FICHA TÉCNICA



Título obra 11:15 Pasado Meridiano

Autoría Norma Román Calvo

Dirección Morris Savariego

Elenco Citlali Huezo

Espacios teatrales Foro de Casa del Teatro

Referencia Bruno Bert, "Voz del pasado", en Tiempo Libre, 31 julio 2003, p. 23.




imagen facsimilar

Referencia Electrónica

Tiempo Libre

Columna Teatro

Voz del pasado

Bruno Bert

El teatro de Jean Cocteau difícilmente se ve en los escenarios; y si alguien aún se siente atraído por sus textos dramáticos es muy probable que lo sea por La voz humana, un monólogo pensado para lucimiento de estrellas que fue compuesto allá por 1930 sin darle demasiado peso en lo artístico. Y es justamente una paráfrasis de este texto la que acaba de montar Morris Savariego en la Casa del Teatro bajo el nombre de 11:15 Pasado Meridiano.

Muchos lo recordarán –sobre todo los mayores de cincuenta años– a través de la evocación de una versión fílmica de los años cuarenta que tenía a Ana Magnani como protagonista. Hoy aquellas imágenes tienen el sabor a una distancia casi insuperable, a pesar de la calidad de aquella actriz y de quien entonces la dirigió en cine: trata de la pasión de una mujer burguesa que recibe la última llamada de su amante, que está abandonándola. Así, durante una hora ella intenta retener no ya al hombre perdido, sino al menos el sonido de su voz a través del teléfono, en una llamada que constantemente se corta o sufre interferencias. Se habla de banalidades, se dicen frases de circunstancia, porque lo de verdad importante es no cerrar la fuente de esa voz de manera definitiva. Suspender el instante que significará para la mujer caer en el vacío, la soledad y posiblemente en la muerte. La muerte por amor.

Un melodrama romántico modernizado por el teléfono, que en 1930 aún no era manejado por todo el mundo, y expuesto por una clase social que ocupaba su tiempo (al menos el de las mujeres) en comidas, compras y en las veleidades del corazón. No le falta nada de lo tópico en el género: ni la angustia, ni los intentos de suicidio, ni los reproches velados, ni la languidez de la bata de seda y el canapé. Es la muerte operística que se prolonga toda un aria infinita para deleite de los escuchas y espectadores que admiran ese tour de force mientras la diva se arrastra por las alfombras en su agonía de amor interminable. Naturalmente, un material no aconsejable para una visión feminista, por leve que sea.

La dirección, con prudencia, prefirió una versión apenas sí actualizada, pero sin intentos de localización precisa en el tiempo. Es algo que pertenece al pasado, a las lecturas de las abuelas o bisabuelas, pero sin definir peinados o ambientes con intención fotográfica.

La actriz –Citlali Huezo– usa una técnica levemente exagerada, subrayada como las ojeras de las divas de antaño, sin volverse, tampoco ella, una caricatura del primer cine sonoro. Así, el material propuesto deja la arqueología, pero aclara que no intenta ser actual. Desde este punto de vista el montaje es limpio y preciso, lo mismo que el trabajo de la actriz, a la que creemos –dentro de estos parámetros, claro– en su proceso de destrucción emocional. Un monólogo "histórico" montado por egresados de la Casa del Teatro en lo que ellos llamaron "Ciclo de Teatro Emergente", que ha de contener tres o cuatro textos más.

En definitiva, sea para los nostálgicos, sea para los que se interesan por los resultados de los procesos formativos de esta escuela de Luis de Tavira, sea para los gustadores de aquel genio contradictorio que fue Cocteau, La voz humana, bajo su nuevo y circunstancial nombre de 11:15 Pasado Meridiano, puede ser una curiosidad a cubrir dentro de nuestra cartelera.

11:15 PASADO MERIDIANO. Dir. Morris Savariego. Con Citlali Huezo. Paráfrasis de La voz humana, de Jean Cocteau. Foro de Casa del Teatro, Vallarta 31-A, Plaza de la Conchita, Coyoacán, 5659-4238 y 5659-4348. Viernes, 20:30; sábado, 19:00 horas. Loc. $60. Adolescentes y adultos. Duración aproximada 70 mins. (Sur)