FICHA TÉCNICA



Título obra Las mujeres sabias

Espacios teatrales Teatro Casa de la Paz

Referencia Bruno Bert, “Reestreno en la Casa de la Paz. Las mujeres sabias. Aquel comediante llamado Moliere...”, en Tiempo Libre, 6 abril 1989.




imagen facsimilar

Referencia Electrónica


Teatro

Reestreno en La Casa de la Paz
Las mujeres sabias
Aquel comediante llamado Moliere...

Bruno Bert

Siempre me pareció interesante que la vida personal de un creador y su actividad estuvieran íntimamente vinculadas. Hay momentos de la historia, como los tiempos de la juglaría y más tarde las compañías de la comedia del arte, donde esto, en el teatro, se daba como un hecho indisoluble, y el fenómeno social y artístico es aprendido conjuntamente al estudiar su desenvolvimiento. Hace unos años, cuando vi la vida de este autor llevada al cine por Arianne Mnouchkine, aprendí a querer a este Jean-Baptiste Poquelín, llamado Moliere, que hasta ese momento sólo había admirado por su obra; y ésto porque en ese filme se evidencia claramente esa fusión de intereses y contradicciones, de vida y escena.

Autor, actor, jefe de compañía, Moliere vivió la transición entre los grupos trashumantes, a los cuales perteneció en un principio ya que recorrió por años y con un éxito muy relativo la campiña francesa, y los establecidos en lugares fijos por apoyo de algún noble mecenas (en su caso el príncipe de Conti, luego el hermano del Rey y finalmente Luis XIV en persona que lo protegió hasta su muerte). Renovó desde el interno de su trabajo la dramaturgia de su época, sobre todo a partir de la comedia, aunque él siempre admiró a la musa contraria y durante un tiempo tuvo aspiraciones a los grandes papeles trágicos. Su vida es riquísima en anécdotas de todo tipo y leer una biografía suya (¡Y que hablar de su teatro!) es un verdadero placer del que no debiera privarse ningún amante del teatro o incluso de la historia francesa del siglo XVII, en la cual ocupa un lugar relevante dentro del panorama cultural.

Su trabajo como autor está comprendido esencialmente entre 1658 —año en que se presentó ante el Rey por primera vez— su muerte, prácticamente acaecida en escena mientras representaba El enfermo imaginario en 1673. Se calculan en alrededor de 35 sus obras firmadas aunque hay varias más de carácter dudoso. Su primer gran éxito lo obtuvo en 1659, con Las preciosas ridículas, y allí comienza un adentrarse crítico en las costumbres de su época que continuará durante toda su producción, con una influencia real en su contexto, en este caso acelerando la decadencia del "preciosismo" imperante en ese momento. La escuela de las mujeres, fue otro hito y suele ser considerada como una de sus mejores obras, valiéndole una jugosa pensión real y el odio de muchos integrantes de la corte que comenzaron a arremeter contra él con acusaciones que llegaban hasta el incesto. Afortunadamente Luis XIV siempre le brindó su apoyo, aunque el estreno de Tartufo llevó el escándalo a tales dimensiones que ni el mismo Rey se atrevió a autorizar sus funciones en público, aunque siguieron dándose en palacio y en las mansiones de algunos nobles.

En 1665 estrenó Don Juan, que, para variar, también fue prohibida. El monarca en respuesta a esa prohibición transforma la compañía de Moliere en "Troupe du Roi", es decir, que la pone directamente bajo su patrocinio. Le siguen El amor médico, El misántropo, El médico a palos y Panulfo, origen esta última de un nuevo pleito donde el propio arzobispo de Paris dicta una orden de excomunión para quien se atreva a ver la obra.

En cuanto a El Avaro, fue estrenada en el Palais Royal en 1668, pero apenas se dieron 20 funciones y con baja recaudación. En realidad como en tantos otros casos, ha sido la posteridad la que otorgó a esta obra la fama que hoy tiene. Es una de las obras de Moliere con mayor cantidad de personajes, con una influencia directa de la comedia latina (a través de Plauto específicamente y es la tercera en cuanto a frecuencia de reposición.

Un teatro vivo y polémico capaz no sólo de hacer reír aunque esta sea una de sus principales funciones (Bruno Bert).