FICHA TÉCNICA



Título obra Casa de comedias

Autoría Arturo Sastré

Dirección Arturo Sastré

Elenco Ofelia Medina, Héctor Gómez, Ernesto Vilches

Escenografía Juan José Gurrola

Espacios teatrales Teatro Juan Ruiz de Alarcón

Referencia Bruno Bert, “Casa de comedias”, en Tiempo Libre, 5 diciembre 1991, p. 39.




imagen facsimilar

Referencia Electrónica


Teatro

Casa de comedias

Bruno Bert

En el teatro Juan Ruiz de Alarcón se está presentando una obra de Arturo Sastré Blanco, dirigida por él mismo, que tiene por nombre Casa de Comedias. De este director recordamos un trabajo de cámara, realmente muy interesante, sobre los años en Francia de Diego Rivera y su relación emocional y artística con Chiela, a partir de un material de la Poniatowska adaptado para el teatro por Víctor Hugo Rascón Banda. En este caso ha realizado un estudio alrededor de la situación que se vivía en los primeros años del siglo XVII en la ciudad de México. Se cumplía entonces un importante aniversario de la toma de Tenochtitlan y los descendientes locales de conquistadores y conquistados han recurrido con sus petitorios al rey en busca de prebendas y privilegios, con igual empeño y motivos contrarios: estos por ser herederos de los gobernantes aztecas, y aquéllos por haberlos traicionado en favor de los nuevos amos.

Este eje —conflictivo como es lógico y con posibles lecturas de actualización—articulado a partir de una Casa de comedias, es decir de un teatro y su grupo de cómicos, permite una particular visión del momento, sus protagonistas, el tema de la identidad mexicana en formación, con el referente permanente del hacer escénico y los valores que allí transitan. Interesante proposición, no hay duda, y seguramente sería a partir de los trabajos de búsqueda y composición de Sastré Blanco. Sin embargo, no necesariamente un buen acopio de materiales significa una estructura dramática lograda.

Hay, en el trabajo elementos que nos. hablan de su habilidad como dramaturgo, como constructor, como propositor escénico. Pero también es visible lo que podría tomarse como un cierto temor a quedarse corto en las informaciones, a solemnizar excesivamente y (aún a riesgo de aparente contradicción), de no dar una gran importancia y seriedad a temas que hoy resultan más que candentes. Así las oscilaciones del material dramatúrgico inciden un poco sobre la puesta, volviendo un tanto denso y largo el material con el que trabaja el director. Y hago esta separación, aunque se trate del mismo creador, porque a mi personal sabor aquí el director, aún con su breve carrera como tal resulta más interesante, más atrevido, más dinámico en definitiva que el autor (esto, claro, independiente de cómo evolucionen ambos roles en este joven teatrista en el futuro) jugando una relación imagen-espacio-actor, un sentido de la dinámica escénica, donde lo conceptual ocupa acertadamente sólo un lugar proporcional y no todo está al servicio de una proposición didáctica-informativa.

La escenografía de Juan José Gurrola resulta muy atinada, atractiva incluso, porque recurre a un balance esencial que deslinda innecesarias reproducciones históricas, generando planos y cruces de espacio que dinamitan claramente la propuesta, continuándola hasta el público. El director se maneja dentro de esta línea y si efectivamente podríamos considerar que no todos los momentos están igualmente logrados (es una pena que al final se halle entre los puntos flojos, por la importancia que adquiere ese instante dentro de la dinámica general de un espectáculo) creo que hay una mayoría donde resulta muy grato observar y compartir acertadas soluciones que se nos van presentando.

En el plantel de actores destacan por su labor Héctor Gómez y Ernesto Vil-ches, este último sobre todo en el papel de El Regidor, aunque en general todo el plantel se muestre bastante homogéneo. Trabaja en el principal papel femenino, Ofelia Medina, y como casi siempre lo hace bien, pero no necesariamente, incluso por construcción de obra, su labor adquiere un especial destaque. En este caso se trata tan sólo de un correcto acierto profesional.

En definitiva, una proposición con altibajos que no desmerece para nada el empeño invertido y que, con sus más y sus menos, resulta grata de compartir en la sala del Centro Cultural Universitario.

Ofelia Medina en Casa de comedias, autor y director Arturo Sastré, Teatro Juan Ruiz de Alarcón (Insurgentes Sur 3000, Centro Cultural Universitario); miércoles a viernes (20:30); sábado (19:00) y domingo (18:00 horas) Fotografías de Luis Fernando Moguel.