FICHA TÉCNICA



Título obra El viaje de Nocresida

Autoría Emilio Carballido, Sergio Magaña

Dirección Celestino Gorostiza

Elenco Mario García González, Paloma Gorostiza, Farnesio de Bernal, Azucena Rodríguez, José Solé, Guillermina Peñaloza

Escenografía Antonio López Mancera

Coreografía Elena Noriega

Vestuario Josefina Piñeiro

Referencia Rafael Solana, “Teatro. [El viaje de Nocresida de Emilio Carballido y Sergio Magaña]”, en Siempre!, 18 julio 1953.




TRANSCRIPCIÓN CON FORMATO

Referencia Electrónica

Siempre!   |   18 de julio de 1953

Columna Teatro

El viaje de Nocresida de Emilio Carballido y Sergio Magaña

Rafael Solana

Había, la noche del estreno de El viaje de Nocresida, una gran proporción de público infantil, y también toda la crema de la intelectualidad. De algunas cosas se reían mucho los niños (sobre todo de la caída de los personajes) y de otras (como las alusiones a poetisas), se reían mucho las personas mayores.

Carballido y Magaña, que cuando se proponen asustar a la gente lo consiguen con obras abracadabrantes, esta vez logran plenamente su propósito de hacer un teatro infantil limpio, sano, lleno de movilidad, de gracia y de ingenio; es cierto que no escapan a la muy perceptible influencia de Alicia en el país de las maravillas (conejos que hablan, relojes, juegos de cartas); pero con su corrido de los ciegos, su feria de Mixcalco, su adivinadora Solozúchitl, y otros muchos detalles, consiguen dar fuerte sabor mexicano a la comedia.

El espectáculo resultó brillantísimo, por la dirección ágil(1), el colorido del vestuario(2), la imaginación de la escenografía(3), la simpatía del libreto, y la buena interpretación de todos los actores, entre los que destacaron el gigante López, Mario García González, la bruja Melusinda, Paloma Gorostiza, con mayor aplomo del que podía esperarse de su corta experiencia teatral; Farnesio de Bernal en el papel del gato Anselmo, y por supuesto, Nocrésida, que es Azucena Rodríguez; y Alejandro, a quien interpreta el buen actor que es José Solé.

Los grandes vítores que sonaron al caer el último telón, presagian un gran éxito para El viaje de Nocresida, cuando empiece a ser corrida en funciones especiales para las escuelas.

Un aplauso muy particular merecen los bailables, que dirigió Elena Noriega, y en los que destaca la danzarina Guillermina Peñaloza, muy bien como rata, y como cuatro de tréboles, y excelente como bailarina verde, papel en el que puso vis cómica, además de sus ya antes reconocidas cualidades coreográficas.


Notas

1. De Celestino Gorostiza. Leslie Zelaya y Julio César López. Sergio Magaña, catálogo inédito, México, CITRU, INBA, 1989.
2. A cargo de Josefina Piñeiro. Ibid.
3. De Antonio López Mancera. Ibid.