FICHA TÉCNICA



Título obra La última puerta

Autoría Rodolfo Usigli

Dirección Alejandro Usigli

Elenco Ana Luisa Peluffo

Referencia Rafael Solana, “Teatro. [La última puerta, de Rodolfo Usigli, dirige Alejandro Usigli]”, en Siempre!, 28 febrero 1973.




TRANSCRIPCIÓN CON FORMATO

Referencia Electrónica

Siempre!   |   28 de febrero de 1973

Columna Teatro

La última puerta, de Rodolfo Usigli, dirige Alejandro Usigli

Rafael Solana

Al mismo tiempo que estrenaba una nueva obra, Las madres, el laureado autor Rodolfo Usigli, vuelto a poner de moda por su regreso del polo y por su premio nacional de letras, permitió a su hijo Sandro resucitar una farsa escrita hace cuarenta años(1), y estrenada, muy posiblemente, hace veinticinco. Hay quienes recuerdan a Armando Sáenz en uno de los papeles, y a Toño Arce (Zuno) en la organización, o la dirección, o la producción, o algo por el estilo. Nosotros no nos acordamos de eso.

Por simpatía al hijo, a quien conocimos recién nacido, hemos ido primero a ver La última puerta que Las madres, obra esta última que pensará aguantará algunos meses. Y nos hemos llevado una sorpresa muy grata: Alejandro es un joven director de mucho talento, de gran imaginación, y de no escasa cultura; pensamos que será una valiosa adquisición para nuestro teatro, a medida que vaya adquiriendo mayor experiencia, teniendo más horas de vuelo.

La farsa del papá es muy simpática; se nos hace notar, en los programas, que es anterior a otras obras a las que puede parecerse, inclusive Esperando a Godot (con la que no le notamos ninguna semajanza); habrá podido muy bien, ya cuadragenaria, parecernos anticuada; no lo es gracias a la ligereza de su dirección, que tiene gracia, juventud y alegría; es posible que el texto haya sido retocado en los días de su estreno, pues contiene alusiones a hechos históricos (de la Segunda Guerra Mundial) que no habían acontecido cuando fue escrita.

En el reparto aparece una estrella, la siempre encantadora y grácil e inmarcesiblemente bella, Ana Luisa Peluffo; pero en su papel no hay estelar; no hay un papel más importante que los otros, en la pieza; tiene en realidad Ana Luisa solamente dos escenas, una de texto y otra de baile, en el entremés, y ambas las saca muy bien; pero lo más importante no es su participación en la obra, adornada más con su nombre en la cartelera que con su presencia física en el escenario, sino el conjunto, que el joven Usigli manejó con gran habilidad, con prematura maestría. No es fácil de dirigir una farsa (sin caer en la chocarrería) que tiene más de treinta papeles.

La obra sigue siendo válida, sigue teniendo gracia, ironía, ingenio; y la dirección, una sorpresa, un descubrimiento. Bienvenidos Alejandro Usigli al reino de su padre, el teatro.


Notas

1. La obra fue publicada en la revista Hoy, marzo-abril de 1948. Boletín Citru, octubre-diciembre de 1985. p. 6