FICHA TÉCNICA



Título obra Esta noche juntos amándonos tanto

Autoría Maruxa Vilalta

Dirección Maruxa Vilalta

Elenco Pilar Souza, José Luis Castañeda, Carlos Pouliot

Espacios teatrales Teatro El Granero

Referencia Rafael Solana, “Teatro. [Esta noche juntos amándonos tanto de Maruxa Vilalta]”, en Siempre!, 10 junio 1970.




TRANSCRIPCIÓN CON FORMATO

Referencia Electrónica

Siempre!   |   10 de junio de 1970

Columna Teatro

Esta noche juntos amándonos tanto de Maruxa Vilalta

Rafael Solana

Nos dio mucho gusto ver una excelente entrada (más de cien personas) la noche en que acudimos a conocer en el teatro del Granero la nueva pieza de Maruxa Vilalta de Yáñez: Esta noche juntos amándonos tanto(1). Aquella zona teatral está viviendo sus mejores días; a veces la gente no cabe en alguno de los teatros de la región, y desborda hacia los otros.

La pieza tiene su miga, mucha miga, muchísima. La autora no es de las que se limitan a contar un caso, ni de las que se conforman con poner en escena a unos personajes. Va mucho más allá. Procura plantear todos los problemas del mundo, y propone algunas respuestas. “Nada humano le es ajeno”. Así, no les extrañe a ustedes oír hablar en esta pieza de sólo dos o tres personajes de los niños de Biafra, de la guerra de Vietnam, y hasta de muchas cosas que podría suponerse que a Maruxa ni le van ni le vienen porque ocurrieron cuando ella no había nacido, como por ejemplo la guerra de España, o los campos de concentración; ni tampoco se asombren de ver asomarse por allí (Entrevista completa) a Franco, a Hitler, a Mussolini; nos perdona la señora Yáñez la guerra ruso-japonesa, la guerra de los treinta años, el terremoto de Lisboa, la batalla de las Termópilas, la peste florentina y muchas inundaciones o calamidades de cualquier índole que el mundo ha sufrido, y de las que no hace mención, tal vez por no alargar la obra; bien pudo hablar también de Victoriano Huerta, de Napoleón, del hambre de Irlanda de 1847, de la trata de esclavos o de las crueldades que Nabucodonosor cometió con el pueblo en Babilonia.

La pieza es satírica, está escrita en tono irónico, y, como dice Marcela del Río en el programa, “no hay que ser un sabueso para oler el significado”. Como Maruxa duda de tener siempre un público de sabuesos la ha dirigido de manera que Pilar Souza en todo momento nos esté recordando, en cada parlamento, en cada palabra, que todo lo que dice tiene segunda intención, que no es cierto lo que está diciendo, que donde dice “blanco” tenemos que entender “negro”, porque así es la obra. “No hay simbolismos herméticos” en ella. “El lenguaje de Maruxa es diáfano” y “la metáfora es tan clara como el cristal”. El que no entienda es un tarado; pero no hay peligro. Todos entenderán; precisamente para eso es diáfano y cristalino el estilo de la autora.

Maruxa viste tan a la moda, en materia de estilos, que el peligro a que voluntariamente se somete es el de que sus obras resulten pasadas de moda al poco tiempo de estrenadas; a menos que, como bien puede suceder, la guerra de Vietnam y los niños de Biafra sigan siendo conmovedores dentro de algún tiempo, y también los campos de concentración, y el dictador, y el general, que son otros de los personajes que vemos, un poco al margen del diálogo que sostienen los dos principales.

Pilar se esfuerza demasiado por ser obvia. Pudo haber sido dirigida con más finura. No necesitaba recalcarnos tanto que teme que seamos idiotas y que no comprendamos bien el sentido de la sátira. A José Luis Castañeda, a quien vimos sustituir a Roberto Dumont, lo encontramos conveniente y justo. Y un tanto enfático por demás a Carlos Pouliot, sin duda porque así lo dirigió la autora.


Notas

1. La obra se había estrenado el 10 de abril. P. de m. A: Biblioteca de las Artes.