FICHA TÉCNICA



Título obra Siete puertas

Autoría Botho Strauss

Dirección Luis de Tavira y Stefanie Weiss

Elenco Ana Elena Coral, Miguel Cooper, Lucía Pueúte, Isabel Ruiz

Escenografía Philippe Amand

Iluminación Philippe Amand

Espacios teatrales Teatro El Galeón

Referencia Bruno Bert, "Puertas y muros que danzan en el escenario", en Tiempo Libre, 24 mayo 2001, p. 25.




imagen facsimilar

Referencia Electrónica

Tiempo Libre

Columna Teatro

Puertas y muros que danzan en el escenario

Bruno Bert

Botho Strauss es un dramaturgo que –al menos en lo que recuerdo– en México sólo ha sido llevado a escena por Luis de Tavira. Ahora lo hace nuevamente, con un grupo egresado de La Casa del Teatro, espacio formativo que dirige este mismo director.

De Strauss (1944) es interesante recordar, para los menos memoriosos o informados, que se lo considera uno de los escritores alemanes contemporáneos de mayor peso y calidad. No sólo se asume como dramaturgo, sino que también ha incursionado en la narrativa y la poética y se lo suele emparentar con Handke y Weders, dos escritores tan importantes como pesimistas y de angustiosa lectura. Su fama se cimienta desde mediados de los setenta (Alemania dividida, política de bloques, Muro de Berlín), sobre todo relacionada a sus pinturas literarias abordando la soledad y la incomunicación. En teatro suele hacer un fuerte "teatro mental" (como el de Handke, que de ahí viene la denominación), manejando los estereotipos burgueses y ubicando casi siempre sus obras en Berlín, que para él es el máximo ejemplo de la ciudad como espacio de desolación, donde el hombre queda aislado de cualquier otro ser humano aunque éste sea su vecino o pariente cercano.

El individuo como carnicero y víctima simultánea. Por supuesto, sus raíces están en el romanticismo alemán del siglo XIX, pero con fuertes toques procedentes del expresionismo. Es uno de los promotores del "nuevo realismo" europeo, donde lo trivial y cotidiano abarrotan el primer plano de lo visible.

Un dramaturgo complejo entonces, de difícil montaje, áspero, irritante, con obras de larga extensión y muy poca complacencia. Necesita un director especial. Y también de muy sólidos actores.

Esta obra –que en el programa de mano está señalada como una "versión libre" del original– nunca la había leído, y me suena más fragmentaria de lo habitual en Strauss. El montaje de Tavira está fuertemente relacionado a la concepción espacial que maneja Philippe Amand, responsable de la escenografía e iluminación, un juego de puertas y muros desplazables en el espacio para jugar todas las alternativas del adentro/ afuera y sus posibles trampas. Es decir, el escenógrafo vuelve sobre su obsesión principal (tal es el tema que le vemos desarrollar en casi todos sus trabajos); mientras que Tavira asume un lenguaje de construcción escénica que también podemos reconocerle, sólo que aquí se halla tratado de manera menos acuciosa, más externa, con menor complejidad que de costumbre.

Entonces, un trío de creadores insistiendo sobre ese "tema único" que cada artista lleva consigo a través de toda su producción. Sólo que sin nuevas aportaciones, sin variaciones esenciales que enriquezcan lo dicho hasta el presente. Casi diríamos un ejercicio de estilo con cierta solidez, pero sin virtuosismos.

Claro que en realidad todo esto parece ser el estuche que contiene la motivación más profunda del montaje, que es la puesta en marcha de un grupo de egresados de La Casa del Teatro. Es bueno dar la bienvenida a los nuevos profesionales, pero también mencionar que su rendimiento, al menos en esta obra, amerita un largo e intenso trabajo de profundización que sólo en parte otorga la mera experiencia que seguramente tomarán en el futuro inmediato. Por supuesto que hay pasión y también conocimientos, pero tal vez no haya sido demasiado prudente probar fuerzas con un autor como Strauss y con una obra de cuatro horas de duración. Presas más pequeñas permiten foguearse a menor costo, cuando aún no se tiene un aliento de tanta envergadura. De todas maneras, bienvenido este trabajo que, visto así, se vuelve un poco un material curioso para compartir entre amigos.

SIETE PUERTAS, de Botho Strauss. Dirección: Luis de Tavira. Adaptación: Luis de Tavira y Stefanie Weiss. Escenografía e iluminación: Philippe Amand. Intérpretes: Ana Elena Coral, Miguel Cooper, Lucía Pueúte e Isabel Ruiz, entre otros. Teatro El Galeón, Unidad Artística y Cultural del Bosque, Paseo de la Reforma y Campo Marte (Metro Auditorio), 5280-8771 exts. 502 y 503. Jueves y viernes, 20:30; sábado, 19:00; domingo, 18:00 horas. Loc. S80. Sistema Ticketmaster, 5325-9000. Adolescentes y adultos. Duración aproximada 240 mins. (Centro)