FICHA TÉCNICA



Título obra El destierro

Autoría Juan Tovar

Dirección José Caballero

Elenco Monserrat Ontiveros, José Carlos Rodríguez, Rodolfo Arias, Jorge Avalos

Espacios teatrales Foro Sor Juana Inés de la Cruz

Referencia Bruno Bert, "Antonieta de México", en Tiempo Libre, 15 noviembre 2001, p. 26.




imagen facsimilar

Referencia Electrónica

Tiempo Libre

Columna Teatro

Antonieta de México

Bruno Bert

Antonieta Rivas Mercado (1898-1931) es una figura casi mítica de nuestra cultura. Su relación con José Vasconcelos, su amor no correspondido por Manuel Rodríguez Lozano, su generosa vinculación con Los Contemporáneos, y ese suicidio tan marcado por la teatralidad en una de las capillas de Notre Dame de París, hicieron de ella un referente como mujer e intelectual en el México de la segunda década del siglo XX.

Ahora se está presentado una obra de Juan Tovar (El destierro) dirigida por José Caballero, que tiene como eje anecdótico la vida y muerte de este controvertido y admirado personaje. Tanto la obra, que es de principios de los ochenta, como la puesta, optan por una decidida teatralidad de base. Son una serie de escenas encadenadas, varias de carácter satírico e incluso fársico, que organizan un fresco de claro tinte político donde el tema a discutir es sobre todo la mexicanidad, nudo esencial que preocupó en su obra a los artistas e intelectuales de nuestro Medio durante décadas, de distinta manera en cada etapa, prácticamente hasta el derrumbe del socialismo real.Philippe Amand, responsable de la escenografía e iluminación, concibe un espacio donde las trampillas y puertas corredizas tienen una constante función expresiva, así como una importante escalera que los actores trasladan de un lado a otro del escenario vinculando planos. Para poder hacerlo en el foro del Sor Juana, que no tiene sótanos ni bajo escenario, recurre al sistema de elevar a intérpretes y público hasta el primer piso; así, cuando entramos, debemos hacerlo entre actores que se preparan y como en los sótanos del teatro, entre polines, tirantes y maderos. Evidentemente, por un lado está hablando de lo que hay bajo nuestros pies, en el pasado de nuestra cultura, y por el otro hace como un tácito homenaje al Teatro Ulises, a Villaurrutia, Gorostiza, Novo... personajes qué acompañan a Antonieta en la obra.

Pienso que en tiempos como los actuales, de replanteo con relación al teatro político, es pertinente el regreso de aquellos que lo practicaron de diversa manera, como en este caso Tovar. Su teatro, formalmente, está anclado de origen a las circunstancias estéticas del momento en que nació, así como a los elementos conceptuales que le correspondían a ese tipo de escritura, y tuvo un peso importante en nuestra dramaturgia. Hoy ese material todavía rinde frutos, sobre todo porque nos incita a repensar nuestro pasado a la luz de nuestra contemporaneidad. Tal vez pueda funcionar asimismo como incentivo hacia un nuevo teatro de formulación política entre los más jóvenes.

Caballero, un director generalmente muy prolijo, muy cuidadoso en sus trabajos, se acopla con creatividad al texto de Tovar y le acentúa toda una impronta de ligereza rítmica y visual que permite leer la escritura escénica de una manera muy mexicana y pertinente. Recuerdo que uno de los primeros trabajos que vi de este director, hace ya muchos años, fue Manga de clavo, otra obra del mismo autor, también dedicada al turbulento pasado de nuestra política y a un personaje tan controvertido como Santa Anna.

Entre la decena de actores que trabajan en la obra cabe destacar a Monserrat Ontiveros en el rol protagónico, con una propuesta muy medida, muy ajustada y bastante cercana a lo que podemos imaginar fuera Antonieta Rivas Mercado, sobre todo a partir de su correspondencia. José Carlos Rodríguez asume entre otros papeles el de José Vasconcelos, y lo hace bien, como casi siempre en sus presentaciones, aunque posiblemente su personaje esté un poco más duramente estructurado que el de Ontiveros, con el que tiene muchas escenas. Y por último Rodolfo Arias, en una construcción muy acertada de Manuel Rodríguez Lozano, que destaca muy por encima de los otros papeles que interpreta. Los demás están mucho más cercanos a lo coral, aunque haya momentos interesantes para casi todos.

En definitiva, un material que por momentos se hace un poco largo y un tanto reiterativo, pero que vale la pena verlo y también discutirlo.

EL DESTIERRO, de Juan Tovar. Dir. José Caballero. Con Monserrat Ontiveros, José Carlos Rodríguez, Rodolfo Arias y Jorge Avalos. Foro Sor Juana Inés de la Cruz, Centro Cultural Universitario, Insurgentes Sur 3000, Ciudad Universitaria, 5622-7160. Jueves y 'viernes, 20:00; sábado, 19:00; domingo, 18:00 horas. Locs. $70 personal, S120 boleto familiar (cuatro personas), descuento del 50% a estudiantes universitarios. Adolescentes y adultos. Estacionamiento. (Sur)