FICHA TÉCNICA



Título obra Euridicé en el submundo

Autoría Patricia Rivas

Dirección Patricia Rivas

Elenco Lucía Isabel Bazán

Espacios teatrales Foro Antonio López Mancera

Referencia Bruno Bert, "Realismo metafísico", en Tiempo Libre, 22 noviembre 2001, p. 26.




imagen facsimilar

Referencia Electrónica

Tiempo Libre

Columna Teatro

Realismo metafísico

Bruno Bert

Es frecuente la homologación del mundo de la oniria al de los infiernos. Así lo interpreta también Patricia Rivas, que compone un espectáculo unipersonal sobre el universo psicológico de la mujer y lo llama Eurídice en el submundo. Es interesante, porque la figura habitualmente convocada es la de Orfeo, aquél que justamente baja a los infiernos en busca de Eurídice y la pierde por desconfianza e impaciencia. De los dos, la mujer es un personaje menor en la tradición mitológica porque su viaje al Hades le es impuesto por la muerte, mientras que el de Orfeo nace del amor y lo hace estando vivo. Aquí, la autora resuelve el caso de manera astuta generando una dualidad compuesta por ambas figuras. La mujer que asume el unipersonal es al mismo tiempo el que muere y el qué se rescata.

La imagen que compone básicamente el espectáculo, con distintas variaciones, es la de una mujer que duerme en una sintética cama en la que se encuentra incorporarlo un columpio. Es decir, con sólo sentarse y. por una breve elevación del aparato, queda en condiciones de hamacarse llamando la imagen del sueño, la incorporación de la ludicidad y la evocación de la niñez. Detrás, en un ciclorama blanco se proyectan alternadamente fragmentos de una pintura o un tapiz que son capaces de generar un clima pertinente al texto, que pertenece tanto a la propia Patricia Rivas como a Kathy Acker, siguiendo la tradición de esta autora y directora de construir situaciones dramático/textuales bajo sugerencia de determinadas escritoras que le resultan afines, como lo fue con Ande Sexton en su espectáculo anterior.

La novedad, tal vez, es que sin dejar la autoría y dirección, se ha retirado del papel actoral, que generalmente asumía ella misma, invitando en este caso a Isabel Bazán para esta Eurídice contemporánea. Una elección acertada por la calidad de la actriz y por la posibilidad que esto le da a la creadora de distanciarse más objetivamente del material que va construyendo, pudiéndole sumar detalles o pulir circunstancias. Lo conseguido de esta manera se acerca a una especie de realismo metafísico bastante pertinente a esta propuesta de inmersión en los abismos del sueño. Es la vinculación entre una actuación minuciosamente naturalista y un contexto ambiental estilizado con algunos elementos de clara vinculación simbólica.

En general, Patricia Rivas gusta caminar por terrenos pantanosos y ensangrentados. Espacios límites capaces de modificar identidades, tema este último de fundamental importancia dentro de su producción. Así, esos espacios de muerte accidental o suicidio suelen ser un tanto sofocantes. Hoy, sin abandonar el placer del horror, tranquiliza la imagen resultante casi hasta la exasperación e incluso convoca ciertos momentos con una breve llamada al humor, elemento desacralizador por excelencia, lo que también permite el ingreso a tonos menos contrastados del pensamiento y los sentimientos, en este caso de la mujer, protagónico absoluto en el interés de la autora.

Los trabajos de Patricia Rivas son con frecuencia irritantes. Porque así los prefiere seguramente, con una pizca no desdeñable de provocación. Juguetes emotivos de una poesía erótica chirriante que muchas veces distancia espectador. Un material para ser dado pocas veces y casi entre íntimos. No por rechazo a los demás, sino por aplicar poca tolerancia en la elaboración de los productos presentados. Así son y cuando nace la belleza, como en algunas imágenes de esta Eurídice, lo hace casi a contrapelo, como si fuera pecado todo lo que no duele. Materiales que pueden gustar o no, pero que van formando una cadena de acciones artísticas que perfilan la identidad casi obsesiva de esta autora. De nueva cuenta una señal de acuerdo con la actriz en el recorrido, seguramente nada sencillo, de este laberinto.

EURIDICÉ EN EL SUBMUNDO. Autora y directora Patricia Rivas. Con Lucía Isabel Bazán. Foro Antonio López Mancera, Centro Nacional de las Artes, Tlalpan y Río Churubusco, Country Club (Metro General Anaya), 5420-4400. Sábado y domingo, J3:30 horas. Adolescentes y adultos.Loc. S40. Duración aproximada 50 mins. Estacionamiento. (Sur)