FICHA TÉCNICA



Notas El autor reseña el libro Técnicas y teoría de la dirección escénica, publicado por Grupo Editorial Gaceta.

Referencia Bruno Bert, “Teoría y dramaturgia. Técnicas y teorías de dirección escénica”, en Tiempo Libre, núm. 348, 8 enero 1987, p. 28.




imagen facsimilar

Referencia Electrónica


Teatro

Teoría y dramaturgia<
Técnicas y teorías de dirección escénica

Bruno Bert

Disponer del pensamiento de una veintena de directores sobre su propio trabajo o la manera de desarrollar más eficazmente el rol que los distingue, es profundamente interesante tanto para el que se encuentra involucrado en la tarea teatral como para los espectadores y aficionados a este arte. Para los primeros posiblemente sea, además, una pertinente herramienta de reflexión por la variedad de perspectivas y de enfoques que pueden confrontarse con los propios; para los segundos una riquísima multiplicidad de senderos por los qué adentrarse tanto a la interioridad de la creación como al pensamiento y la personalidad de directores e investigadores de primera línea como Schechner, Danchenko, Brecht, Brook, etcétera.

El libro al que me estoy refiriendo es la compilación de textos que en dos volúmenes publicó Editorial Gaceta UNAM bajo el título Técnicas y teorías de dirección escénica. El material se encuentra precedido por un extenso artículo de Sergio Jiménez que apunta hacia una Historia de la dirección escénica en el que rastrea la significación que el rol del director ha tenido a lo largo de la historia del teatro occidental desde los griegos hasta fines del siglo XIX en la figura del Duque de Saxe-Meiningen, cuyo pensamiento es el primero en abrir la segunda parte de este volumen donde se reúnen las opiniones de los más variados directores, desde él hasta nuestros días. El material de Jiménez tiene el doble interés de entregar una síntesis ágil y didáctica de la historia del teatro con abundantes grabados ilustrativos y el de aportar a estos materiales, no por conocidos menos necesarios, una serie de datos e informaciones poco frecuentes de hallar y que su curiosidad ha acercado y reunido de las fuentes más diversas. Su estilo, coloquial y heterodoxo, hace amena la lectura de estas primeras cien páginas que nos llevará a lo medular de estos dos volúmenes.

En cada uno, de los directores tenemos oportunidad de acercarnos a determinadas obsesiones creativas o a problemas concretos de las puestas que el autor nos va describiendo con minuciosidad dando y explicando el hilo conductor de su pensamiento y a las soluciones que arriban en el trabajo con los actores y el espacio escénico. Y así tanto veremos las formas de aproximación a un texto dramático como la creación del tejido espectacular por parte de grupos que crean la estructura textual a partir del trabajo de sala y del ordenamiento que del mismo hace el director.

Hubiera sido tal vez interesante que en cada uno de los artículos se mencionara su procedencia, ya que esto nos permitiría remitirnos a las fuentes para abundar información, pero aún sin esto al final se adjunta una bibliografía básica que puede cubrir tal necesidad y breves notas biográficas de los directores elegidos para todos los que los encuentran por primera vez.

La función del director dentro del espectáculo es discutida y cambiante oscilando entre los extremos del dramaturgo creador a los de simple artesano ilustrador más o menos hábil de un texto. Obviamente no es este último el caso de ninguno de los invocados a este libro, pero sí son distintas y muchas veces encontradas las formas y disposiciones para asumir su rol, e incluso distintas las experiencias formativas que los rodean ya que tanto podemos encontrar a los que además ejercieron la autoría dramática, como por ejemplo Jarry o Brecht, o los que tuvieron importantes incursiones en el campo del actor como Jouvet o Barrault, junto con los que sólo han ejercido la función de directores e investigadores como Grotowski o el mismo Barba. Habiendo renovado cada uno en el espacio específico de sus intereses el sentido de la dirección teatral. Al abarcar el periodo que hace a nuestro tiempo hallamos que muchos de estos directores no sólo se han conocido entre sí e incluso han sido maestros de otros, sino que además se encuentran intrincados en mutuas influencias decantadas a partir del propio talento pero profundamente relacionadas formando, a partir de su conjunto, la trama riquísima del lenguaje teatral contemporáneo.

Técnicas y teorías de dirección escénica. Sergio Jiménez/Edgar Ceballos, Editorial Gaceta-UNAM (dos volúmenes).