FICHA TÉCNICA



Título obra Visita conyugal

Autoría Antonio Monsell

Dirección Antonio Monsell

Elenco Elvira Monsell, Jorge Fink, Jesús Vargas, Gabriel Pingarrón

Espacios teatrales Teatro Rodolfo Usigli

Referencia Bruno Bert, “Apandados”, en Tiempo Libre, 3 mayo 1990, p. 9.




imagen facsimilar

Referencia Electrónica


Teatro

Apandados

Bruno Bert

Se trata de una obra que resultó premiada en un concurso que convocó la Sogem y no sé exactamente qué área de los sistemas carcelarios, y que tenía como premisa que el tema desarrollado versara justamente sobre las prisiones y la vida que en ellas llevan los reclusos. Visita conyugal es de Antonio Monsell, y en este caso es él mismo quien asume el rol de dirección, habiéndose estrenado a fines de marzo en el Corral de Comedias Rodolfo Usigli, en Coyoacán.

Son apenas cuatro personajes, tres hombres y una mujer, que nos definen, en un ámbito muy suscinto sin prácticamente escenografía ni casi utilería, el sistema de terror y violencia que rige al interno de las cárceles, por debajo de la imagen de aparente tranquilidad que se transmite hacia el exterior.

Es interesante que todo se desenvuelva entre los mismos presos —nunca vemos a un guardia, un oficial o un burócrata— porque eso genera un mundo cerrado y dependiente de una esfera superior e invisible. El planteo de la obra es directo y forma una espiral que nos muestra que más allá de las características de personalidad de los reclusos, el sistema impera sobre ellos con el mismo poder y la misma destrucción. Así, los tres hombres que aparecen en escena forman una imagen encadenada donde el primero es un cobarde que todo lo acepta, tratando inútilmente de comprar su tranquilidad, el segundo es violento e impone su voluntad a través de la fuerza y el chantaje, y el tercero es astuto e intenta moverse por los resquicios del poder. Pero cada uno de ellos, en su oportunidad, caerá en las mismas situaciones porque el orden social impuesto al interno de las cárceles es más fuerte que los tres. Naturalmente se trata de una visión interesante en cuanto que usa una anécdota determinada que tiene a la mujer como eje —pero no se supedita a ella— sobrevolando en un plano social lo meramente anecdótico, que va formando el entramado de acciones.

Monsell, como autor, se muestra hábil en el plano constructivo, jugando con diversos tiempos alternados en una narración-vivencia que va desarrollando la trama, manteniendo todo el tiempo el interés por lo que sucede, dando ritmo y pintando secuencias que nos llevan naturalmente hacia la situación final. Pero todo está contenido en el diálogo, el libro lo es todo, y por ende Monsell como director sólo se preocupa de que lo que el autor propuso esté correctamente transcrito en el espacio escénico. Se trata claramente de un teatro de autor, con todo lo que esto pueda tener de bueno y también de limitado. Para aquellos que consideran que el teatro es escencialmente un buen texto y una buena construcción de trama, seguramente encontrarán en Visita conyugal lo que desean. Para otros, que piensan, en cambio, que el teatro es algo más que la correcta ilustración de un texto, tal vez hallen el material final, aquel que vemos sobre el escenario, un tanto convencional, un tanto atado a las palabras y a la utilización de los actores como soporte de determinados mensajes a transmitir. Y aquí tal vez estarían las posibles limitaciones de las que hablábamos antes. Los actores —Elvira Monsell, Jorge Fink, Jesús Vargas y Gabriel Pingarrón— se manejan con soltura, con credibilidad. Y, sobre todo aquellos que estructuran sus personajes sin estridencias —Jesús Vargas y Jorge Fink— conduciéndolos sobre el plano de debate de ideas y posiciones, lo hacen incluyendo interesantes matices, muy dentro de lo que el personaje pide. Los otros dos, más cercanos a las situaciones límite en forma directa, muestran una buena caracterización, pero tienden a un lamento continuado que ocupa caras y cuerpos casi con máscaras de ilustración a un llanto permanente, más cercanos al estereotipo, menos libre para la expresión de sus propias contradicciones a niveles emocionales e interpretativas. Los climas generales, sin embargo, fluyen en una buena comunicación con el público y la obra convence al espectador.

En definitiva, un material de interés, enclavado en una concepción un tanto ortodoxa del teatro.

Elvira Monsell en Visita Conyugal, autor y director Antonio Monsell, Teatro Rodolfo Usigli (Eleuterio Méndez 11, Coyoacán, 688-2314); martes a jueves (20:30); viernes y sábado (19:00 y 21:15); domingo (18:00 horas).