FICHA TÉCNICA



Título obra Defendiendo al cavernicola

Autoría Rob Becker

Dirección Héctor Bonilla

Elenco César Bono

Espacios teatrales Centro Cultural San Angel

Referencia Bruno Bert, "Apología de la mediocridad", en Tiempo Libre, 31 enero 2002, p. 24.




imagen facsimilar

Referencia Electrónica

Tiempo Libre

Columna Teatro

Apología de la mediocridad

Bruno Bert

Nada de escenografía, un sillón, un banco y una televisión al estilo de Los Picapiedra y alguna que otra breve proyección de video. Eso es todo, más el actor que asume el monólogo y que en este caso es César Bono. Estoy hablando de Defendiendo al cavernícola, un texto de Rob Becker, "la obra de teatro no musical con más tiempo en cartelera en Broadway", que ahora se monta en México bajo la dirección de Héctor Bonilla.

¿De qué trata? Es, según el programa de mano, "el manual perfecto para entender a tu pareja". Y bueno, sí, en caso de referirnos a los estereotipos de comportamiento en boga, sobre todo dentro de la clase media. La obra, descartando cualquier posible contaminación artística, es simplemente un producto comercial equilibrado, destinado a ser vendido lo más extensamente posible y punto. Como los reductores de grasas, los champús vitaminados o los desodorantes que no abandonan.

Y digo que es equilibrado porque echa mano a todos los recursos –incluso el llanto cocodrilero frente a la imagen del amor y la pareja– para vender y. justificar comportamientos nulificantes pero teniendo en cuenta de manera alternada tanto al hombre como a la mujer, cuestión de que ninguno se sienta excluido. Entonces, ella será charlatana, sensiblera, chismosa, superficial, obsesionada por el orden y la limpieza; mientras él se comportará de manera silenciosa, burda, desordenada y sucia. Ambos dedicarán muchísimas horas a ver televisión, ella comprará compulsivamente y él se reunirá con los amigos para balbucear algo sobre deportes y carros mientras se toman unas cervezas... etcétera, etcétera. ¿Que eso existe en la realidad? Por supuesto, pero nunca había visto una apología a la mediocridad tan cuidadosamente sostenida durante hora y media. Bueno, ésta quizás sea una afirmación exagerada, porque en este rubro hay mucha competencia.

Es comprensible que haya tenido tanto éxito internacional, porque los espectadores que se ven identificados en esa tipología son reasegurados a través de la obra de persistir en esa forma de vivir (¿?), planteándonos que si no es la mejor posible, al menos es aquélla que nos viene heredada ancestralmente, desde el principio de los tiempos. Así son las cosas porque el destino y la genética lo determinan. Por lo tanto, hay que conformarse y gozar con los resultados.

No deja de ser interesante comprobar la necesidad de elevar no sólo el nivel de los productos teatrales, sino también y parejamente la capacidad y madurez de los espectadores, que confunden el humor –maravilloso producto– con la estupidez y el adocenamiento. Claro que basta con ver la intensa campaña para mantener mentalidades preadolescentes a la que está abocada de forma constante la televisión, para comprender que el teatro no tiene posibilidades de competir, sino apenas de complementar o darse un espacio propio.

Algo que no existe es la dirección. Y eso me llama la atención porque de Bonilla he visto productos perfectamente respetables, no sólo por la calidad del material elegido sino también por su trabajo como puestista. Aquí, la única exigencia que pareciera tener el actor es la de moverse casi constantemente por todo el espacio escénico. No más. En lo que hace al trabajo de César Bono, bueno, es un actor con experiencia y sabe cómo establecer relación con los espectadores, cómo mantenerla, cómo jugar con ella, cómo echar mano a las virtudes y vicios del comediante de vieja escuela. Y le da resultado, porque el público, después de los primeros minutos, entra en su juego y parece muy divertido hasta el final.

En fin, creo que no hay nada más que agregar.

DEFENDIENDO AL CAVERNICOLA, de Rob Becker. Dir. Héctor Bonilla. Con César Bono. Centro Cultural San Angel, Revolución esquina Madero, San Angel, 5550-2216. Jueves y viernes, 20:30; sábado, 18:00 y 20:00; domingo, 17:30 y 19:30 horas. Loc. $150. Sistema Ticketmaster, 5325-9000. Adolescentes y adultos. Duración aproximada 90 mins. Acomodador de coches. (Sur)