FICHA TÉCNICA



Título obra Juegos profanos

Autoría Carlos Olmos

Dirección Sergio Cataño

Elenco Julio Bracho, Kate del Castillo

Espacios teatrales Teatro del Centro Cultural Helénico

Referencia Bruno Bert, "Burbuja setentera", en Tiempo Libre, 7 marzo 2002, p. 19.




imagen facsimilar

Referencia Electrónica

Tiempo Libre

Columna Teatro

Burbuja setentera

Bruno Bert

Recuerdo perfectamente el estreno de Juegos profanos en la UNAM, hace ya más que quince años. Me pareció un texto muy interesante, preñado todavía de las preocupaciones existenciales de los jóvenes de los setenta. Como marca Carlos Olmos, su autor, en el programa de mano de este nuevo estreno de su pieza: "es una farsa que reflejó al mundo de mi generación recuperando los temas que en aquellos tiempos eran imprescindibles: la muerte de la familia, la destrucción de los mitos... y la recuperación de tabúes que nos parecían atractivos e irresistibles: el incesto y el parricidio."

Tuvo un éxito merecido, también por la puesta, que era muy acertada.

Hoy la vemos de nuevo sobre la escena, en la sala del Centro Cultural Helénico, conducida en este caso por Sergio Cataño. En torno a ella son varios los puntos a considerar. En el área puramente textual sigue siendo una excelente propuesta, sólo que empieza a notarse su horizonte histórico, porque ya está suficientemente alejado de nuestra contemporaneidad, lo cual exigiría un tratamiento especial, una perspectiva en la mirada del director que la ubique protegiéndola, cosa que no es visible en este montaje. Así dada, sobre todo la última parte empieza a desenfocarse con el pensamiento de los que hoy tienen la edad de los personajes.

Por otro lado, siendo un trabajo sólo para dos actores en un espacio prácticamente vacío y resignificable, es fundamental tanto la concepción de esa burbuja que los contiene como el trabajo mismo de los intérpretes. En lo que hace a lo primero, el escenógrafo (que no pareciera existir) o quien lo haya suplantado, nos lanza a un ámbito que resulta pobre, elemental en su diseño, poco sugerente, lo mismo que la iluminación (en manos de Hugo González y el director), totalmente primaria y carente de un criterio visible que la justifique en su desarrollo. Asombra el abandono de esos elementos, como si no fueran considerados suficientemente importantes. Es desproteger el eco de las palabras y el límite de los actores.

En lo que hace a la labor de Kate del Castillo y Julio Bracho, los hermanos asesinos e incestuosos, lo que hay en ellos –o tal vez también en la dirección, de manera combinada–es la incapacidad para jugar en tonos verdaderamente altos. Es una farsa de un humor negrísimo y un ritmo terriblemente veloz, lo que exigiría la construcción de dos personajes de una dureza y flexibilidad únicas. Debemos pasar del asombro a la risa y de ésta al horror. Seres capaces de contravenir todas las reglas y regodearse en la profanación. Débiles estructuras que encuentran toda la fortaleza en su propia enfermedad. Excelentes construcciones de Olmos que nos recuerdan la escuela de ese maestro que es Hugo Argüelles.

Aquí, los dos actores van muy a la zaga de sus propias creaciones. Hacen el esfuerzo (la coreografía es correcta, pero vacía de sustancia) sin casi nunca alcanzar la dimensión que la palabra y el gesto proponen. Ella es blanda, demasiado light para lo acerado del tipo propuesto y él apenas si avanza un paso más. Mucho más fascinantes resultan las dos momias de los padres, esqueletos creados por Iker Vicente y José Antonio Garduño con una clara comprensión de lo que el autor pide y de lo que los actores debieran asumir como réplica viviente, entre la sonrisa descarnada del cadáver y la burla irónica y falsa del muñeco.

Una pena porque pienso que Juegos profanos (parte de una juguetona trilogía menos convocada) sigue siendo un trabajo muy gastable y uno de los productos más interesantes de su autor. Habrá que insistir.

JUEGOS PROFANOS, de Carlos Olmos. Din Sergio Cataño. Con Julio Bracho y Kate del Castillo. Teatro del Centro Cultural Helénico, Revolución 1500, Guadalupe Inn, 5662-7535 y 5662-8674. Lunes, 20:30 horas. Loc. $120. Sistema Ticketmaster, 5325-9000. Adolescentes y adultos. Duración aproximada 80 mins. Estacionamiento. (Sur)