FICHA TÉCNICA



Título obra Fedra y otras griegas

Autoría Ximena Escalante

Dirección José Caballero

Elenco Guillermina Campuzano, Arcelia Ramírez, Lucero Trejo, Ari Brickman, Arturo Reyes

Espacios teatrales Teatro El Granero

Referencia Bruno Bert, "Convocar a los griegos “Fedra".", en Tiempo Libre,15 agosto 2002, p. 23.




imagen facsimilar

Referencia Electrónica

Tiempo Libre

Columna Teatro

Convocar a los griegos: Fedra

Bruno Bert

Los griegos no inventaron la tragedia, pero le dieron forma teatral. Y ella se nutrió de todos los mitos que ponían al hombre en contacto con su destino, la sociedad de su tiempo y el designio de los dioses. La grandeza de aquel pensamiento traspasó las épocas y sirvió de reflexión y modelo para más de dos mil años de historia y de teatro.

Hoy los dioses han pedido la jubilación, el destino es una trampa justificatoria de los propios errores repetidos y la tragedia es un género que por lo general queda demasiado grande. Preferimos la 'sicología y 'la tragicomedia, más a la medida de nuestras pequeñas acciones. Pero seguimos convocando a los griegos y sus figuras. De allí que se esté dando Fedra y otras griegas, de Ximena Escalante.

La historia de base es efectivamente la de Fedra, aquella que se quedó con Teseo, luego que éste matara a su medio hermano el Minotauro con ayuda de Ariadna, también hermana suya. La que luego habrá de enamorarse de su hijastro Hipólito con las nefastas consecuencias que todos sabemos. Y lo cuento así, un poco como chisme de vecino, porque así está contado en definitiva, una vez excluidos los factores Míticos e incorporados los motivadores psicológicos. Pero hay que admitir que está muy bien hecho. La dramaturga tiene tres virtudes evidentes: sabe narrar, conoce aquello de lo que habla y es hábil con los diálogos. Y no sólo eso, imprime además a todo el trabajo un estilo (conjunción heterogénea de muchos, siguiendo postulados posmodernistas de que todo debe ser recombinado) que la emparenta con las búsquedas formales de los escritores jóvenes más interesantes de la dramaturgia hispanoamericana contemporánea.

Claro que aquí tiene gran importancia el equipo que montó la propuesta dramatúrgica. Empezando por el director, naturalmente, es decir José Caballero, que se muestra aquí con un excelente nivel de calidad y una gran coherencia constructiva con el texto. Y el trabajo de Jorge Ballina, responsable de una propuesta espacial y escenográfica literalmente al sesgo con la realidad, recreando referentes como juegos de cajas en una feria un tanto expresionista de diversiones. Caja mágica donde el teatro acude a su propia infancia. Pero también la iluminación de Víctor Zapatero y el vestuario de Tolita y María Figueroa.

Es decir, que en esta puesta se logra ese fenómeno especial que debiera encontrarse en todos los montajes pero que sólo se halla por excepción. Y es que todo el equipo comprenda simultáneamente la concepción y construya en la misma dirección y con un máximo de aporte creativo.

En este mismo sentido van los actores. Un elenco con nombres que evocan buenos recuerdos. Fedra está asumido por Erika de la Llave, en un trabajo sólido, sostenido y con la capacidad de mostrarnos desde una niña de trece años hasta una mujer de seguramente alrededor de cuarenta. Muy interesante su trabajo con Hipólito, porque forma un puente que permite evocar, sólo eso, la tragedia sin salirse de su estilo. Arcelia Ramírez toma el papel de Ariadna. Y es interesante, porque aquí la autora adapta la historia a sus intereses y da a este personaje una dimensión frustrada y contemporánea bastante alejada de aquella imagen que terminará siendo mujer (seguramente satisfecha y lograda) de un dios tan vital y cachondón como es Dionisos. Pero bueno. El discurso de la obra es sobre las mujeres, por eso son ellas las que verdaderamente importan, alardeando de amar a los toros o a quien sea, transgrediendo, invadiendo, constituyendo un' referente que sustituye al destino y confronta a esa Fedra convocada corno eje. Así que son las actrices las que más lucen. Y no sólo las mencionadas sino también Lucero Trejo, Patricia Marrero y Guillermina Campuzano, además de un par de sirenas muy bien llevadas por Aurora de la Lama y Eléa Bárcena. Y no seamos injustos con los hombres, que también trabajan muy bien aunque aquí estén en un discreto segundo plano desatando pasiones y ¿...tragedias? como Ari Brickman en Teseo o Arturo Reyes en media docena de papeles distintos.

En definitiva, Fedra y otras griegas muestra a un teatro joven, talentoso y divertido. Creo que son buenas excusas para verla.

FEDRA Y OTRAS GRIEGAS. Dir. José Caballero. Con Guillermina Campuzano, Arcelia Ramírez, Lucero Trejo, Ari Brickman y Arturo Reyes. Teatro El Granero, Centro Cultural del Bosque, Paseo de la Reforma y Campo Marte (Metro Auditorio), 5280-7844. Viernes y lunes; 20:30; sábado, 19:00; domingo, 18:00 horas. Locs. $120 general, $40 estudiantes. Adolescentes y adultos. (Centro)