FICHA TÉCNICA



Título obra Corpus populi (Segunda versión)

Autoría Rocío Carrillo

Dirección Rocío Carrillo

Elenco Leticia Garza Joa, Alejandro Juárez-Carrejo

Música Maricarmen Graue

Espacios teatrales Salón San. Lorenzo, Centro de Educación Continua, Unidad Allende, Instituto Politécnico Nacional

Referencia Bruno Bert, "Ruptura escénica", en Tiempo Libre, 29 enero 2004, p. 37.




imagen facsimilar

Referencia Electrónica

Tiempo Libre

Columna Teatro

Ruptura escénica

Bruno Bert

El teatro suele ser un arte testimonial en el sentido de reflejar una época y sociedad determinadas. Sin embargo, allá por los sesenta adquirió mucho aquel auge testimonio directo, aquel que desnudaba al hacedor (tanto física como espiritualmente) poniéndolo en primer plano y en comunicación inmediata e íntima con el espectador. Allí el actor decía su nombre, se quitaba la ropa (entendida como máscara) y contaba su historia. Solía llorar de emoción y en más de una oportunidad tocaba físicamente al espectador, que frente a aquella aparente fragilidad y entrega respondía con igual carga de emotividad.

Fue sólo una flor del tiempo, algo que sedujo pero que también recibió las más variadas críticas y que dejó de practicarse de esa manera hace décadas. Por eso no dejé de sorprenderme cuando presencié Corpus populi (segunda versión), un espectáculo del grupo Organización Secreta bajo la dirección de Rocío Carrillo: era como recuperar las imágenes de aquel tiempo pasado.

El tema es el cuerpo y parece que fue precedido por una primera versión que trataba específicamente al cuerpo femenino y sus estereotipos en la publicidad. Aquí se avanza incorporando el masculino y confrontando esto con versiones personales, con historias propias. Así, el trabajo parece dividido en dos partes, no siempre fluidamente ensambladas. En la primera, tal vez la más propositiva, se burlan algunos lugares comunes, parece plantearse una historia de los que un día amanecieron sin cuerpo y se aboceta un espectáculo entre crítico y humorístico. Luego los actores narran sobre su vida y se nos entrega aquel revival que comentábamos hace un momento.

El espacio es el Salón San Lorenzo del Centro de Educación Continua del Politécnico desprovisto de escenario, quedando como una especie de sala comedor de fines del siglo XIX, y allí, una gran tela arrugada y como de camuflaje cubre todo el piso y prácticamente se impone como única escenografía. Los espectadores se sientan adosados a dos de los muros y en ese ámbito, con apenas un par de detalles más, se da el trabajo. En él hay dos actores/personajes: Alejandro Juárez Carrejo y Leticia Garza Joa y una música/actriz: Maricarrnen Graue, que durante la primera mitad va punteando las acciones con su violonchelo, para luego incorporarse a la hora de los testimonios.

Siento que el espectáculo sensibiliza especialmente a la gente joven que no pudo ver aquellos antecedentes de los que hacemos mención, y que observa con curiosidad esa ruptura de espacios escénicos, ese quiebre aparente de la teatralidad convencional, la veracidad de las emociones de los actores y en última instancia el cuerpo desnudo de gente mayor a ellos mismos y por ende no siempre bello en el sentido banal del término.

En lo personal, creo que el teatro renace constantemente de las cenizas de sus propias coyunturas estéticas e ideológicas. Y se rehace al soplo de las actuales necesidades y posibilidades. Corpus populi es como el eco de un eco porque los que lo hacen tampoco vivieron los sesentas –son personas de edad intermedia–, sino que reelaboran sugestiones del pasado con el sabor de aquella escuela posmodernista que decía que hoy (un hoy que ya es casi ayer) sólo podemos recombinar lo ya hecho, dándole matices del tiempo nuevo (con una breve incursión en animación por computadora, por ejemplo) a las estéticas y necesidades de otras épocas.

Y bien, allí está ese suceso escénico, proponiéndose entre una nutrida cartelera. Usted decide.

CORPUS POPULI (Segunda versión). Idea original y dirección Rocío Carrillo. Con Leticia Garza Joa, Alejandro Juárez-Carrejo y la chelista Maricarmen Graue. Salón San. Lorenzo, Centro de Educación Continua, Unidad Allende, Instituto Politécnico Nacional, Belisario Domínguez22, Centro Histórico (Metro Allende). Sábado, 19:00; domingo, 18:00 horas. Loc. $80 entrada general; $50 estudiantes y maestros. Adolescentes y adultos. (Centro)