FICHA TÉCNICA



Notas El autor reseña el libro Meyerhold / El actor sobre la escena, publicado por Grupo Editorial Gaceta y la Universidad Autónoma Metropolitana

Referencia Bruno Bert, “Teoría y dramaturgia, Meyerhold: El actor sobre la escena”, en Tiempo Libre, núm. 346, 25 diciembre 1986, p. 30.




imagen facsimilar

Referencia Electrónica


Teatro

Teoría y dramaturgia
Meyerhold: El actor sobre la escena

Bruno Bert

La vida y la obra de Meyerhold (1874-1942) se funden frecuentemente en una unidad de búsqueda que lo llevan a las investigaciones más audaces y a las propuestas más revolucionarias no sólo en el plano teórico sino también en las realizaciones prácticas y hacen de él desde una de las figuras más admiradas de la revolución bolchevique (en 1923 se le hace un homenaje en el Bolshoi donde se le nombra "Artista del Pueblo", se publica su biografía y se da su nombre a un teatro) hasta el proscrito que termina por ser ejecutado a los 68 años en Siberia luego de más de dos años de prisión y exclusión del panorama artístico soviético por parte de Stalin.

Alumno aventajado de Dánchenko y Stanislawski, habrá pronto de oponer a las propuestas estéticas y de investigación de su gran maestro un antinaturalismo que lo lleva a estudiar y de alguna manera a reinventar los elementos de la Commedia dell'Arte, a rastrear las influencias de la música en la puesta, rescatar las trazas del teatro del siglo de oro español, interesarse por las manifestaciones populares y marginales del teatro, las relaciones con las artes orientales, etcétera, creando todo un nuevo concepto de construcción y uso del espacio, así como la dinámica de relación con el espectador y el trabajo del actor, generando propuestas pedagógicas que engloba dentro del término de biomecánica.

Muerto hace ya 45 años es, sin embargo, uno de nuestros grandes contemporáneos y una referencia insoslayable para las nuevas generaciones, que a pesar de ello lo conocen más por referencias que por acceso directo a su pensamiento, ya que las pocas ediciones en nuestro idioma que compilaron —fragmentaria mutiladamente— sus discursos, artículos y conferencias, se hayan agotadas desde hace larguísimo tiempo. Hoy tenemos oportunidad de volver a reunirnos con la fecunda vena de sus escritos a través de Meyerhold, El actor sobre la escena, una reciente publicación de Editorial Gaceta-UAM.

La presentación que en este libro tiene el pensamiento del investigador ruso no es usual, ya que en lugar de compilar sus artículos en forma cronológica o temática, extrae de cada uno de ellos acotamientos y reflexiones y construye con estos un diccionario "Meyerholdiano". Es decir, que ha predominado un criterio pedagógico que permite una consulta rápida y efectiva cuando en un momento de trabajo deseamos saber la opinión de Meyerhold sobre cualquier punto del hacer teatral. Acertadamente se han quitado todas aquellas referencias que hacen a lo coyuntural para dejar lo esencial y aún vigente en cada una de las partes tratadas.

En todas las citas, necesariamente breves aunque sustanciosas en su mayoría, se ha conservado la explicitación de su origen y fecha para lograr una contextualización de la misma que nos permita seguir la evolución del pensamiento y los trabajos de Meyerhold. El ejemplar está asimismo profusamente ilustrado con grabados y fotografías que nos acercan, en la medida de lo posible, a su momento histórico y a la imagen de sus puestas más relevantes.

Es decir, que se trata esencialmente de un material para la práctica directa, de un instrumento que incluso no inhibiría una republicación completa de los escritos del director soviético ya que formaría con ellos un complemento de fácil acceso.

Al igual que los creadores más fecundos de nuestro siglo, sus materiales son fragmentarios, no muestran el signo de lo acabado y lo sereno: más bien son propuestas donde el talento y la reflexión se unen a una incontenible pasión por su tarea y por la vida hasta lograr esa unidad que mencionábamos al principio y que da a cada nuevo lector no sólo bases técnicas, sino y sobre todo un incentivo profundo para el avance en sus propias motivaciones y la generación de un lenguaje que le sea personal aunque inequívocamente entrelazado con la realidad y las contradicciones de su tiempo.

Meyerhold, El actor sobre la escena. Diccionario de práctica teatral, Edición introducción y notas de Edgar Ceballos, Editorial Gaceta-UAM, 1986.