FICHA TÉCNICA



Título obra El experimento damanthal

Autoría Javier Margulis

Dirección Javier Margulis

Elenco Fidel Monroy, Paula Ubaldini, Jesús Goitia, José Agüero, Alejandro Mazza

Espacios teatrales Foro La Gruta

Referencia Bruno Bert, "Un cerebro para navegar", en Tiempo Libre, 6 marzo 2003, p. 21.




imagen facsimilar

Referencia Electrónica

Tiempo Libre

Columna Teatro

Un cerebro para navegar

Bruno Bert

Un experimento es una zona de riesgo, la ética del mismo depende del momento histórico, de la cultura en donde se realiza y por supuesto del factor humano individual. El experimento Damanthal, obra creada y dirigida por Javier Margulis, habla de esto realizando a su vez un equivalente exploratorio del lenguaje teatral.

Se basa en las investigaciones decimonónicas de un científico alemán de nombre Damanthal que explora el cerebro de los enfermos mentales –droga y bisturí en mano– tratando de ubicar ciertas zonas donde se asientan los afectos y la memoria. La inhumanidad de los procedimientos parece que prefiguraron aquellos otros que se hicieron, también en Alemania y los territorios ocupados, unas décadas más tarde, durante el periodo nazi en los campos de concentración. Naturalmente, hablar de un Damanthal o de un Menguele es dar un paso más allá de la biografía y la anécdota, para conectar aquellas aberraciones con ciertas otras que hoy se siguen realizando aunque se nos aparezcan con más sutileza entre la masa de informaciones diarias. Y por supuesto, contribuye a dar por terminado aquel rezago de más de un siglo que aún intenta proclamar que toda labor científica significa necesariamente un avance para la humanidad.

Por supuesto, pareciera existir en la base del planteo un acusado tono pesimista, pero hay que admitir que la realidad histórico-social de nuestro mundo permite claramente una lectura muy poco alentadora sobre los haceres del hombre y su desarrollo no sólo científico, sino también espiritual. En última instancia, la existencia misma de la obra es un punto para la reflexión y el impacto, y por lo tanto siempre contiene un resto de esperanza en la denuncia y en el contacto directo con el público.

La construcción del discurso escénico tiene mucho de pictórico, de fotográfico, de arte objeto, y el actor –perfil que nace entre sombras muy pronunciadas– es también él más objeto que persona. No solamente por el discurso filosófico de la obra, sino como técnica empleada para el trabajo, cercana a la del maniquí y el modelo. Excelente el trabajo de dirección de actores en esta vertiente y de los mismos en los tempos corporales precisos que manejan. Posiblemente el espíritu de Kantor y su teatro de la muerte ronde en ese pequeño escenario, vuelto una suma de pequeñas cajas y vidrieras a través de las cuales observamos elementos y composiciones que más que narrar, forman en nuestra cabeza una sumatoria de estímulos que se ordenan hacia donde se dirige el discurso verbal, siempre externo y en off, nunca asumido por los actores que aquí representan a los internos de la Damanthal Klinicke.

Resulta entonces especialmente interesante este juego constructivo –con la música original de Adrián Odriozola que juega un papel muy significativo–, donde a un ritmo muy lento y en medio de oscuridades que se abren sólo por momentos, parecemos navegar en el cerebro enfermo de una humanidad en crisis. Es un tiempo de fragmentación que deshace la unidad indisoluble del hombre para devolvernos las partes mutiladas de su identidad e incluso de su propia historia. Pero el recurso apela a nuestra capacidad se asociación, reconstrucción, memoria afectiva e imaginación, por lo que invierte la polaridad del experimento de Damanthal.

El autor y la obra son de origen argentino y ya han girado por diversas partes del mundo junto con otros espectáculos, como El ritual del comediante, por ejemplo, que ya conociéramos en nuestros escenarios. Vale la pena compartir la experiencia y reflexionar con otros sobre ella.

EL EXPERIMENTO DAMANTHAL. Autor y director Javier Margulis. Con Fidel Monroy, Paula Ubaldini, Jesús Goitia, José Agüero y Alejandro Mazza. Foro La Gruta, Centro Cultural Helénico, Revolución 1500, Guadalupe Inn, 5662-8674 y 5662-7535. Viernes, 20:00; sábado, 19:00; domingo, 18:00 horas. Loc. $120. Sistema Ticketmaster, 5325-9000. Adolescentes y adultos. Duración aproximada 50 mins. Estacionamiento. (Sur)