FICHA TÉCNICA



Título obra Jugando... jugando

Autoría D.L. Coburn

Dirección Karina Duprez

Elenco Magda Guzmán, Carlos Ancira

Espacios teatrales Teatro del Polyforum Cultural Siqueiros

Referencia Bruno Bert, “Jugando... jugando. Un juego de actores”, en Tiempo Libre, núm. 299, 31 enero 1986, p. 20.




imagen facsimilar

Referencia Electrónica


Teatro

Jugando... jugando
Un juego de actores

Bruno Bert

En el Poliforum Cultural Siqueiros Karina Duprez presenta a Carlos Ancira y a Magda Guzmán en Jugando... jugando, una pieza de D.L. Coburn. "La obra — dice la dirección — intenta rescatar, a través de un juego de cartas y de una manera graciosa y tierna, algunos valores humanos que se han ido perdiendo con respecto a los ancianos." Creemos que es más que esto y que presenta un mayor interés que el que podría deducirse en esta un tanto modesta presentación. Y no es que no haya algunos puntos flojos que observar a distintos niveles del trabajo y que iremos desglosando, pero el resultado final la hace recomendable de entrada.

La anécdota es de una gran sencillez: se trata de dos ancianos —un hombre y una mujer— que se conocen al interno de un asilo de ancianos en el que ella acaba de llegar y en el que él está desde hace sólo dos o tres meses. Allí, en la inactividad impuesta por la edad y el lugar, pasan su tiempo jugando a las cartas en infinitas partidas que gana sistemáticamente la mujer frente a la desesperación del que siempre se ha creído un gran jugador. Y, entremezcladas a éstas, van brotando, a veces espontáneamente y a veces bajo presión del otro, las confesiones que diseñan un panorama de la vida anterior de esos dos seres, con sus frustraciones, sus miserias y sus angustias, sin abandonar sin embargo un constante y saludable sentido del humor.

Es, evidentemente, un verdadero juego de actores donde dos profesionales de grandes recursos y una enorme experiencia nos llevan en todo momento con habilidad y soltura a través de la trama y sus infinitas pequeñas acciones que son, en definitiva, junto con la aportación de ciertos textos, lo más sustancioso del trabajo.

Cuando hablamos de puntos flojos nos referimos por un lado a la puesta, un tanto convencional en sus recursos y que posiblemente hubiera ganado en el uso de un espacio frontal y no circular como el que propone, junto con la escenografía mucho más decorativa qué funcional; y la obra que, curiosamente, resume en sí propuestas de gran interés con momentos, incluso el final no totalmente resueltos.

Entre lo más interesante está el hecho de valorizar el juego de cartas más allá de que pueda ser usado como recurso para el encuentro y el intercambio. Supongo que cerca de la mitad del tiempo vemos a dos jugadores hablando de juego y realmente interesados en él (aunque además podamos asignarle un valor simbólico a éste y a sus actitudes), y esto, que aparentemente pareciera carecer de interés para su puesta en obra, se vuelve un verdadero deleite en manos de la Guzmán y de Ancira.

Es una excelente combinación entre una propuesta autoral y una resolución actoral, que logra atrapar el interés del público y mostrar mil matices en donde radican esas pequeñas acciones que mencionábamos más arriba como uno de los elementos más sustanciosos del trabajo.

Es también muy reseñable, dentro del trabajo de la pareja, el clímax emocional en la confesión de la mujer, que si durante partes de la obra ha funcionado como muy buena partenaire de un Ancira que maneja tempos e impone su presencia actoral como dominante (no me refiero al personaje sino al actor), aquí toma la iniciativa y avanza aún sobré él emergiendo en un fragmento de real interés para los que esa noche teníamos la suerte de gustarla.

En definitiva y una vez más vemos corroborado aquel viejo dicho que expresaba que lo verdaderamente fundamental en el teatro son los actores, ya que su labor nos hace de interés aún aquello que pueda tener imperfecciones en otras áreas, mientras que a la inversa difícilmente sucede lo mismo. Y es lógico, ya que la vida radica en ellos.

Magda Guzmán y Carlos Ancira en Jugando... jugando, de D.L. Coburn, dirección Karina Duprez, Polyforum Cultural Siqueiros (Insurgentes Sur y Filadelfia, Col. Nápoles, tel. 536-4530), jueves y viernes 20:30; sábado 20:00 y21:45; domingos 17:00 y19:00 horas. (Fotografía de Adonay).