FICHA TÉCNICA



Título obra Muchacha del alma

Autoría Jesús González Dávila

Dirección José Estrada

Elenco Cecilia Toussaint

Espacios teatrales Foro Sor Juana Inés de la Cruz

Referencia Bruno Bert, “Muchacha del alma. Generación 68”, en Tiempo Libre núm. 292, 13 diciembre 1985, p. 19.




imagen facsimilar

Referencia Electrónica


Teatro

Muchacha del alma
Generación 68

Bruno Bert

La propuesta literaria de González Dávila plantea el análisis de un sector social mexicano que vivió tangencialmente los sucesos del 68. Tangencialmente en cuanto a que no se impuso como protagonista de los trágicos hechos, sino que convivió en el clima que los generó sin un ánimo de lucha, ni de inserción en un primer plano. Ya sea porque hacía parte del mismo poder que los generaba, ya sea por la desorientación de algunos miembros de la clase media volcados más a las salidas individuales que a las luchas sociales.

Decimos propuesta literaria porque un texto teatral es literatura dramática y no teatro, ya que se vuelve tan sólo en el momento en que un grupo de actores y un director toman esa "propuesta" y la transforman en un hecho, en un acto, en una obra que podemos ver sobre un escenario.

No hemos leído el libro de González Dávila y deducimos su propuesta a través del montaje que de Muchacha del alma acaba de hacer José Estrada en el Foro Sor Juana Inés de la Cruz. Toda la obra transcurre en un bar que debiera ser de mala muerte, ubicado en algún subsuelo de la ciudad de México. Los protagonistas son una muchacha que intenta llegar a cantante, un conjunto de rock del que se desprende el que será efímera pareja de la protagonista; dos amigos de ésta, ex estudiantes, y el dueño del local, una especie de pobre comerciante de miserias y miserable él mismo que termina teniendo una íntima relación con la aspirante a estrella. El tiempo son los meses de agosto y septiembre del 68, coincidente con la llegada al lugar de la muchacha de marras, su intento de ascensión y su suicidio. Y aquí está todo. El material no parecería deleznable en cuanto a posibilidades, pero los resultados no son los que cabría esperarse. Veamos brevemente por qué: El lugar: la idea de ese submundo enconchado en su mugre bajo tierra sobre el cual pasan los sucesos del mundo parece interesante, sin embargo, lo que se nos muestra no da ese clima: hay demasiada limpieza escenográfica; todo está nuevo, impecable: por ahí nunca ha pasado nadie, salvo los actores que lo utilizarán esa noche. Los objetos no nos trasmiten veinte años de miseria existencia, sólo ilustran, fríos y ajenos al clima de la obra. Las situaciones: son demasiado esquemáticas, con una acentuación de la cotidianeidad que cobra mayor importancia que su utilización para marcar un sector social sin resignificar las raíces del comportamiento de los personajes, sino a través de una infiltración de los sucesos externos, ya sea en comentarios o sonidos de carros y ametralladoras, que se vuelven como insertados y poco convincentes; como un "mensaje" muy evidenciado por el autor y poco entroncado con la vivencia de los que actúan. Los personajes: los actores los visten en general, con convicción y dentro de una situación correcta, pero pareciera que el libro (tal vez también el director) desaprovechan o trivializan a los mismos. El grupo de músicos apenas si tiene algún peso, cuando por allí cabría profundizar; el de la pareja borracha con súbitos y confusos brotes de conciencia social se desdibuja en acentuaciones sobre momentos poco profundos, aunque en ellos se intente generar información sobre su origen de clase. Y lo mismo sucede con los dos amigos; ex estudiantes, y tal vez, las estructuras más flojas de la obra, a pesar del esfuerzo de los intérpretes.

Y es una pena, porque en Muchacha del alma concurren elementos que debieran impregnarnos de tristeza, al menos a aquellos que justamente pertenecemos a la generación del 68, cosa que ocurre muy esporádicamente, en los momentos más acertados del trabajo, pero dejándonos sentir como una irresolución por parte del director para seguir o traicionar (en el buen sentido) definitivamente las propuestas de González Dávila.

Cecilia Toussaint en Muchacha del alma, de Jesús González Dávila; dirección, José Estrada. Foro Sor Juana Inés de la Cruz, Centro Cultural Universitario, miércoles a viernes, 20:30; sábados, 19:00 y domingos, 18:00 horas. (Fotografía de Luis Fernando Moguel)