FICHA TÉCNICA



Título obra Esta forma de buscar no es huida

Autoría Maritza Gómez

Dirección Susana Wein

Elenco Diana Bracho, Alicia Sánchez

Escenografía Claudio Valdés

Música Héctor González

Referencia Bruno Bert, “Pequeño acertijo”, en Tiempo Libre, 11 octubre 1990, p. 35.




imagen facsimilar

Referencia Electrónica


Teatro

Pequeño acertijo

Bruno Bert

En el teatro Juan Ruiz de Alarcón, Susana Wein ha montado un espectáculo poético que tiene como eje a Diana Bracho y a Alicia Sánchez con textos de Maritza Gómez. Su nombre es Esta forma de buscar no es huida, palabras con las que se cierra el trabajo. Dada la calidad del espectáculo, no narrativo, esencialmente climático, Claudio Valdés, como escenógrafo, ha diseñado un triángulo y un rectángulo a partir de dos escaleras metálicas que ocupan el espacio vacío del foro provisto de una cámara negra, apenas interrumpida por la proyección de una diapositiva. Puntuando esta geometría se hallan las dos actrices, Alicia Sánchez funge como un Alter ego de Diana Bracho, matizando el trabajo y la música de Héctor González.

Es interesante el contrapunto de imágenes creado por las dos actrices, ambas, por supuesto, manejan una dinámica propia a la escena, pero mientras la protagonista acerca más sus movimientos a un elemento de cotidianeidad, que queda además subrayada por su vestuario, Alicia Sánchez propone en los suyos la presencia de la danza, con un atractivo nivel de dominio físico y técnico, desplegado en un limpio manejo del espacio en los diversos planos que crean los elementos escenográficos.

El tema es la mujer, pero no ceñido a un ámbito estrecho de concepciones sino ampliado a un nivel de sensibilidad e intereses que hace al sentido contemporáneo, con una apertura de fronteras intelectuales que invitan a ser compartidas por todos los espectadores que asisten a la obra. Diana Bracho es la que maneja primordialmente los textos, y lo hace con fluidez, poniendo calor y fuerza en una expresión donde claramente cuerpo y palabra se amalgaman sin límites precisos. El cuerpo piensa y habla con sus gestos, en tanto que la voz intenta su parte complementaria.

Hay que admitir, sin embargo, que suele resultar difícil llenar el espacio y el interés del público durante toda una representación con un material de estas características, por lo poco aferrable, por las notas casi impresionistas, tan fluidas y evanescentes, en donde el valor musical de los movimientos y el sonido de la voz suelen incluso trascender los contenidos conceptuales; donde por momentos es el simple juego de variaciones formales lo que mantienen prendida nuestra vista y nuestros sentidos al escenario. Siendo casi un soliloquio compartido, hay instantes en que tomamos conciencia del tiempo y se nos produce un distanciamiento, un observar fuera, en donde se corta la magia de la conducción. Afortunadamente, estos momentos son los menos y el trabajo evoluciona dentro de un interés casi constante logrado por la pericia de la dirección y la calidez de las actrices.

Susana Wein tiene una amplia experiencia en la conducción de pequeños espectáculos, entendiendo aquí por pequeño el manejo de solistas o de un reducido número de actores, y vuelve a mostrarnos aquí el apego por una labor muy artesanal, de cuidado directo a los detalles, como una especie de bordado en vivo que sabe escapar de la meticulosidad para dar libertar a la imaginación, pero que no deja puntas sueltas, en una labor con una interesante homogeneidad. Evidentemente, puede ser gozado por cualquier tipo de público, pero seguramente halla a sus interlocutores más válidos en los que gustan de la poesía, de un montaje íntimo y de un deleite estético sin profundas complejidades formales e ideológicas. El título propone, finalmente, la posibilidad de su contrario. El determinar si esa forma de buscar —artística y humanamente— es o no huida, es también un incentivo para el espectador, que ya sacará sus propias conclusiones después de la visión del material que estas artistas nos proponen.

Alicia Sánchez y Diana Bracho en Esta forma de buscar no es huida, de Maritza Gómez, dirección Susana Wein. Por razones de programación la obra no está más en cartelera (Fotografías de Luis Fernando Moguel).