FICHA TÉCNICA



Título obra La honesta persona de Sechuán

Autoría Bertolt Brecht

Dirección Luis de Tavira

Grupos y compañías La Compañía de La Casa del Teatro

Espacios teatrales Teatro El Galeón

Referencia Bruno Bert, "La honesta persona de Sechuán", en Tiempo Libre, 4 marzo 2004, p. 27.




imagen facsimilar

Referencia Electrónica

Tiempo Libre

Columna Teatro

La honesta persona de Sechuán

Bruno Bert

Hacia 1941 Bertold Brecht está recalando en Estados Unidos, último puerto de su largo exilio antes de regresar a Alemania en 1947, durante la inmediata posguerra y luego de ser investigado por presuntas acciones antiestadounidenses. De esa polémica época de madurez es la pieza didáctica La honesta persona de Sechuán, que a través de una anécdota situada en China, nos intenta enseñar que las leyes del mercado en el liberalismo económico no tienen nada que ver con la buena o mala voluntad de los capitalistas.

El material tiene una estructura dramática de gran nivel y en ella Brecht pone a punto las distintas partes de su teoría dramática, tanto en el plano constructivo como en su concepto sobre el trabajo del actor. De allí que resulta una de sus obras más atractivas y es repuesta con relativa frecuencia en todo el mundo... después del bache de los noventa, donde prácticamente se intentó mandarlo al basurero de los autores obsoletos junto con el muro de Berlín y las estatuas de Marx y Lenin quitadas de todas partes. Pero hoy eso ha quedado atrás y este autor alemán está reubicado sin duda alguna como uno de los mejores poetas y dramaturgos del siglo XX en su idioma.

Luis de Tavira ha tomado La honesta persona de Sechuán y la ha estrenado en la última Muestra Nacional de Teatro, en noviembre pasado en Pátzcuaro, y ahora se repone en el Granero, siempre con un elenco compuesto por actores de La Compañía de La Casa del Teatro.

Con escenografía e iluminación de Philippe Amand –otro excelente trabajo de este creador–; el planteamiento resulta por el tipo de montaje, la perspectiva escenográfica y las máscaras empleadas, un cuento narrado con técnicas que rememoran la Comedia del Arte, en un teatrino cuyos distintos escenarios casi podrían ser como las páginas de un libro troquelado para niños, con su juego de falsas perspectivas y profundidades.

La historia por supuesto sufre algunas adecuaciones, seguramente a manos del director, pero en lo esencial se respeta la estructura anecdótica con las tribulaciones de la protagonista y su misterioso "primo", y la finalidad misma de lo narrado dentro del plano político. Es muy interesante ver la habilidad de los distintos actores –cerca de una veintena– para asumir una gran cantidad de personajes como muñecos, con discursos muy claros y complementarios. Hay no sólo un muy buen trabajo de entrenamiento, sino también de lenguaje, de homogenización y de ritmo, por lo que la puesta se vuelve triplemente didáctica: por el mensaje ideológico, por las teorías de Brecht y por las del propio Luis de Tavira que secunda al primero pero desde una identidad estética y también conceptual perfectamente reconocible y con más de una incitación a la discusión y la polémica.

Si entretener era la primera misión del teatrista según el maestro Brecht, aquí lo logra plenamente, sin empañar en un solo momento la función que asigna a su obra. Un excelente juego donde podemos aprender teatro (o cambiar ideas sobre él) y reflexionar sobre otras cuestiones aledañas en tiempos donde los discursos sociales muchas veces parecen condenados a desaparecer o a hacerse prácticamente incomprensibles.

LA HONESTA PERSONA DE SECHUÁN, de Bertolt Brecha. Dir. Luis de Tavira. Teatro El Galeón, Centro Cultural del Bosque, Paseo de la Reforma y Campo Marte (Metro Auditorio), 5280-8771 exts. 502 y 503. Miércoles a viernes, 20:00; sábado, 19:00; domingo, 18:00 horas. Adolescentes y adultos. (Centro)