FICHA TÉCNICA



Título obra Escuadra hacia la muerte

Autoría Alfonso Sastre

Dirección Manuel Montoro

Elenco Salvador Sánchez, Alberto Estrella, Raúl Adalid, Héctor Kotsifakis

Espacios teatrales Teatro Rafael Solana

Referencia Bruno Bert, "Trabajo distante y envejecido", en Tiempo Libre, 12 abril 2001, p. 15.




imagen facsimilar

Referencia Electrónica

Tiempo Libre

Columna Teatro

Trabajo distante y envejecido

Bruno Bert

Para celebrar el Día Mundial del teatro el ITI Unesco de México puso en escena una obra de Alfonso Sastre, rememorando el cincuenta aniversario de su estreno. Me refiero a Escuadra hacia la muerte, aquí bajo la dirección de Manuel Montoro. Merecido reconocimiento a un autor poco favorecido por la historia y las circunstancias sociales de su tiempo.

Efectivamente, Sastre –que junto con Bueno Vallejo constituyó la izquierda histórica del teatro español durante el franquismo– tuvo la desgracia de trabajar sus primeros treinta años de autor (¡nada menos!) bajo el imperio de la censura y la persecución política. Cuando finalmente, en los ochenta, el panorama se abre realmente, los jóvenes directores prefieren dirigirse hacia dramaturgos de su generación, con tendencias más actualizadas y preguntas acordesa su tiempo, y así Sastre, aunque teóricamente reconocido y dueño de una extensa obra teórica y dramatúrgica, se vuelve un autor muy poco representado, al menos con el peso y la calidad que merecía.

Escuadra hacia la muerte fue llevada a escena en 1953, y su temporada duró tres días porque el régimen la consideró peligrosa y clausuró el teatro. Luego fue retomada muchas veces, sobre todo por grupos de teatro independiente, casi como bandera clandestina, siempre montada en ínfimas condiciones materiales y artísticas. Sin embargo no es un ataque directo al franquismo sino más bien al militarismo, corno fuente de destrucción individual y social.

La anécdota –perfectamente vigente– recoge los temores de aquellos años del posible estallido de una tercera guerra mundial, y ubica en este imaginario conflicto a una pequeña tropa castigada de seis personajes acantonados en un lugar ignoto cercano al frente y esperando un posible ataque del enemigo. Este nunca avanza, pero ese grupo humano, cargado de culpas y miedos, va autodestruyéndose hasta su desaparición.

La obra, como vemos, recoge elementos del existencialismo y los integra a una estructura estrictamente realista; pero si bien el supuesto anecdótico resulta verosímil, este aire de verdad se pierde un poco en el desarrollo de la historia. Se ven demasiado los supuestos teóricos, los valores que se lanzan al ruedo de las discusiones, el esqueleto un tanto simplista que maneja el autor para sus personajes y un cierto didactismo siempre sofrenado. Pueden proveerse ciertas acciones, otras resultan forzadas y muchos de los diálogos se cargan o de lugares comunes o de una unidad de lenguaje que no corresponde a personajes que pretenden ser muy distintos entre sí. En fin, que se ve como un trabajo dramatúrgico un poco de combate, sin pulimentos y aun sin esa habilidad que contienen los diálogos de tantas otras obras del mismo Sastre. Y es esto lo que posiblemente se ha hecho viejo y un poco distante al espectador contemporáneo.

Montoro, como director, respeta casi escrupulosamente las propuestas originarias y no trata de actualizar el discurso sino más bien de ser fiel a él, recordando que es una puesta-homenaje, mientras que Guillermo Barklay, como escenógrafo, vestuarista e iluminador, sí acerca a la contemporaneidad el entorno y las ropas, que en la puesta de 1953, según podemos ver en las fotografías, tenían mucho de precario y bastante de reminiscencia nazi.

Los personajes están asumidos por Mario Prudom, José Cortés, Héctor Kotsifakis, Salvador Sánchez, Alberto Estrella y Raúl Adalid. Un trabajo parejo pero poco profundo, que se queda en la superficie de cada camino que emprende. Los "leemos' correctamente, pero no creemos en la profundidad de sus conflictos. Ilustran sin encarnar un drama que es actual y que sin embargo no se derrama en platea, recordándonos no sólo intelectual sino también emotivamente que las guerras sólo se encadenan entre sí sin terminar jamás.

ESCUADRA HACIA LA MUERTE, de Alfonso Sastre. Dir. Manuel Montoro. Con Salvador Sánchez, Alberto Estrella, Raúl Adalid y Héctor Kotsifakis. Teatro Rafael Solana, Miguel Angel de Quevedo 687, Coyoacán, 5554-1633 y 5659-8538. Viernes, 20:30; sábado, 18:00 y 20:30; domingo, 18:00 horas. Loc. $150. Adolescentes y adultos. Duración aproximada 110 mins. Estacionamiento. (Sur)