FICHA TÉCNICA



Título obra El tejedor de Segovia

Autoría Juan Ruiz de Alarcón

Dirección Ignacio Retes

Elenco Ignacio Retes

Grupos y compañías Grupo La Linterna Mágica

Espacios teatrales Teatro del Sindicato Mexicano de Electricistas

Eventos Segunda temporada de 1947 del grupo La Linterna Mágica

Referencia Armando de Maria y Campos, “Proyección de El tejedor de Segovia, de Alarcón, en La Linterna Mágica”, en Novedades, 20 febrero 1947.




TRANSCRIPCIÓN CON FORMATO

Referencia Electrónica

Novedades

Columna El Teatro

Proyección de El tejedor de Segovia de Alarcón, en La linterna mágica

Armando de Maria y Campos

El grupo de teatro La Linterna Mágica eligió para iniciar su 2a. temporada correspondiente a este año la comedia heroica en tres actos de Juan Ruiz de Alarcón, El tejedor de Segovia. La primera representación, gratuita como todas las que realiza este grupo, verificóse el jueves 20 en el teatro del Sindicato Mexicano de Electricistas (Artes 45) ante numerosísima concurrencia.

El tejedor de Segovia, segunda parte –la primera parte fue escrita después de la segunda, y no es de Alarcón– fue representada en Madrid antes de 1624, según declaración del propio Alarcón, y publicada en 1634. No es de las más conocidas del gran autor mexicano, y hace muchos años que había dejado de representarse aquí, en el resto de América y en España. Es esta la única pieza de Alarcón del género llamado "comedia heroica". Se han señalado ciertas analogías entre esta comedia alarconiana y el entremés de Cervantes La cárcel de Sevilla. Ruiz de Alarcón no volvió a tocar este género en su vida. Fue un acierto, aislado, y no perdido. "Aunque la rehabilitación de Ramírez (el supuesto tejedor) está en el fondo de la trama y en el último acto el rey aparece y hace justicia, es la vida de los bandoleros, primero en la cárcel de Sevilla, después en la sierra del Guadarrama, lo que llena el cuadro de la obra... El vigoroso palpitar de una comunidad, así sea tan pequeña como la banda de Pedro Alonso (el tejedor de Segovia), y el triunfo de la justicia por la rebelión, dan a esta comedia un movimiento y una intensidad que tiene cierto sabor romántico" (Castro Leal, Juan Ruiz de Alarcón. Su vida y su obra, México, 1943).

No tienen sentido, opinión o juicio sobre esta pieza de Alarcón, si se desconoce su argumento. La acción ocurre en Segovia y en la sierra de Guadarrama. El conde don Juan, hijo del marqués Suero Peláez, privado del rey Alfonso, está enamorado de Teodora, quien ha casado en secreto con el tejedor segoviano Pedro Alonso (nombre bajo el cual se oculta don Fernando Ramírez). El conde llama una noche a casa de Teodora; el tejedor defiende la entrada, y, abofeteado por el conde, mata a dos criados de éste y es reducido a prisión. Teodora busca asilo en casa de un embajador, Pedro Alonso y los demás presos logran escapar y forman una banda de salteadores que, capitaneada por el tejedor y en compañía de Teodora, opera en la sierra de Guadarrama.

La banda asalta las casas de los ricos: una de éstas es la de la campesina Clariana. Al robarla, Pedro Alonso descubre que es su propia hermana doña Ana, que se salvó milagrosamente del veneno que él mismo le hizo beber para evitar su deshonra; Clariana es amante del conde. Unos falsos bandoleros, criados del conde, logran introducirse en la banda y no tardan en encontrar la oportunidad de aprehender al tejedor y a Teodora. En el camino Pedro Alonso escapa y logra refugio en casa, nada menos que del conde, su enemigo y aprehensor. Los traidores traen a Teodora, quien fingiendo que acepta al conde y que va a castigar al tejedor, le quita a aquel una espada, se la da a éste, y Teodora y Pedro huyen. Pedro Alonso se une a sus compañeros, vuelve a la casa del conde y lo mata en desafío, después de hacerlo casar con doña Ana. En el Guadarrama andan los moros victoriosos; el rey don Juan y su privado el marqués Suero Peláez huyen derrotados cuando la banda del tejedor acude y vence a los moros. Pedro Alonso ataca entonces al marqués, quien muere confesando toda la intriga que llevó a Pedro Alonso a hacerse tejedor en Segovia. El rey perdona a los valientes bandoleros, rehabilita a don Fernando Ramírez, y casa a Garcerán, viejo amigo de éste, con Clariana, que vuelve a ser doña Ana, mientras los moros huyen despavoridos.

Alarcón usó, sin abusar del tema de los bandoleros que defienden una causa tan noble o más que la ley, que violan y desafían, y le exprimió sus jugosas posibilidades dramáticas, tema que, después de a él ha tentado a otros grandes autores dramáticos; Víctor Hugo –Hernani– y Schiller –Los bandidos; el Carlos Moor es una especie de Pedro Alonso; los bandoleros de la Selva Negra son los bandidos de Sierra Morena–. El tejedor de Segovia es superior a estas dos piezas. Más vieja en el tiempo que las de Hugo y Schiller, su intriga romántica se conserva fresca, lozano su lenguaje, y muchos de sus personajes –el Chinchón, por ejemplo, que es modelo de "graciosos"– están trazados de forma maestra.

El grupo La Linterna Mágica –con Ignacio Retes como director y primer actor– interpretó la pieza de Alarcón con un cariño y un respeto dignos del mayor encomio. Hubo momentos en que el dominio de la obra fue completo; en otros se advirtieron fallas naturales en grupos como éste que no cuenta con más capital para trabajar que su entusiasmo. Es justo señalar los aciertos; el más brillante de todos me pareció el de las escenas de la persecución y derrota de los moros, movidas con un aire de pantomima o balletino tan gracioso que acreditan a Retes como director de francas posibilidades. Todo el grupo La Linterna Mágica, fue larga, justamente aplaudido...