FICHA TÉCNICA



Título obra Extras

Autoría Beatriz Novaro

Dirección Enrique Rentería

Elenco Carmen Madrid, Antonia Yanes, Rodolfo Arias, Gerardo Martínez

Espacios teatrales Sótano del Teatro Carlos Lazo

Referencia Bruno Bert, “Nostalgia por un "viaje" con el Sargento Pimienta”, en Tiempo Libre, 8 febrero 1990, p. 41.




imagen facsimilar

Referencia Electrónica


Teatro

Nostalgia por un "viaje" con el Sargento Pimienta

Bruno Bert

El sótano del Teatro Carlos Lazo de la Facultad de Arquitectura es un lugar pródigo para todo tipo de experiencias teatrales. Naturalmente las ha habido de muy diversa fortuna y calidad, pero quienes bajan hasta ahí saben de antemano que por lo menos no habrá de encontrarse con un producto convencional. Ahora se está presentando Extras, de Beatriz Novaro, bajo la dirección de Enrique Rentería.

La obra, que en sus primeros momentos hace pensar en una estructura naturalista, se desliza rápidamente hacia un espacio más onírico, en donde caben proyecciones y fantasías, con imágenes cercanas a los sesenta o, en todo caso, como hoy imaginamos aquella época, ya que toda rememoración implica una modificación de los originales. Entonces, texto y actos adquieren más bien un carácter simbólico. Habla, sí, de dos extras que se presentan para competir por un papel en una supuesta película. Y un guionista con iguales intenciones que junto con el velador de ese estudio eternamente desierto constituyen el cuarteto en escena. Pero muy pronto vemos como todos y cada uno de ellos no son seres reales, sino más bien proyecciones sociales en busca de las aprobaciones que el contexto presenta como mitificadas: el éxito, la fama y las imágenes convencionales de éstos a partir del cine, del teatro, la música, etcétera.

Así, de fondo aparece una enorme reproducción de la cubierta de aquel disco de los Beatles: La Banda del Sargento Pimienta, que marcó historia, y se deslizan los motivos de múltiples películas en bosquejos que se frustran para reiniciarse inmediatamente. Pero también los temas sociales del momento (muchos de los cuales tienen ahora una nueva importancia a la luz de los acontecimientos contemporáneos) aparecen entremezclados. Ese diálogo con un Marx casi divinizado, las menciones y hechos sobre la sexualidad y la profusión casi fársica del papel de la droga, las valoraciones mágicas del I Ching, la astrología y toda una galería interminable de temas engarzados en visiones que se contienen unas a otras configurando, más que una realidad, una apetencia de fijación en un mundo de sueños entre banales y trascendentes.

Desde esta perspectiva, la obra de Beatriz Novaro es rica en sugerencias, aunque el desborde lleve a veces a la confusión y el camino no queda muy claro, perdiéndose por momentos en ramales secundarios. Tal vez la riqueza de propuestas necesitaría una estructura más ceñida y selectiva. Y en esto puede colaborar un poco más la dirección, separando planos y encontrado la manera que la obra se parezca de alguna forma a la tapa del disco mencionado: un fondo abigarrado de temas y figuras sobre el que destacan los cuatro músicos (también cuatro son los actores de la obra y los rostros de los originales se hallan borrados en la reproducción) con las simbólicas metamorfosis de sus ropas, pero formando una unidad con verdadero impacto.

Aquí esa fuerza se pierde y cada uno de los temas que configuran el trabajo no alcanzan a lo necesario para generarnos un "viaje" propio a partir de los elementos de la nostalgia, el revival o lo que sea a que se apele en cada caso, conectado con nuestra circunstancia actual. Hay fantasía y el elemento lúdico está presente, pero sin la necesaria precisión y destaque como para involucramos en un espacio donde necesariamente se mezcla lo reflexivo y lo emocional. Nos quedarnos un poco afuera, observando ese juego de relaciones, proyecciones y fantasías sin poder apropiarlo, aun entendiendo que potencialmente es rico en materiales y sugerencias. El trabajo de los actores —Carmen Madrid, Antonia Yanes, Rodolfo Arias y Gerardo Martínez— contiene empeño y es visible su entrega, pero necesitarían, al igual que el resto de la obra, ese lanzamiento que los colocara en un nivel más alto de proyección. Un espectáculo entonces ambivalente, que no termina de cuajar a pesar de los elementos favorables que contiene

Rodolfo Arias en Extras, de Beatriz Novaro, dirección Enrique Rentería, Sótano del Teatro Carlos Lazo (Facultad de Arquitectura, Ciudad Universitaria); jueves y viernes (20:00); Sábado (18:00 horas)