FICHA TÉCNICA



Título obra Una viuda difícil

Autoría Conrado Nalé Roxlo

Elenco Marta Elba

Grupos y compañías Proa Grupo

Notas de grupos y compañías José de Jesús Aceves / director

Espacios teatrales Teatro del Palacio de Bellas Artes

Eventos Festival de Teatro Internacional. Jornada de teatro argentino

Productores Julio Prieto

Notas Semblanza y carta de Conrado Nalé Roxlo con motivo de la presentación de su obra Una viuda difícil en el Festival de Teatro Internacional

Referencia Armando de Maria y Campos, “Semblanza periodística de Conrado Nalé Roxlo, autor de la farsa Una viuda difícil, que cubrirá la jornada argentina durante el Festival de Teatro Internacional en Bellas Artes”, en Novedades, 28 marzo 1950.




TRANSCRIPCIÓN CON FORMATO

Referencia Electrónica

Novedades

Columna El Teatro

Semblanza periodística de Conrado Nalé Roxlo, autor de la farsa Una viuda difícil, que cubrirá la jornada argentina durante el festival de teatro internacional en Bellas Artes

Armando de Maria y Campos

Una viuda dificil, farsa en tres actos, de Conrado Nalé Roxlo, nacido en Buenos Aires el 15 de febrero de 1989, fue elegida para participar en el Festival de Teatro Internacional cubriendo la jornada que se dedica al teatro argentino. Esta elección ha sido un acierto. Conrado Nalé Roxlo está considerado como el más grande autor teatral argentino.

Conrado Nalé Roxlo es poeta antes que autor, y, poeta y autor de teatro, es también un fino humorista. El grillo, su primer libro, de versos naturalmente, apareció en 1923 y alcanzó un éxito poco común por un artículo consagratorio de Leopoldo Lugones en La nación, de Buenos Aires, que lo acompañó como prólogo en ediciones posteriores. Decía Lugones que el soneto inicial quedaría como clásico de la literatura argentina, lo que en verdad está ocurriendo. En 1938 Nalé Roxlo publicó su segundo libro, de versos, Claro desvelo, que también alcanzó éxito de público y de crítica. La editorial Losada reunió la obra poética de Nalé Roxlo en un tomo de su colección de "Poetas de España y de América". El poeta mexicano Alí Chumacero dedicó a este tomo aparecido en 1942, una simpática nota crítica en el número 7 de la revista literaria El hijo pródigo. Para esas fechas muchos de los poemas de Nalé Roxlo aparecían traducidos, en revistas de Francia, Inglaterra, Italia y Estados Unidos, y ya había pisado las tablas de un escenario teatral, no como niño-autor, sino dueño de una visión teatral nueva, poética, y de una técnica de oficio nada común en quien aparecía de improviso en el mundo misterioso de la farándula.

La cola de la sirena, comedia en tres actos y siete cuadros, fue estrenada en el teatro Marconi, de Buenos Aires, el 20 de mayo de 1941, con Delfina Jaufrett en el papel protagonista, alcanzando un éxito artístico de vasta resonancia, diciendo un calificado crítico que "en el teatro argentino hay que hablar de antes y después de La cola de la sirena. Esta obra está editada por la casa Hachette el mismo año de su estreno, como lógica consecuencia de haber obtenido el Premio Nacional de Teatro correspondiente a ese año. Su segunda obra es Una viuda difícil, estrenada por la compañía de Paulina Singerman en el teatro Odeón, de Buenos Aires, el 21 de abril de 1941, retirándose del cartel a las 100 representaciones por tener la compañía que abandonar la sala pese al éxito. La crítica le fue ampliamente favorable, y obtuvo otro Premio Nacional de Teatro. Su tercera obra es El pacto de Cristina, estrenada por Berta Singerman en el teatro Alvear, de Buenos Aires, el 4 de mayo de 1945, obteniendo nuevamente el Primer Premio Nacional de Teatro. La editorial Losada la incluyó en su Biblioteca Contemporánea, formando el número 171 de esta colección. Tres obras de teatro, tres premios nacionales de teatro. Sobre El pacto de Cristina escribió en El hijo pródigo –núm. 38– nuestro autor Agustín Lazo, una larga crónica, pero poniéndole reparos a la fina farsa de Nalé Roxlo. Para La cola de la sirena compuso un número musical el maestro Salvador Merico; para Una viuda difícil escribió otro el maestro Isidro Maiztegui, y dos canciones más para El pacto de Cristina este mismo compositor. Nalé Roxlo ha merecido un premio por cada obra que ha dado al público. Con su libro de versos El grillo alcanzó el premio de la municipalidad de Buenos Aires correspondiente a 1924, y con sus comedias La cola de la sirena, Una viuda difícil y El pacto de Cristina el Premio Nacional de Teatro, correspondiente al año respectivo de cada estreno: 1941, 1944 y 1945.

