FICHA TÉCNICA



Título obra Revista Cuit Poulet 1947

Elenco Cristina Romero de Terreros, Ana María Romero de Terreros, Columba Romero de Terreros, Casilda Martínez del Río, Elena Poniatowska, María Josefa, Beatriz Riba, Samuel Ramírez de Arellano, Luis Martínez Gallardo, María Cusi de Escandón, Susana Corcuera de Cortina, Catalina A. de Rule, Elena Alcázar Corcuera, José Cortina Goribar, Pedro Aspe, Guillermo Robles Gil, Delfino Ramírez Tovar, Cesarino Celani, Juan Poniatowski, Elena Noriega de Cándamo, Luisa Martínez Negrete, Víctor Armela, Alfonso Rincón Gallardo Mier, Pedro L. Corcuera, Bebé La Croix-Shy, Enrique Escandón, Josefina P. de Parada, Adela Formoso de Obregón Santacilia, Eduardo Portilla Lascuráin, Luz S. de Aspe, Cristina Azcárraga, Joaquín Bernal, Guadalupe R. de Cortina, Beatriz Buch, Gina Schondube, Adriana de Robina, Pablo Alcázar Corcuera, Carlos León

Espacios teatrales Teatro del Hotel Prado

Notas Representación a beneficio de los niños pobres mexicanos

Referencia Armando de Maria y Campos, “La revista Cuit Poulet 1947 en el teatro Prado”, en Novedades, 6 febrero 1947.




TRANSCRIPCIÓN CON FORMATO

Referencia Electrónica

Novedades

Columna El Teatro

La revista Cuit Poulet 1947 en el teatro Prado

Armando de Maria y Campos

En 1944, todo México hablaba de teatro, nos dice don Carlos León, formidable humorista mexicano (a quien, entre paréntesis, conocí por 1925, cuando era un niño, como presunto dibujante taurino para una revista de toros que por aquel año empezaba yo a publicar). Se encontraba en esta capital el famoso actor y director francés Louis Jouvet, con su compañía de arte dramático, y realizaba en el teatro de Bellas Artes una temporada que congregaba en aquella sala lo mejor de lo mejor de la sociedad mexicana y de las colonias extranjeras. En esos momentos, el gran novelista y autor Jules Romains pensó hacer representar dos de sus comedias, para recabar fondos en pro del movimiento de la Francia Libre. Como se recuerda, los actores franceses que intervinieron en estas funciones organizadas por Romains, eran todos aficionados. Este ambiente fue lo que inspiró a las señoras María Luisa Alcázar de Fernández del Valle y Sofía Verea de Guzmán a organizar junto con Carlos León, la primera función del Cuit Poulet, en el teatro del Colegio Americano, el día 12 de julio de 1944.

"La denominación de Cuit Poulet, nos aclara Carlos León, se originó parodiando el nombre de Louis Jouvet, perdurando desde entonces, como razón de nuestra compañía.

"El 17 de diciembre de 1945, tuvo lugar la segunda función del Cuit Poulet en el teatro Ideal. Apenas iniciados los ensayos, cayó enferma la señora Verea de Bernal, quien suplicó a la señora Corcuera de Cortina, la reemplazara al lado de la señora Alcázar de Fernández del Valle, para llevar a feliz término la representación, que fue la de la obra Te volví a ver, original del pintor Roberto Montenegro, que mereció, como se recordará, grandes aplausos del público.

"El día 3 de enero del presente año, estando ya en ensayo la representación del programa correspondiente a la tercera función del grupo, la señora Verea de Bernal tuvo una inmensa pena de familia, e impedida, por su explicable estado de ánimo, para seguir teniendo una intervención directa en la dirección y organización de nuestro espectáculo benéfico social, volvió a recurrir a la ayuda de las señoras Corcuera de Cortina y García Granados de Cusi para que, cooperando con la señora de Fernández del Valle, terminaran los trabajos para la única representación de la Revista Cuit Poulet 1947, esta vez a beneficio de los niños pobres mexicanos.

La Revista Cuit Poulet 1947, que admiró y aplaudió la noche del viernes 30 un público distinguido –la crema de nuestra mejor sociedad, el mundo diplomático, la espuma de la banca, de la industria y del comercio, algunos políticos...– que llenaba en su totalidad el teatro Prado del hotel de ese nombre, constituyó un espectáculo fino, gracioso, del mejor gusto y del más travieso humor. Se inició con un cuadro titulado Ángeles, tres estampas del nacimiento del Niño Dios, escenificado por Jesús Reyes Ferrerira, para los coros de la Escuela Polifónica Infantil que dirige el maestro Camilo Ramírez Garnica, en el que tomaron parte Cristina, Ana María y Columba Romero de Terreros, Casilda Martínez del Río, Elena Poniatowska, María Josefa y Beatriz Riba. En seguida se presentó el ingenioso sketch del género policíaco, en un acto y tres cuadros, de Carlos León, El extraño caso de la momia verde, por Samuel Ramírez de Arellano, que hizo con singular vis cómica un inspector de policía, por José Cortina Goribar en un Sherlock "Gómez" muy gracioso, y por Luis Martínez Gallardo, en el testigo falso. Naturalmente, la acción ocurre en México.

