FICHA TÉCNICA



Título obra Visitatio

Autoría Daniele Finzi Pasca

Dirección Daniele Finzi Pasca

Elenco Katia Gargné, Hugo Garguilo, Dolores Heredia

Grupos y compañías Sunil, Carbono 14

Espacios teatrales Teatro julio Jiménez Rueda

Referencia Bruno Bert, "Visitaciones y recuerdos", en Tiempo Libre, 8 noviembre 2001, p. 23.




imagen facsimilar

Referencia Electrónica

Tiempo Libre

Columna Teatro

Visitaciones y recuerdos

Bruno Bert

Dentro del sistema, ahora habitual de intercambios y coproducciones internacionales, se ha presentado en el Festival Internacional Cervantino y luego aquí en la ciudad de México un trabajo que vincula a dos conocidos nombres, exponentes de un teatro fronterizo de calidad: Carbono 14 de Canadá y Teatro Sunil, ese espacio suizo/mexicano dirigido por Daniel Finzi Pasca. El material construido en conjunto bajo la dirección de este último artista tiene por nombre Visitatio.

A los canadienses, bailarines de origen aunque nada convencionales, los conocíamos especialmente por la calidad de su trabajo corporal y por la imaginación de sus puestas. A Finzi Pasca, por el manejo de un tipo de ingenuidad muy particular que impregna tanto la imagen como los textos de sus obras. Palabras que juegan con el sonido junto con los conceptos, tinos y otros dados con frecuencia a la bruma y lo disolvente.

Ahora dan un paso más y se dedican al cuestionamiento de los lenguajes al interior de su propio espectáculo. Visitatio es como una planta con varias raíces, todas fuera de la tierra y a la vista del público, como los mangles, capaces de nutrirse de manera bastante inusual, entre lo salado y lo dulce, con sus raíces como patas de araña y cierta belleza que se alimenta de su contrario. Una de ellas es el concepto de realidad, la otra la noción de arte, la tercera es el puente entre las disciplinas y tal vez la cuarta es la fidelidad con uno mismo... en fin, un árbol bien parado que juega con la fragilidad para lograr una cierta solidez como producto artístico.

Es interesante que en medio de profesionales de alta escuela hayan insertado el trabajo de Ana, una mujer de mediana edad, rasgos mongoloides y una gran ternura en sus palabras balbucientes y en sus tímidas acciones. Ella abre y cierra el espectáculo ensayando una danza sobre los escombros de docenas de platos, como las celebraciones de Oaxaca, eco de viejos rituales de renovación. Su figura es esencial, porque es la que permite anclar el juego de las acciones, que por momentos podrían parecer pretenciosas en su elaborada elementalidad.

Visitatio hace alusión, por su nombre latino, a una cierta religiosidad, o por lo menos a la magia que acompaña ciertas "visitaciones" que están vinculadas al recuerdo. Y en este caso a la magia y al recuerdo del teatro mismo como muelle (el símil es de ellos) de arribo y partida para la imaginación del ser humano como artista y como espectador. Es el encuentro entre dos extremos que constituyen una unidad. De allí que trabajen con un escenario desmantelado, vestuarios colgados a la vista, estructuras visibles, acrobacias que se denuncian a sí mismas y la luz, como creadora básica de espacios e imágenes. Se juega a construir, y la deconstrucción de lo que se formula hace parte indisoluble del discurso. Es decir, un discurso que se tiene a sí mismo como objeto en muchos momentos y que recurre a la nostalgia, al ridículo y al humor para poder compartirlo con el espectador.

El nivel de lo logrado no siempre es parejo, entendiendo que la función principal qué seguramente tiene cualquier espectáculo es la de captar y mantener la atención del que observa, sea con la finalidad que cada uno considere. Hay momentos en que la mirada decae, que el ingenio se repite, que el discurso se distancia hacia lo interno, hacia los actores y sus sobreentendidos. Pero en general Visitatio es un juego entre profesionales que conocen muy bien los límites y transitan sobre esta frontera con habilidad, dejándonos caer sólo porque volverán a tomarnos suavemente un minuto después.

En este caso Finzi Pasca no aparece en escena, pero está permanentemente a través de su gente y de las acciones que realiza, siempre construidas entre la picardía y la ingenuidad, muy en la línea de discurso que hoy hace el teatro mundial, pero personalísimo en la manera de encarado.

VISITATIO. Autor y director Daniele Finzi Pasca. Con Katia Gargné, Hugo Garguilo y Dolores Heredia. Espectáculo de los grupos Teatro Sunil (Suiza) y Carbono 14 (Canadá). Teatro julio Jiménez Rueda, Avenida de la República 154, Tabacalera (Metro Hidalgo), 5703-1261. Jueves y viernes, 20:30; sábado, 19:00; domingo, 18:00 horas. Loc. 5120. Sistema Ticketmaster, 5325-9000. Adolescentes y adultos. Duración aproximada 90 mins. (Centro)