Paralelamente a esta obra de creación poética y teatral Nalé Roxlo viene realizando desde hace mucho tiempo una fecunda labor humorística en diarios y revistas de Sudamérica, que es de lo que vive, firmando con el pseudónimo de "Chamico"; algunos de estos trabajos –cuentos en su mayoría– han sido recopilados en tres libros: Cuentos de Chamico, Cuentos de cabecera y El muerto profesional. Ha publicado también Antología apócrifa, curioso libro de pastiches de grandes escritores, en el que se muestra la gracia depurada y la agilidad de su espíritu. Nalé también es autor de argumentos cinematográficos con buen éxito. El crítico argentino José Trenti-Rocamora estima que "Nalé está considerado como el mejor autor, quizá único, humorista del país".

Sobre Una viuda difícil Nalé Roxlo me ha contado cosas sabrosas en carta de la que no vacilo en copiar ahora algunos párrafos, porque el periodismo profesional está muchas veces primero que la discreción. "A raíz del estreno de Una viuda muchas personas se sintieron defraudadas tontamente, pues aunque sabían que se trataba de una farsa y que la representaba Paulina Singerman, que nunca hizo más que teatro cómico y no del mejor, pretendían encontrarse con una pieza de vuelo lírico, esencialmente poética, como mi primera obra, La cola de la sirena. La gente tiene esa manía de encasillar a los escritores y exigirles que sigan haciendo siempre lo mismo. Paciencia, ya que el público es la bestia sagrada, en el buen sentido de la palabra: me refiero al buey Apis. Después de su estreno aquí, mi Viuda estuvo a punto de volverse a casar dos veces en el extranjero. Rachel Berend, que trabaja igual en inglés que en francés, la vio aquí y quiso representarla en Londres. Para esto convenció a Sir Augusto Millinton Drake, archipámpano del Consejo Británico y encargado de fomentar el intercambio cultural entre su país y el nuestro. La obra fue traducida al inglés y dos empresarios londinenses se ofrecieron a ponerla en escena. Pero el snobísimo descendiente del célebre pirata no quiso porque los teatros propuestos no eran el Old Vic, único escenario según él digno de un caballero. A la pobre Rachel casi le da un patatús de rabia, pues se sabía el papel de memoria y hasta tenía los trajes diseñados. Las otras segundas nupcias de mi Viuda debieron realizarse en España. Esteban Serrador, que es lo más inteligente que tenemos en el teatro, la eligió para debutar en Madrid con Iris Marga de 1a. actriz. Los contratos firmados, la fecha del estreno fijada, y a última hora el señor empresario no mandó el anticipo para el viaje. De esta aventura me quedaron unos preciosos bocetos de Mario Vanarelli, nuestro mejor decorador y que cuelgan inútiles en la pared frente a la que estoy escribiendo. Yo no sé lo que me pasa, pero para mí las fronteras de mi país son como una muralla china imposible de franquear. Fíjese, si no, en esta otra historia relacionada con su país. Hace algunos años la actriz española Rosita Díaz de Negrín, que actuaba en México, me pagó una bonita suma por la opción para llevar a la pantalla de México La cola de la sirena. Se venció el plazo, corrieron los años y jamás volví a tener noticia de ella... El año pasado una compañía formada por primeras figuras de teatros madrileños, dio una sola vez y como homenaje a la Argentina (teatro de Arte, 9 de junio de 1949) el día de nuestra fiesta patria, otras de mis obras: El pacto de Cristina. Pero nunca supe qué pasó, ni recibí un solo recorte de diario. Por todo esto me alegra mucho de que la Viuda difícil se va a representar en México. Quizá esto rompa la racha... si es que no pasa algo antes del estreno, como de costumbre".

No pasará nada, seguramente. Una viuda difícil de Conrado Nalé Roxlo será representada en Bellas Artes mañana miércoles, por actores del Proa Grupo que dirige José de Jesús Aceves, como producción de Julio Prieto y con Marta Elba como Isabel, la viuda difícil de esta deliciosa farsa de buen humor, ligera como un divertimento, pero no exenta de emoción y de poesía...