FICHA TÉCNICA



Título obra Cenizas a las cenizas

Autoría Harold Pihter

Dirección Mauricio García Lozano

Elenco Carmen Delgado, Arturo Beristáin

Espacios teatrales Foro La Gruta

Referencia Bruno Bert, "Pavesa pínteriana", en Tiempo Libre, 31 mayo 2001, p. 22.




imagen facsimilar

Referencia Electrónica

Tiempo Libre

Columna Teatro

Pavesa pinteriana

Bruno Bert

Imagino que armar o desarmar un mecanismo de relojería que está conectado a un explosivo exige meticulosidad, precisión y una tensa lentitud. Una sensación similar es la que percibimos a través del montaje del último Pinten Cenizas a las cenizas, de mano de Mauricio García Lozano.

Hace cuarenta y tantos años que este escritor inglés empezó a escribir teatro y por lo menos treinta y cinco que es famoso. Pero no deja de sorprender como en el momento justo en que comenzamos a pensarlo como un interesante fragmento de la historia de nuestro arte, él se encarga de demostrarnos que aún sigue vivo y vigente. Lo ha hecho en más de una oportunidad y a lo que apela ahora, con inteligencia, es a los orígenes. Hace un salto como de veinte años y regresa a los rasgos "pinterianos" que le dieron fama. ¿Se acuerdan de aquellos personajes estáticos, con una gran 'tensión interna pero muy poca ocupación de ese conflictivo espacio que los contiene? Pues aquí están de nuevo. Y también la esencialidad del lenguaje, con ese valor de las pausas y los silencios tan peculiar que se volvieron un elemento de estilo. Y ya que hablamos de la palabra, la habilidad de Pinter de usarla no sólo para mostrar sino también para enmascarar, cosa de dejar a la intuición trabajar detrás de los sonidos. La palabra como "instrumento de guerra", según la definiera uno de sus estudiosos. Y qué decir de su antigua costumbre de vaciar casi la escena de acciones significantes, y trabajar sobre todo el valor del tiempo y la memoria con diálogos que tan frecuentemente son monólogos punteados por el otro, hasta el extremo que el pasado y presente se confunden y nos generan ese malestar que está en la base de muchas de las obras de Harold Pinten.

Volvemos a ver al Pinter de los orígenes, pero con una experiencia de cuarenta años. Tal vez no para pretender una obra maestra que nos sorprenda, sino para poder reencontrarse, brevemente, en este último texto que es del 97 y dura apenas alrededor de una hora. Y está también el tema del verdugo y la víctima en su desgarrarte complicidad, la evocación de la muerte antigua que nunca envejece y siempre es capaz de permanecer presente y aterradoramente cercana, encarnada en roles absolutamente ambiguos.

Claro que mucho de Pinter es el montaje, ya que por lo menos la mitad de lo mencionado puede estar sugerido en el texto pero sólo desarrollado en la puesta. Aquí, hay una cierta coincidencia entre los impulsos que el autor lanza en su obra y un claro conocimiento de ellos, de cómo emplearlos, por parte de García Lozano, un director joven que ya ha dado varias muestras de una gran seriedad en sus propuestas y de una habilidad poco común para empatar creativamente con escritores tan disímiles como el propio Pinter y Gerardo Mancebo, por ejemplo. Él es el que acota el espacio, junto con Carlos Trejo, creando capas de realidad, como en la memoria, donde el pulido y controlado presente se halla asentado sobre turbios espacios del pasado. Un interesante trabajo con claras coincidencias. Pero aquello donde que se circunscribe Lozano no es solamente los pocos metros cuadrados donde los actores se desplazan (incluso la actriz jamás se levanta de su sillón), como cercados, sino y sobre todo el espacio interior de los mismos, lleno de precipicios que intentan sortear cuidadosamente.

Dos son los únicos actores: Carmen Delgado y Arturo Beristáin, interesantes ambos, incluso por lo poco pintereanos, sumamente acotados por la dirección, en un estrechamiento que los favorece por la historia, aunque los endurezca un poco, sobre todo en el hombre, en el sentido de pérdida de densidad en el juego de ocultaciones y sobreentendidos. En definitiva, un material que no sorprende pero gratifica por su calidad.

CENIZAS A LAS CENIZAS, de Harold Pihter. Dir. Mauricio García Lozano. Con Carmen Delgado y Arturo Beristáin. Foro La Gruta, Centro Cultural Helénico, Revolución 1500, Guadalupe Inn, 5662-8674 y 5662-7535. Viernes, 20:30; sábado, 19:00 horas. Loc. S80. Sistema Ticketmaster, 5325-9000. Adolescentes y adultos. Duración aproximada 50 mins. Estacionamiento. (Sur)