una dramaturgia más propia de los noventa y que mucho ha influido en escritores de estos últimos 25 años.

En definitiva, un material atractivo, tal vez demasiado extenso, demasiado discursivo y cargado de excesivas intenciones por parte del propio Koltés (comedia, sátira política, de costumbres, de estilo, con referencias a los naturalismos decimonónicos, etc, etc.), pero siempre con elementos rescatables como para disfrutar, a través de un buen elenco y dirección, a uno de los más consistentes autores franceses de finales del siglo XX.

EL REGRESO AL DESIERTO, de Bernard Marie Koltés. Din Boris Schoemann. Con Julieta Egurrola, Luis Rábago, Hugo Arrevilaga, Raúl Adalid, Raúl Méndez y Carmen Mastache. Foro La Capilla, Madrid 13, Coyoacan, 5659-1139 y 5659-6305. Sabadop, 19:00; domingo, 15:00; lunes, 20:00 horas. Locs. $160 general; $80 estudiantes, maestros y afiliados al Inaplcn. AdoleScentes y adultos.