FICHA TÉCNICA



Título obra Después de Dios

Autoría Luis Ibar

Dirección Luis Ibar

Elenco Antonio Lojero, Alma Bernal, Odille Lauria, Lisette Cuevas

Coreografía Alma Bernal

Espacios teatrales Foro La Gruta

Referencia Bruno Bert, "Pauta de provocación", en Tiempo Libre, 18 abril 2002, p. 23.




imagen facsimilar

Referencia Electrónica

Tiempo Libre

Columna Teatro

Pauta de provocación

Bruno Bert

Generalmente un grupo de teatro (no un elenco) debe buscar una identidad si desea ser re, conocido a través del tiempo en medio de la multitud de propuestas que abarrota la cartelera. Tal es lo que intentan los integrantes de Cartaphilus Teatro, que en su séptimo cumpleaños nos entrega Después de Dios, creada y dirigida por Luis Ibar.

La propuesta tiene un eje básico que se encuentra en el trabajo del actor como generador de una dramaturgia que se complementa con un texto. Son los cuerpos y sus acciones los que escribe en la escena, con mayor preocupación por la coherencia interna del proceso que por la comprensión lógica de las partes a nivel del espectador. Este más bien es un interlocutor directo con el que se comparten preocupaciones estéticas y filosóficas, descartando su capacidad de comprensión y su nivel de diálogo. Trabajan en cámara negra, casi sin objetos, con un vestuario mínimo y algo de luz graduando algunos efectos que complementan la acción.

¿De qué trata? En realidad el abanico es' tan amplio que sería algo así como: de Dios, del Hombre, de la relación de ambos y tal vez también de la soledad que los dos sienten. Claro que en teatro el tema del hacedor pasa de la metafísica a la técnica y Dios y el Hombre pueden asimilarse al Autor y el Personaje. Y de la libertad para asumir y vencer el miedo al vacío y al sinsentido, en la vida como espacio amplio de contención; y en el arte, como referente inmediato del propio trabajo.

Hay una intención de que el humor juegue dentro de un discurso que de lo contrario se transformaría en algo bastante tétrico. Se trata de un sentido lúdico que pasa por la capacidad de reírse de aquello que nos aterra. Sobre todo nuestros valores y sentimientos.

Creo que la visión del trabajo puede interesar en particular a la gente joven. A aquéllos que no esperan un discurso organizado, sino más bien pautas de provocación dentro del caos. Puntos de reflexión breves, imágenes capaces de abandonar el terreno seguro de un texto conductor para asumir estallidos de sentido que periódicamente vuelven luminosa u opaca la pequeña escena.

Hay como un vagar en un jardín enfermo, donde vemos flores deformes o imágenes cancerígenas, es decir, atacadas por un crecimiento descontrolado y muchas veces mortal. Allí el público es un vidrio opaco en el que los actores muchas veces buscan reflejarse o lanzar incitaciones entre ingenuas y admonitorias. El comprender tiene un sentido más amplio que el sólo relacionar las partes de una estructura narrativa coherente. Aquí, comprender tal vez pase por un Chapotear en estímulos que se aceptan como válidos.

Bueno, muchas formas hay de ver y compartir el hecho teatral.

El trabajo de Ibar como creador y organizador del espectáculo es potente, pero también fragmentado y algunas veces contradictorio. Por momentos parece seguir el proceso con un estricto control de las partes y en otros más bien abandona a los actores hacia una búsqueda de resultados, incluso tal vez excesivamente libre, como si hubiera momentos de furia y otros de cansancio dentro de su hacer y permitiera que esto fuera visible para el espectador. Más medido es en su labor actoral, con secuencias mímicas muy efectivas.

Sus compañeros son Alma Bernal, autora además de las coreografías, Bruno Castillo, Antonio Lojero, Lisette Cuevas y Mariana Mercado. Interesante el trabajo de todos ellos, pero tal vez necesitado de un proceso de homogenización que, sin quitar los particularismos expresivos, dé un mayor sentido de identidad de lenguaje al grupo.

En definitiva, Después de Dios testimonia un camino grupal que lleva varios arios y una perseverancia de búsqueda muy necesaria entre el teatro joven de nuestro medio.

DESPUES DE DIOS. Dir. Luis Ibar. Coreografía Alma Bernal. Con Antonio Lojero, Alma Bernal, Odille Lauria y Lisette Cuevas. Búsqueda de la fe y el sentido de la vida sin dios. Foro La. Gruta, Centro Cultural Helénico, Revolución 1500, Guadalupe Inn, 5662-8674 y 5662-7535. Sábado, 19:00 horas. Adolescentes y adultos. Duración aproximada 90 mins. Acomodador de coches. (Sur)