FICHA TÉCNICA



Título obra Qué comedias... que adivinas

Notas de autoría Con textos de Hugo Argüelles Emilio Carballido, Héctor Azar Jorge Patiño, Alejandro Licona, Yareli Arizmendi y Julián Pastor

Dirección Julián Pastor

Elenco Rodolfo Moreno, Dino García, Lucy Reina, Ligia Escalante, Nora Velázquez

Espacios teatrales Corral de Comedias Rodolfo Usigli

Referencia Bruno Bert, “¡Que viva la risa! Qué comedias... que adivinas”, en Tiempo Libre, 16 noviembre 1989, p. 39.




imagen facsimilar

Referencia Electrónica


Teatro

¡Que viva la risa!
Qué comedias... que adivinas

Bruno Bert

Anexo al teatro Coyoacán se ha inaugurado un corral de comedias, de lógico sabor colonial, bellamente acondicionado y que abrió su primera temporada con un espectáculo que reúne materiales de diversos autores nacionales como Arguelles, Carballido, Patiño, Azar, Licona, Arizmendi y Pastor. Siendo además este último responsable del montaje, al que denominó Qué comedias... que adivinas.

Por supuesto todas las escenas elegidas son de tono "farsesco" o en tiempo de comedia, utilizándose para nexo la idea de estar montando un espectáculo. Hecho para nada original, pero que Licona (creo que es quien se encargó de unir literariamente los materiales) toma a burla haciendo mención de lo manido del recurso, agregando además un cuerpo de baile que "gratifica la pupila" entre cada Skecht.

Lo que pretende el trabajo naturalmente es divertir, sobre todo satirizando ciertas situaciones y tipos sociales, lo que generalmente logra a manos de un conjunto de actores dúctiles para este género, aunque tal vez comprimiendo un poco el espectáculo que dura alrededor de dos horas hubieran conseguido hacerlo más efectivo.

De Yareli Arizmendi es Hamlet es del bosque ¿ves?, una burla a las niñas popis metidas a actrices para lucir vestuario y aparecer en sociales. Está bien llevado y tiene sus momentos graciosos, aunque hay que admitir que el acento fresa no es tan fácil de asimilar y fingir, y que Lucy Reyna y Nora Velázquez parecen no pertenecer al núcleo selecto de las Lomas, por más que lo intentan en voces y ademanes.

La segunda es de Alejandro Licona y se llama El hombre de acero, y nos muestra la visión que Clark Kent tiene de Luisa Lane y viceversa, donde se maneja el contacto con el público y algunos recursos de "altura" que son efectivos justamente por la ingenuidad con que están tratados.

Le sigue Diálogo de razones, de Héctor Azar, con el toque político al partido y los candidatos, su capacidad para la maniobra y su cuadratura mental, el uso permanente de esquemas y las frases hechas a las que siempre suelen recurrir. Simpático también aunque no demasiado novedoso.

El que cierra el primer acto, Lloviendo sobre mojado, de Jorge Patiño, y el que abre el segundo, Cumbia en el llano, de Julián Pastor, son seguramente los dos mejores, sobre todo porque recurren a un excelente trabajo de caracterización de los actores, que casualmente son los mismos en ambas escenas: Rodolfo Moreno, Dino García, Lucy Reina y Ligia Escalante, que se muestran muy interesantes en su manejo de la máscara facial y en ciertas disociaciones corporales que sé hacen muy reideras.

El primero nos da el panorama de dos parejas de barrio, el tema es la sexualidad y la fanfarronería, y donde por supuesto el burlador resulta burlado. El segundo parece salido de aquella vieja y famosa película que tenía como protagonistas a Hugo Tognazi y Vittorio Gasman, que se llamaba Los monstruos. Esta escena es un placer verla por la recreación de los personajes que logran los intérpretes, un verdadero lucimiento en la descripción de dos pobres futbolistas de cuarta que esperan en un lugar perdido de la ciudad el camión que habrá de llevarlos de vuelta de un domingo de fracaso, y en su intento de ligue de sus equivalentes femeninos, con las que terminan bailando una musiquita de moda en actitudes corporales que son a la vez patéticas y muy reideras, en un espacio que intuimos en un absoluto abandono haciendo juego con la desolación tragicómica de los protagonistas. Excelente.

Está también El espejo, de Emilio Carballido, con su burla a la mujer víctima; La vieja locura, también de Pastor, con una insólita exaltación al orgasmo feliz, y El ángel, de Hugo Arguelles, con todo el barroquismo verbal y de propuesta que suele caracterizar a este maestro, con la imagen de un ángel homosexual y un cura con aspiraciones de ángel. Como vemos hay de todo y en su salsa. Efectivo, simpático y un poco desmedido en los tiempos aunque con un buen ritmo impuesto por la dirección. De cualquier manera el público ríe y el material rinde su fruto. Un trabajo que cumple su cometido en la apertura de un nuevo espacio, al que por supuesto le damos la bienvenida.

Ligia Escalante en Qué comedias... que adivinas, espectáculo de Julián Pastor con textos de Arguelles, Carballido, Azar, Patiño, Licona, Arizmendi y Pastor,- Corral de Comedias Rodolfo Usigli (Eleuterio Méndez 11, Coyoacán, 688-2429), martes a jueves (20:30), viernes y sábado (19:00 y 21:00), domingo (18.00horas)