FICHA TÉCNICA



Notas El autor reseña el libro de Claudia Cecilia Alatorre, Análisis del drama, publicado por Grupo Editorial Gaceta.

Referencia Bruno Bert, “Teoría y dramaturgia. Análisis del drama”, en Tiempo Libre, núm. 347, 1 enero 1987, p. 29.




imagen facsimilar

Referencia Electrónica


Teatro

Teoría y dramaturgia
Análisis del drama

Bruno Bert

Cuando tenía aproximadamente 18 años asistí con unos amigos mayores a una importante exposición pictórica. Abriendo la misma estaba una de las versiones de El muchacho del chaleco rojo de Cezánne. Todos nos detuvimos un instante frente al cuadro, pero segundos después yo intentaba seguir la marcha hacia las salas. Uno de mis acompañantes me detuvo con gentileza y me pidió una opinión sobre la obra a lo que, confundido, balbuceé dos o tres lugares comunes; él, sonriendo me preguntó qué veía a lo que no supe contestar más que con la repetición del nombre del cuadro. Mi acompañante pidió entonces a los demás que siguieran, me invitó a sentarme en un taburete vecino y comenzó a mostrarme qué encerraba esa tela. Creo que fue la primera vez que vi cómo un objeto cobraba vida a través de las múltiples posibilidades de visión que brindaba el conocimiento profundo de esa materia. Esa experiencia —absolutamente deslumbrante— me hizo comprender, no sólo con la mente sino con todos los sentidos, la importancia de superar la captación primaria de un fenómeno para adentrarse en los múltiples mundos que este encierra.

Es indudable que todos podemos acercarnos intuitivamente a una obra de arte, pero también es cierto que cada expresión artística es consecuencia de una conjunción compleja de lenguajes cuyo conocimiento permite un ordenamiento de los actores y una mejor comprensión y gustación del hecho artístico. Y esto que es válido para el espectador obviamente lo es mucho más para el hacedor: sería impensable la ligereza aérea del interior de una catedral gótica si afuera, lejos de quien está gozando esa sensación de elevación, el arquitecto no hubiera dispuesto los sólidos contrafuertes y los complicados arbotantes. Es el manejo de los secretos de la construcción lo que permite el goce y oculta la técnica qué lo produce. El equilibrio, el ritmo, el sentido de síntesis y de climas, y aún la simpleza, casi como un supremo don de las artes más refinadas, implican una red intrincada de conocimientos que la sustentan, un metalenguaje que es necesario dominar para construir o al menos conocer para mejor gustar.

Dentro del hacer teatral, el manejo de los elementos que componen un género hacen parte de lo que venimos hablando, y si para el espectador curioso puede significar una gratificación descubrir la trastienda de un acierto o de un error que antes sólo percibía intuitivamente o ni siquiera veía, para todos los que estamos directamente relacionados al espectáculo, como críticos o como hacedores del mismo, se vuelve una necesidad imprescindible inherente a nuestro oficio.

Claudia Cecilia Alatorre ha publicado Análisis del drama, fruto de sus investigaciones y de la frecuentación fructífera con maestros como Luisa Josefina Hernández. Se trata de un material poco frecuente en nuestro medio en el que se analiza en forma rigurosa los elementos que componen un drama y los géneros que de él derivan: por un lado la tragedia, la pieza y la comedia, ubicados como realistas, y por el otro el género didáctico, el melodrama y la tragicomedia, incorporando por último a la farsa.

Entendemos que la heterogeneidad es una de las características de nuestra cultura, y de ello no escapa el teatro, por lo que muy frecuentemente nos encontraremos con obras que rebasan los límites de un género preciso, que toma elementos de varios, que plantean interrogantes y dudas al momento de querer confrontarlos con un referente metodológico demasiado rígido. Pero esto es riqueza si la combinación sale triunfante y artísticamente capaz de conmovernos e interesarnos. El libro de Cecilia Alatorre no se propone como un Vademécum que todo lo encierre en una fría receta, sino que muy por el contrario es un material de trabajo que brinda las bases para cualquier ulterior uso creativo que hagamos de las mismas.

Análisis del Drama, Claudia Cecilia Alatorre, Colección Escenología, Editorial Gaceta, 1986.