FICHA TÉCNICA



Título obra Una pareja abierta... muy abierta

Autoría Darío Fo y Franca Rame

Dirección Benjamín Cann

Elenco Salvador Sánchez, Margarita Sanz

Espacios teatrales Teatro El Granero

Referencia Bruno Bert, “Una pareja abierta... muy abierta. Crítica sin complicaciones”, en Tiempo Libre, núm. 372, 25 junio 1987, pp. 45 y 81.




imagen facsimilar

imagen facsimilar 2

Referencia Electrónica


Teatro

Una pareja abierta... muy abierta
Crítica sin complicaciones

Bruno Bert

En el teatro El Granero se está presentando una obra de Darío Fo, un teatrista en general capaz de llenar los teatros con su solo nombre (y en este caso así sucede también), y no vanamente, sobre todo cuando es él mismo quien actúa o lo hace acompañado por su esposa, Franca Rame, coautora en este caso del espectáculo que nos importa. Las cualidades de Fo como actor/autor son indiscutibles y aunque ese binomio pueda separarse, como tantas veces se ha hecho, montando sus obras sin su presencia física, el resultado suele resentirse porque al igual que W. Allen o C. Chaplin, se trata esencialmente de actores que potencian la dramaturgia a partir de sí mismos. Escriben captando intuitivamente sus mejores filones como intérpretes y, así, el resultado suele ser soberbio porque ellos mismos lo son.

En el caso concreto de Darío Fo, en general ha escrito/actuado a partir de una clara posición política y sus obras tienen una abierta tendencia didáctica y participativa con un frecuente uso del humor, siendo justamente sus puntos débiles cuando se aleja de él, así sea en el breve instante de un final, siendo mucho más aceptables algunas parrafadas teóricas que casi invariablemente tiende a endilgarnos, un tanto en bruto, aquí y allá en el espectáculo, entre una y otra situación grotesca y risible.

En Una pareja abierta... muy abierta se mezclan sus intereses de crítica a la sociedad burguesa con las tendencias feministas de Franca Rame, que apuntan hacia similares derroteros pero son sesgos propios. Que es una obra de ellos y para ellos, es claro hasta en el hecho que sólo son dos actores (la pareja) los que pueblan la escena. En el caso de esta puesta a cargo de Benjamín Cann (que es también el traductor) [p. 81] hay una natural adecuación a nuestro espacio geográfico y social conservando el resto como posiblemente debió ser el original que no hemos leído. La temática está expresada en el título lo que intenta mostrarnos son los mecanismos enfermos de la pareja burguesa, sea cual sea la forma que adopte el "liberado" matrimonio, los condicionamientos machistas del hombre, las tendencias histéricas de la mujer, el juego de intrascendencias y banalidades en que apoyan su relación claramente clasista y la estrecha visión que tienen del mundo a partir de un egocentrismo sadomasoquista que, llevado a otro género y tono, nos recordaría ciertos fragmentos de La mudanza, del maestro Vicente Leñero.

Los resultados, sin embargo, son ambiguos. No tanto en relación a la respuesta del público que en buena parte ríe y festeja la acción, sino en cuanto a calidad. La apelación a la vulgaridad (conciertos de pedos. descripciones gráficas de masturbaciones gestos obscenos, etc.), en este caso no llega a superarla, es decir a reinsertarla creativamente en el plano de la obra, y queda así, en bruto, como un recurso fácil a la risa con un humor no precisamente de la mejor calidad. Lo mismo el uso de la reiteración un tanto machacona con una insistencia tal que casi bordea la duda sobre la capacidad mental del espectador, interpelado como del mismo rango social que los protagonistas al contrario de otros espectáculos de Fo destinados a las fábricas, es decir a un público obrero que ríe de la imagen grotesca de la clase que lo oprime. Y esto hace que la obra se alargue innecesariamente durante dos horas cuando una media de síntesis no le dañaría en absoluto. Como vemos, la crítica esencial es sobre la misma obra ya que los intérpretes tratan en todo momento de mantener un tono ágil y un trabajo fluido y, aunque naturalmente no lleguen a la solvencia creativa del dúo original, su desempeño no es desacertado y se vuelve grato en muchos momentos, lo mismo que la dirección, eficaz y sin pretensiones.

En definitiva, esta pareja... "muy abierta" se constituye en un intento más de acercamiento de los materiales del autor italiano, y aunque no se trate del mejor ejemplo de los mismos posiblemente mantenga un buen nivel de público en la temporada que disfrutará de un humor directo, crítico y sin complicaciones.

Salvador Sánchez y Margarita Sánz en Una pareja abierta... muy abierta, de Darío Fo y Franca Rame, dirección Benjamín Caan, Teatro El Granero (atrás del Auditorio Nacional, 520-4331), martes a jueves 20:30; viernes y sábado 19:15 y 21:30; domingos 17:30 y 20:00 horas. (Fotografías de Luis Fernando Moguel).