De Carlos León, cuya técnica teatral halla un precedente en las ingeniosísimas farsas de Enrique Jardiel Poncela –El extraño caso de la momia verde, tiene un pintoresco antecedente en El cadáver del señor García–, fue también el sketch Universidad Pluscuamperfecta, que desempeñaron, como consumados actores cómicos, María Cusi de Escandón, Susana Corcuera de Cortina, Catalina A. de Rule, Elena Alcázar Corcuera, José Cortina Goribar, Pedro Aspe, Guillermo Robles Gil y Delfino Ramírez Tovar. La pieza es típica del estilo humorístico, absurdo y lógico a la vez, del gran humorista que es Carlitos León, en quien hay, seguramente, el autor cómico mexicano por su visión caricaturesca de la frase y del pensamiento, que necesitamos. Todos los improvisados artistas fueron interrumpidos, y muy aplaudidos al final, y el divertidísimo La fama italiana (Café concert) sobre una trama de Sofía Verea de Guzmán y con acotaciones, y aun composiciones originales del conde Cesarino Celani –quien representó admirablemente el maitre pianista de la piecesilla–. En La fama italiana tomaron parte el citado conde Celani, el príncipe Juan Poniatowski, Elena Noriega de Cándamo, Luisa Martínez Negrete, Víctor Armela, Alfonso Rincón Gallardo Mier, Pedro L. Corcuera, Josefina P. de Parada, Bebé La Croix y Enrique Escandón, en los justos y pintorescos personajes que acuden a un cabaret –los rancheros mexicanos recuerdan la bella zarzuela Chin Chun Chan, de Medina Elizondo–, y que evocan y sugieren varias épocas a través de la música: el vals de Viena, las acrobacias coreográficas de los gringos, y al final, nuestro honesto, insustituible jarabe, reducido, ennoblecido a sus pasos, vueltas y mimos originales, y, cosas del día la "raspa" y la "bamba". El vals Vita Nuova, que bailaron doña Josefina P. de Parada y don Pedro L. Corcuera, y el Vesubian Swing, que ejecutaron la linda Bebé La Croix-Shy y don Enrique Escandón, son composiciones del príncipe Celani. En el cuadro, magníficamente vestido, intervienen unos mariachis.

La parte seria de la Revista Cuit Poulet 1947 fue el pasillo en un acto y dos cuadros de Rafael Bernal, Las Jerónimas, con fondos musicales de Mozart, que ocure en el interior del convento de San Jerónimo, con la intervención de Sor Juana Inés de la Cruz, muy bien interpretada por doña Adela Formoso de Obregón Santacilia, que en el momento oportuno recitó versos de la Décima Musa: "Hombres necios que acusáis", "Esta noche, mi bien...", etc., del conde de San Juan –don Eduardo Portilla Lascuráin–, de los virreyes marqueses de Mancera –doña Luz S. de Aspe y don Pedro L. Corcuera–; de la tornera, la abadesa, damas, monjitas, caballeros, etc., que fueron a cargo de Cristina Azcárraga, María Cusi de Escandón, Joaquín Bernal, Guadalupe R. de Cortina, Beatriz Buch, Gina Schondube, Adriana de Robina, Ana María Romero de Terreros...

La piececita de Bernal muy bien tramada, hablada y resuelta, merece más de una representación. El ambiente creado por Fontanals, propio, bellísimo, y el vestuario, además de justo en la época, rico y del mejor gusto. La iluminación de este cuadro, y del resto del programa, excelente. En un intermedio, don Pablo Alcázar Corcuera recitó el If, de Kipling, en una nueva, exacta versión de don Eduardo N. Iturbide. Fue muy aplaudido.

La tercera –y única– representación del teatro Cuit Poulet fue un éxito para todos los desinteresados, entusiastas elementos que intervinieron. Los niños pobres mexicanos le deben gratitud a doña María Luis Alcázar de Fernández del Valle, a doña Sofía Verea de Bernal, a doña Vera Murray Campbell de Tuldge, a doña Concepción García Granados de Cusi y a Mercedes Fernández Castelló, Christa von Humboldt, Ana María Fernández Castelló, Lilia S. de Alcázar, Amparo Noriega, y, en particular, a Carlos León, promotor del espectáculo,quien con sus constantes e ingeniosas intervenciones explicando y animando el programa, fue el alma del teatro Cuit Poulet 1947.