FICHA TÉCNICA



Título obra Retrato de la joven monstruo

Autoría Vicente Quirarte

Dirección Eduardo Ruiz Saviñón

Elenco Elena de Haro, Gastón Tousset, Adalberto Parra

Espacios teatrales Teatro Coyoacán

Referencia Bruno Bert, "Shelley, veinte años después", en Tiempo Libre, 12 septiembre 2002, p. 23.




imagen facsimilar

Referencia Electrónica

Tiempo Libre

Columna Teatro

Shelley, veinte años después

Bruno Bert

El teatro de Eduardo Ruiz Saviñón tiene la coherencia de seguir un estilo personal claramente identificable. De hecho, el nombre mismo del grupo –Teatro Gótico– intenta definirlo recordando a aquellos novelones históricos del siglo XIX. Ahora lo que tiene en temporada es el Retrato de la joven monstruo, haciendo referencia Mary Shelley, la creadora de Frankenstein, bajo la autoría de Vicente Quirarte, en una de las salas de la Sogem.

La intención parece manejar una dualidad: por un lado se narran trazos de la vida de la escritora; y por el otro, éstos se insertan dentro de un amplio espectro teórico/filosófico desarrollado durante la noche entre las tumbas y panteones de un cementerio. Es decir, abreva de aquellas fuentes románticas que solemos definir como góticas, justamente por la predominancia de lo pasional, el desafío metafísico, la presencia de la muerte, la evocación histórica e incluso el peculiar rol que la mujer llega a asumir, contrariando la mojigatería propia de su tiempo.

Entonces Mary es al mismo tiempo el objetivo y la excusa del trabajo. Naturalmente se trata de una figura atractiva que antes de los veinte años escapa con el gran poeta Shelley, para transformarse en su segunda esposa, y se encierra con él, Byron y otro joven llamado Polidori en Vila Diodati donde, un poco por juego y otro tanto por desafío nace esa novela que tanto ha nutrido la imaginación de generaciones y las viejas películas de Boris Karloff.

Pero aquí el autor toma los sucesos 20 años más tarde, y pone como interlocutores de Mary a aquel otrora joven Polidori y al fantasma de William Goldwin, el admirado padre de la escritora. Sólo dos casualmente de los cuatro originales, en ausencia del otro par, aquellos que lograron pasar como grandes de la poesía inglesa. El puente que se tiende es bastante visible en su paralelismo con lo contemporáneo, ya sea en las preguntas que cada uno se formula, en la sensación de trasgresión y desafío con lo esencial del hombre y su soledad, y el valor de la ciencia en confrontación no tanto con la ley religiosa como con la ética. Hoy los monstruos simplemente nacen por donación.

Es interesante ver que prácticamente se trata de una disquisición con muy pocas acciones escénicas y que sin embargo en ese imperio de lo teatral –el espacio, las voces, las reminiscencias– podemos seguir un pensamiento con bastante agrado, apoyándonos apenas por unos pocos recursos. Buena complementación de autor y director para hallar un lenguaje conjunto en el espacio lúgubre y simplificado de un antiguo cementerio diseñado por Flavia Evia. Aquí las drogas nos recuerdan el gabinete del Dr. Frankenstein, con sus probetas burbujeantes, lo mismo que la gama de cuchillos y pinzas, siempre en la frontera entre la ciencia y la fantasía de Jack el destripador. Los tres personajes están asumidos por Gastón Tousset, Adalberto Parra y por supuesto Elena de Haro, a la que sólo he visto trabajando con este director desde hace cerca de quince años. Ellos abocetan los personajes como si fueran una ilustración de Gustavo Doré, destinada a un viejo volumen en cuarto. Trazos amplios, gestos estudiados y pictóricos. Un poco al estilo de los tiempos del Duce y sus convenciones. Pero es atrayente en tanto que es estilo y resulta coherente con el texto y con la puesta.

En definitiva, un teatro con una cierta conciente carga de ingenuidad, que rememora lo ampuloso como parte de un tiempo y una estética que –nos muestra– no está tan alejada de nosotros co¬mo podríamos suponer en un primer momento.

RETRATO DE LA JOVEN MONSTRUO, de Vicente Quirarte. Dir. Eduardo Ruiz Saviñón. Con Elena de Haro, Gastón Tousset y Adalberto Parra. Teatro Coyoacán, Héroes del 47 122, Churubusco, Coyoacán (Metro General Anaya), 5688-2314. Viernes, 20:30; sábado, 19:00; domingo, 18:00 horas. Loc. $100. Adolescentes y adultos. Duración aproximada 90 mins. Estacionamiento. (Sur)