FICHA TÉCNICA



Título obra Extras

Autoría Marie Jones

Dirección Sabina Berman

Elenco Bruno Bichir, Odiseo Bichir, Demián Bichir

Espacios teatrales Teatro Julio Castillo

Referencia Bruno Bert, "Piedra filosofal", en Tiempo Libre, 27 febrero 2003, p. 21.




imagen facsimilar

Referencia Electrónica

Tiempo Libre

Columna Teatro

Piedra filosofal

Bruno Bert

Sabina Berman ha sabido encontrar el punto de equilibrio y en sus obras (o en las que ella dirige, como en este caso) hay un corresponderse entre humor y pensamiento, entre el divertimento inteligente y la expresión artística. Naturalmente, quien encuentra esta piedra filosofal logra transformar el estaño en oro y llenar las salas de público. Envidiable habilidad, por cierto. Y esto pareciera repetirse ahora con su estreno de Extras, adaptación de Stones in his pockets, de Marie Jones, donde ella adecúa el texto y dirige el espectáculo.

Aquí son varios los factores que contribuyen al posible éxito del trabajo: por un lado el texto, sí, ágil, muy picado, de sólo dos actores interpretan a más de una docena de personajes. Pero sobre todo el manejo de los actores, la labor de éstos y la proposición de espacio.

Se trata del mundo de los extras de cine, de allí su nombre en español, con mucha ironía, ludicidad, contrapuntos verbales y juegos corporales que da un humor constante a la acción. Pero también con su cierto lado oscuro, más mencionado en el nombre original, ya que las piedras en los bolsillos a las que se refiere, son aquéllas que se pone un suicida que se sumergirá definitivamente el río. Extras mexicanos en una película gringa sobre México con estelares americanos al estilo de... de casi siempre, dentro del cine chafa y la visión del norte de lo que fue y es nuestro país.

La escenografía e iluminación está a cargo de Philippe Armand y, por lo tanto, siguiendo su estilo de trabajo, son planos que van interceptándose creando espacios a partir de las necesidades de la escena. Un espacio vacío y planos diseñados en el piso, que van desde proscenio hasta un ciclorama que cierra el fondo del escenario. A los lados, las piernas se transforman en la lente de una cámara capaz de abrirse o cerrarse a gran velocidad para enfocar un objetivo con precisión. Piso claro, que puede reflejar proyecciones de video; laterales negros y fondo cambiante según las escenas. Quiero decir, sólo el espacio contenido por la luz, texturizado por las proyecciones, significado por los actores y la imaginación del público. No más. Ni nada menos.

Y allí están propuestos tres actores alternantes: los hermanos Bichir. Bruno en una serie de papeles fijos y Demián y Odiseo asumiendo los restantes según los días. Ellos tienen una interesante homogeneidad en su trabajo y las diferencias sólo sirven para matizar las personalidades sin quebrar la unidad .del conjunto. Y aquí hay una complicidad creativa con la dirección que da muy buenos resultados. No es fácil que dos actores, sin trastos de ninguna índole y con el sólo manejo de su cuerpo ocupen eficientemente un espacio de las dimensiones del escenario del Julio Castillo sin desaparecer en esa boca enorme. Escenografía, iluminación, dirección y actuación amalgamados con gran eficacia para dibujar un discurso donde las palabras ocupan sólo su lugar, sin pretender el imperio de la voz del autor. Pero ya que hablamos de ellas debemos mencionar tal vez el único problema que se advierte (o se advertía al menos en la función de estreno): no se entiende más de un cincuenta o sesenta por ciento de lo que se dice si escuchamos desde el centro de la sala. Creo que es un problema de los micrófonos inalámbricos que cargan, pero no estoy seguro. Hay propuestas de juegos con el sonido, pero toda esa zona merecería ser revisada porque resulta fatigoso el esfuerzo de audición.

En definitiva: una reflexión sobre los "extras", sobre México y la visión norteamericana de nuestra gente y nuestra historia. Pero también una reafirmación de la importancia del actor y del espacio como un contenedor de significados –intelectuales y emocionales– y no de trastos. Humor, divertimento, ligereza e inteligencia para hacerlo con un grupo de intérpretes de excelente calidad. La piedra filosofal, decíamos antes, capaz de llenar las salas... aunque sean tan grandes como la del Julio Castillo.

EXTRAS, de Marie Jones. Dir. Sabina Berman. Con Bruno y Odiseo o Demián Bichir. Las peripecias de dos extras de cine cuando filman una película extranjera en medio del campo mexicano. Teatro Julio Castillo, Centro Cultural del Bosque, Paseo de la Reforma y Campo Marte (Metro Auditorio), 5280-8346. Viernes, 20:30; sábado, 18:00 y 20:30; domingo, 18:00 horas. Loc. $120. Sistema Ticketmaster, 5325-9000. Adolescentes y adultos. Duración aproximada 110 mins. (Centro)