FICHA TÉCNICA



Título obra Los árboles mueren de pie

Autoría Alejandro Casona

Espacios teatrales Teatro Virginia Fábregas

Notas Adaptaciones al cine y estrenos de la obra teatral de Alejandro Casona con motivo de la presentación de Los árboles mueren de pie en el teatro Virginia Fábregas

Referencia Armando de Maria y Campos, “Los grandes autores contemporáneos. Fechas y fichas en la vida teatral de Alejandro Casona desde La sirena varada a Los árboles mueren de pie”, en Novedades, 16 julio 1949.




TRANSCRIPCIÓN CON FORMATO

Referencia Electrónica

Novedades

Columna El Teatro

Los grandes autores contemporáneos. Fechas y fichas en la vida teatral de Alejandro Casona desde La sirena varada a Los árboles mueren de pie

Armando de Maria y Campos

Alejandro Casona nació para el teatro en marzo de 1934. Anda, pues, en los quince floridos años de su triunfal existencia, pero es ya mayor de edad en los escenarios de más de medio mundo teatral. Su reciente, rotundo triunfo en México, con el estreno de Los árboles mueren de pie, me da ocasión de fijar en una ficha las más importantes fechas de sus primeros quince años de autor.

En 1934 el periódico madrileño ABC reveló que había aparecido en España un gran autor teatral, inédito hasta esa fecha: Alejandro Casona, al que se le había otorgado el premio Lope de Vega por su comedia La sirena varada, que fue estrenada en marzo de ese mismo año, en el teatro Español, por la compañía Margarita Xirgu-Enrique Borrás; ese mismo año la estrenó en Buenos Aires la compañía de María Guerrero y Fernando Díaz de Mendoza, y el año siguiente (1935) la de María Tereza Montoya en México. En 1938 la representó en Nueva York, en castellano, la compañía de Enrique de Rosas. Versiones extranjeras: en Milán en 1935, la compañía de Annibal Ninchi y Wanda Buratti estrenó una versión de Gilberto Beccari; en 1942 se estrenó en el teatro Monceau, de París, una versión de Jean Camp y en 1945, Dulcina Moraes estrenó en Río de Janeiro una versión de Nair Lacerda.

La comedia Otra vez el diablo –escrita, por cierto, antes que La sirena varada–, fue estrenada por Margarita Xirgu, como Pedro López Lagar, en el teatro Español, de Madrid, en abril de 1935. Por la misma compañía en México, La Habana, Chile, Buenos Aires. La Universidad Nacional de México hizo una edición ilustrada por Fontanals, en 1937.

El misterio de María Celeste, escrita en colaboración con Alfonso Hernández Catá, fue estrenada por la compañía de Enrique Rambal, en el teatro de la Zarzuela, de Madrid, en julio de 1935.

La compañía de Josefina Díaz y Manuel Collado estrenó en el teatro Barcelona, de Barcelona, Nuestra Natacha, en noviembre de 1935. La misma compañía la estrenó en el Victoria, de Madrid, en febrero de 1936. Durante ese año 14 compañías la representaban al mismo tiempo en toda España y el norte de Africa, en castellano y en catalán. En Buenos Aires la estrenó Lola Membrives, en 1936. Durante su gira por América, 1936-38, la compañía de Margarita Xirgu la estrenó en México, La Habana, Bogotá, etc. Una versión checa de Bohumil Perlik, se estrenó en Praga en 1937; una versión portuguesa de Miroel Silveira, se estrenó en Río de Janeiro en 1943, y una francesa, de Jean Camp y Jean Cassou, en el teatro La Bruyére, de París, en 1934.

Prohibido suicidarse en primavera, fue escrita y estrenada en México en 1937; la estrenó la compañía Díaz-Collado en 1937. Esta misma compañía la estrenó en La Habana, Bogotá y Chile; en Buenos Aires y Montevideo, la de Margarita Xirgu, en 1938. Una versión francesa de Nair Lacerda, fue estrenada por la compañía de Biby Ferreira, en Río de Janeiro, en 1943.

El crimen de Lord Arturo –una escenificación de la narración de Oscar Wilde–, fue estrenada en La Habana –1938– por la compañía Díaz-Collado, y en Montevideo –1942– por la de Esteban Serrador.

