FICHA TÉCNICA



Título obra Pobre gente

Autoría Fyodor Dostoievski

Notas de autoría Carlos Ancira / adaptación

Dirección Carlos Ancira

Elenco Carlos Ancira, Karina Duprez

Escenografía Humberto Figueroa

Referencia Rafael Solana, “Teatro. [Pobre gente de Fedor Dostoievski, Carlos Ancira dirige su propia adaptación]”, en Siempre!, 11 noviembre 1981.




TRANSCRIPCIÓN CON FORMATO

Referencia Electrónica

Siempre!   |   11 de noviembre de 1981

Columna Teatro

Pobre gente de Fedor Dostoievski, Carlos Ancira dirige su propia adaptación

Rafael Solana

Al cumplirse en 1981 cien años de la muerte de Fedor Dostoievski (también trescientos de la de don Pedro Calderón de la Barca) ese centenario no ha pasado por completo inadvertido; la Alianza Francesa ofreció una temporada de películas de asunto dostoievskiano, y la sociedad de Relaciones Culturales Mexicano Rusas organizó una serie de conferencias, de las que escuchamos la de Luis de Tavira y se suspendió la de Octavio Novaro. Ahora un autor, y director teatral, Carlos Ancira, se suma a los homenajes del que la UNESCO llama “año de Dostoievski” y estrena una adaptación a la escena, que el mismo señor Ancira ha hecho, de una conmovedora novela de ese gran autor, Pobre gente; la ciudad de México va a conocerla ya fuera de cacho, el año entrante, cuando el escenario haya pasado; pero el estreno mundial se hizo dentro de la fecha conmemorativa, en la ciudad de Mexicali, dentro del marco del Octubre Internacional, que consistió en veinte manifestaciones artísticas de distinta naturaleza.

Ancira, de quien como autor original hemos conocido ya un par de obras, y premiado alguna, o ambas, se muestra muy afortunado en su adaptación; ha convertido la novela epistolar en un par de monólogos que se representan tan simultáneamente que se llega a tener la impresión de que los artistas se preguntan y se contestan, de que dialogan, de que se encuentran; ha dirigido Ancira con calor, con pasión, con intensidad y dramatismo, con un vuelo romántico, con sentimiento y poesía; en cuanto a su interpretación de un personaje que hasta en lo físico ha hecho semejante un poco al que ha representado mil quinientas veces de El diario de un loco, de Gogol, es una nueva creación de gran artista, que se ha caracterizado en tal forma que, con cierta luz cenital verde, llega a parecerse muchísimo a los retratos que conocemos del sufrido autor de Crimen y castigo y de Los hermanos Karamazov.

Humberto Figueroa construyó una escenografía que naufragaba en un escenario vastísimo, y que requiere poca luz. Carlos Ancira, con estar tremendo, no ha dado sorpresa alguna, pues le tenemos desde hace tiempo por un actor enorme; pero la ha dado, en cambio, su esposa, y en esta obra su única alternante, Karina Duprez, que da muestras de una fina sensibilidad y de un gran talento al encarnar a la deuteragonista del conmovedor drama; tiene escenas, al final de la obra especialmente, en que con imperio se apodera de la emoción del público, y se hace aclamar en las ovaciones finales al parejo de su ilustre consorte.

Estaremos atentos para, en enero, volver a ver Pobre gente, de Dostoievky, a Carlos Ancira y Karina Duprez, sus magníficos intérpretes.