FICHA TÉCNICA



Título obra Don Juan Tenorio

Autoría Luis Mario Moncada

Dirección Martín Acosta

Elenco Juan Manuel Bernal, Mariana Gajá, Miguel Rodarte, Arturo Reyes

Espacios teatrales Teatro Julio Castillo

Referencia Bruno Bert, "Otra vez... Don Juan", en Tiempo Libre, 11 diciembre 2003, p. 23.




imagen facsimilar

Referencia Electrónica

Tiempo Libre

Columna Teatro

Otra vez... Don Juan

Bruno Bert

Como bien apunta Vicente Leñero en el suntuoso programa de mano, Don Juan Tenorio nos viene acompañando en el día de muertos desde hace casi 160 años. Y aunque hay muchos y variados, es la versión de José Zorrilla la que dio origen a la costumbre y la más representada. Hoy, la debatida Compañía Nacional de Teatro la repone con pompa, primero en el Palacio de Bellas Artes y ahora en el foro del Teatro Julio Castillo, con dramaturgia de Luis Mario Moncada y dirección de Martín Acosta.

El arquetipo del Don Juan (como la Celestina y el Quijote) es un producto típico de la literatura española. Seguramente resulta más interesante verlo desde la perspectiva histórica, en la sociedad y tiempo que le dio origen, que desde el horizonte contemporáneo, porque hoy el machista violador de vírgenes y casadas, que no tiene otro motivo ele vida que la reiteración indefinida de sus conquistas en medio de violencia, robos y asesinatos ha perdido bastante su brillo. Así que sea Moncada o Acosta, los responsables de la actual puesta decidieron pasarlo del siglo XVII al XIX, y enmarcarlo así en el tiempo de su autor y en la estructura romántica del pensamiento de su momento. Allí, la exaltación del individualismo hallaba un espacio lógico, lo mismo que el desafío a las leyes de Dios y de los hombres a mano de un antihéroe trágico como es Don Juan.

Alejandro Luna propone al propio teatro como espacio. Correcto, porque en definitiva estamos hablando) ele un fenómeno) escénico de extraordinaria continuidad, y así se desliza fuera de la discusión de los tiempos y de la valoración del personaje desde la perspectiva sociológica o literaria. Es un ente teatral al que enmarca de manera muy genérica, casi negándose a otra disquisición que no sea la del propio arte en su devenir. No apela ni siquiera a la belleza, sino a una cierta esencialidad despojada y a los conceptos elementales que no ciñen, sino que dejan espacio a las acciones del director Interesante. Aunque a mi entender un poco presidente, con alguno que otro toque de humor. Me pregunto si habrá cambios en el traspaso al Julio Castillo.

Respecto a la adaptación, es como si fuera un cuento narrado dentro de otro más amplio, que es la representación carpera de la historia mexicana, sobre todo en los tiempos de Maximiliano, para el que el propio Zorrilla trabajó organizando al teatro nacional de su momento. Así, las escenas se enmarcan en un contexto teatral particular que va como leit motir durante toda la representación, distanciando un poco el pathos romántico con comentarios visuales entre ingenuos y surrealistas. A veces suena forzado, en otras traba un poco el ritmo, pero resulta dando color y acortando las largas parrafadas en verso y el sentido melodramático de la propuesta original.

Bellos como siempre –y también curiosos– los trajes de Tolita y María Figueroa, aunque por lo que decíamos recién, por momentos parecen desfiles o composiciones procedentes de otras épocas. Y en lo que hace a las evocaciones en la puesta, como en el caso de los vestuarios, Acosta no escatima trampillas, fuegos, disparos, bajadas del cielo, fantasmas y todo aquello que nos recuerde los recursos de la tramoya del XIX con su ingenuidad un poco torpe, mientras que en el manejo de los actores se acentúa el decorativismo por un lado y el arrebato protagonice por el otro. Una verdadera galería de personajes encabezados por Juan Manuel Bernal como Don Juan y Mariana Gajá como Doña Inés, sólidos en lo suyo. Más irregular el resto de la compañía, pero también sucedía esto en tiempos de Don Zorrillo.

En definitiva, una experiencia singular, bien llevada, no demasiado trascendente como aventura teatral, que vuelve a proponernos el tema de la necesidad de una Compañía Nacional de Teatro, su finalidad y composición.

DON JUAN TENORIO. Adaptación Luis Mario Moncada. Dir. Martín Acosta. Con .Juan Manuel Bernal, Mariana Gajá, Miguel Rodarte y Arturo Reyes. Teatro Julio Castillo, Centro Cultural del Bosque, Paseo de la Reforma y Campo Marte (Metro Auditorio). Jueves y viernes, 20:()0; sábado, 19:00; domingo, 18:00 horas. Loc. s 120. Adolescentes y adultos. Duración aproximada 160 mins. (Centro)