El romance de Dan y Elsa fue estrenada en México, por la compañía Díaz-Collado en 1939, en el teatro Arbeu; en 1939 en Caracas, y en 1940 en Buenos Aires, Montevideo y Chile por la compañía de Meche Ortiz.

Sinfonía inacabada fue escrita en México en 1939 y estrenada en Montevideo en 1940 por la compañía Díaz-Collado-Catalina Bárcena. En Buenos Aires el mismo año. En México, por la compañía de José Cibrián y Carmen Campoy en 1947. En versión portuguesa de Miroel Silveira la estrenó en Río Janeiro, la compañía de Dulcinea de Moraes.

Las tres perfectas casadas la estrenó en Buenos Aires, en 1941, Lola Membrives, y la hizo durante el año 1942 en Montevideo y Santiago de Chile. En México, la compañía de Pepita Meliá y Benito Cibrián, en 1945.

La dama del alba fue estrenada en Buenos Aires, en 1944, por Margarita Xirgu. En México, por María Tereza Montoya, en 1945. En versión francesa de Jean Camp en La Gaite de Montparnasse, de París, en 1948, y en Bruselas, en 1949. En versión alemana, de Laura Kornell, se estrenó en Zurich, en 1949. Hay traducciones italiana –de Diana Torrieri–, portuguesa –de Robles Monteiro– y holandesa –de W. Kubbenga–. La compañía de Valdemar Oliveira, en traducción portuguesa para Brasil, estrenó esta obra en Pernambuco, en 1947. Finalmente, La dama del alba ha sido adquirida para filmación por Clasa Films, de México. El director inglés Mr. Rouve, prepara actualmente el estreno de La dama del alba, para Londres.

La barca sin pescador fue estrenada en Buenos Aires, en julio de 1945, por la compañía Díaz-Collado; en Montevideo por la Ana Lasalle, en 1946, y ese mismo año por la de María Tereza Montoya, en el Bellas Artes de México. En Francia, en versión de Jean Camp, ha sido motivo de una radiodifusión del Dalferriére. Hay una versión alemana, de Laura Kornell, aceptada en el Schauspielhaus, de Zurich, para la temporada próxima.

La molinera de arcos –inspirada en El sombrero de tres picos de José Antonio de Alarcón–, fue estrenada en Buenos Aires, por la compañía Díaz-Collado, en 1947.

Finalmente, Los árboles mueren de pie fue estrenada simultáneamente en Buenos Aires por la compañía de Luisa Vehil y Esteban Serrador, y en Bogotá, por la de José Cibrián. En México se acaba de estrenar, bajo la dirección de Cipriano Rivas Cherif, en el teatro Fábregas, por Prudencia Grifell, Carmen Salas y José Maciá (7 de julio).

La ficha y las fechas del teatro de Casona continúan. Nuestra Natacha ha sido editada en Nueva York, por la Casa Appleton, para estudio en castellano de las universidades, y La dama del alba, por Scribner's Sons. Ambas en 1948. De La sirena varada, La dama del alba y La barca sin pescador hay traducción inglesa, pendiente de edición, por Elizabeth Brown y Ruth Gillespie.

El teatro de Casona ha sido llevado al cine y el propio Casona ha escrito no poco teatro –cinematográfico; propio y ajeno– para el cine, Nuestra Natacha ha sido llevada tres veces a la pantalla, en España, en Brasil y en Argentina; La dama del alba se filmará en México; Arturo de Córdoba filmará para Emelco, en Buenos Aires, Los árboles mueren de pie. La obra de Casona para el cine abarca catorce películas, estrenadas entre 1941-1948, comprendiendo varios títulos originales: Veinte años y una noche, Concierto de almas, Cuando florezca el naranjo, En el viejo Buenos Aires...; dos adaptaciones: Natacha y La barca sin pescador, de obras suyas, y varias versiones de obras famosas: Casa de muñecas y Juan Gabriel Borkman de Ibsen y El que recibe las bofetadas, de Andreiev. En colaboración con Jules Supervielle ha hecho la versión de Martine de J.J. Bernard, película francesa rodada en Chile.

En estos días aparecerá en Buenos Aires un tomo de teatro breve titulado Retablo jovial.

Es verdad que "los árboles mueren de pie"; pero también lo es que en el teatro Fábregas siguen florecientes...