FICHA TÉCNICA



Título obra Prohibido dar vuelta a la izquierda

Autoría Darío Fo

Dirección José Solé

Elenco Fernando Luján, María Luisa Alcalá

Espacios teatrales Teatro Julio Prieto

Referencia Bruno Bert, “Viraje al absurdo, el secuestro de Aldo Moro. Prohibido dar vuelta a la izquierda”, en Tiempo Libre, 5 mayo 1988, p. 39.




imagen facsimilar

Referencia Electrónica


Teatro

Viraje al absurdo, el secuestro de Aldo Moro
Prohibido dar vuelta a la izquierda

Bruno Bert

Uno de los elementos que más atraen a Dario Fo para la estructuración de sus obras es el develamiento de los mecanismos de poder. El cuestionar la apariencia de una realidad para mostrar lo que está oculto, lo cual da como resultado un teatro didáctico y político. Pero el maestro italiano recurre a los elementos del espectáculo popular, del vodevil, el sketch, la farsa, para vestir la intención política que queda así sostenida por una estructura narrativa fácilmente reconocible en una trama de apariencia superficial, como comedia de enredo, que en el seguimiento de los componentes reideros nos va mostrando lo que se propuso a niveles didácticos. Para esto aplica además toda una secuencia con gags que satirizan los distintos estereotipos sociales, esencialmente aquellos que componen el panorama y la fauna de las clases dominantes y sus satélites para su mantenimiento en el poder.

Teatro hecho sobre todo para los estratos obreros, no escatima mostrar las contradicciones de esa clase siempre que al final estas se resuelvan con una toma de conciencia y la posibilidad de una acción superadora, ya fuera del escenario y como planteo de reflexión destinado al público.

Sobre esta misma línea de trabajo se inserta Prohibido dar vuelta a la izquierda, la obra que bajo dirección de José Solé acaban de estrenar en el teatro Julio Prieto los mismos productores que llevaron a escena en la pasada temporada Una pareja abierta... muy abierta, del mismo Fo.

El tema en este caso es el secuestro de Aldo Moro, visualizado sin embargo a partir de una analogía (la supuesta captura y casual desfiguración del presidente de la FIAT) que a su vez se ha intentado poner en una frecuencia que haga a la realidad política de nuestro país, mediante alusiones y parlamentos que la incluyen. El tema no es simple y posiblemente haya sufrido recortes antes de su montaje ya que de lo contrario serian innumerables las alusiones coyunturales incomprensibles para todo público que no sea italiano. Ese posible aligerar del bagaje político redunda en un aumento proporcional del factor cómico, es decir que lo secundario se hace presente en muchos momentos en primera línea, aunque sin perder su función de sostén de la idea principal. Esta, aunque comprensible, no resulta de fácil captación en sus complejos entrelaces de intereses, lo -que obliga a tener el oído alerta para no perdonarnos en el ondular de razonamientos que se van hilvanando entre las situaciones chuscas.

A pesar de los posibles recortes la obra se extiende bastante, con escenas y situaciones que aceptarían muy bien una síntesis aún mayor, ya que en definitiva en su estado actual parecen tener más la finalidad de lucimiento de la pareja principal —en la actual puesta Fernando Luján y María Luisa Alcalá— que la de cubrir una función necesaria dentro de la estructura de obra. Pero no olvidemos que Fo suele escribir pensando en Adriana Rame y él mismo como actores en los roles fundamentales, y el público gusta mucho del talento histriónico de ambos.

El manejo escénico a cargo del maestro José Solé, es ágil, aunque no parece haber volcado en él su talento sino sólo un seguro profesionalismo. En cuanto a los actores, conocen su trabajo y saben conformar con soltura las exigencias de obra, aún en los momentos de mayor ritmo, donde un juego de duplicación de personajes se vuelve casi vertiginoso.

En definitiva, un espectáculo que entretiene y permite la reflexión.

Fernando Luján y María Luisa Alcalá en Prohibido dar vuelta a la izquierda (La mueca del miedo), de Dario Fo, dirección José Solé, Teatro Julio Prieto (Xola y Nicolás San Juan, Col. Del Valle, 543-3478), martes a jueves (20:30), viernes y sábado (19:00 y 21:30) y domingo (17:00 y 20:00 horas).