FICHA TÉCNICA



Título obra La última Diana

Autoría Sergio Magaña

Dirección Germán Castillo

Elenco Leticia Guízar, Angelina Peláez, Enrique Pineda, Felio Eliel, Héctor Domínguez, Alfredo Escobar, Juan Sahagún, Leticia Huijara, Humberto Yáñez

Espacios teatrales Foro Sor Juana Inés de la Cruz

Referencia Bruno Bert, “La primera Angelina”, en Tiempo Libre, 1 marzo 1990, p. 33.




imagen facsimilar

Referencia Electrónica


Teatro

La primera Angelina

Bruno Bert

Ya sabemos que Sergio Magaña ha recorrido en su carrera como dramaturgo los más variados géneros, por lo que no debe extrañarnos que en este caso derive hacia la obra didáctica con, incluso, ciertas reminiscencias brechtianas en el personaje central que parece reconococer algún parentesco con Madre Coraje.

La última Diana, que se está presentando en el Foro Sor Juana de la UNAM, es una reflexión escénica con rasgos humorísticos de tipo fársico y rompimientos hacia el público, en donde se narran las opciones de personajes genéricos (El reo, La madre, El cura, El general, etcétera) que pueden componer un cierto espectro de la realidad latinoamericana: el elemento de procedencia popular enrolado en el ejército y llegado a altos rangos que se desclasa para asumir linealmente la ideología represora. Y la confrontación de éste con las bases, que se ven encarnadas en su propia familia y un cura tercermundista. Más la relación de todos con los superiores cuando éstos se hallan en una etapa de transformación mimética de la cual resulta víctima el protagonista.

La oscilación permanente con que juega hace que ese realismo un tanto fantástico que se da entre distanciamientos, sea abordado hacia un verosímil más de tipo social que particular, y la encarnación de cada personaje se vuelva mínima pero interesante e incluso reconocible en sus antecedentes. O al menos permite fantasear la posibilidad de estas raíces, sobre todo en el de la madre, de procedencia mixta, con una pierna en Ana la Valor y la otra en algún personaje de García Márquez. Con esa misma desmesura constante, su contradicción de valores, y un increíble espíritu vital que la lleva a un pragmatismo que, exagerado, nos mueve a risa, tocando entonces lo didáctico no sólo en la estructura compositiva sino en la calidad de los discursos. Esto, por supuesto, también se despliega en el resto de las figuras, pero es la que encarna Angelina Peláez (y tal vez por eso mismo) el que da la tónica de todo el trabajo.

Así, la mayor parte de lo verbalizado son más bien subtextualizaciones abiertas, que tienen por un lado la capacidad de la ironía que conduce a la sonrisa o la risa abierta, y por el otro la carga de ingenuidad que suele portar una estructura didáctica.

La dirección, asumida por Germán Castillo, que además se ha encargado de la escenografía e iluminación, perfila muy bien la acción, define con habilidad los caracteres y maneja una situación de ritmo que imprime a toda la obra una atención continuada por parte del público. Tal vez desubica un tanto el manejo de la iluminación, con unos extraños apagones, encendidos de sala y titubeos de focos que no sé si adjudicar a un problema técnico o a una intención de extrañamiento por parte de la dirección. Si es lo primero, no tiene importancia; si es lo segundo, en fin, sobran los comentarios... Y también el efecto, por supuesto.

El elenco está compuesto por Enrique Pineda, en el protagónico masculino; Felio Eliel, Héctor Domínguez, Alfredo Escobar, Juan Sahagún, Leticia Huijara, Humberto Yáñez y, como ya mencionamos, Angelina Peláez. También interviene Germán Castillo, pero al estilo de Hitchcock en sus películas: como una mera aparición circunstancial. Por mucho, el trabajo de Angelina es lo más interesante, a pesar del empeño profesional que los demás ponen en su tarea, e incluso da la sensación que la marcación la estrecha en su capacidad histriónica para que no se distancie demasiado del resto.

La sensación general resultante es la de un trabajo con empeño, de un vuelo mediano, que no desilusiona, sin crear tampoco gestos de admiración.

Leticia Guízar y Angelina Peláez en La última Diana, de Sergio Magaña, dirección Germán Castillo, Foro Sor Juana Inés de la Cruz (Insurgentes Sur 3000, Centro Cultural Universitario, 655-1344); miércoles a viernes (20:30); sábado (19:00) y domingo (18:00 horas). Fotografías de Luis Fernando Moguel.