FICHA TÉCNICA



Título obra La Caramba

Autoría Luis Fernández Ardavín

Elenco Dolores Pastor (Lolita), Pepita Embil, Tomás Álvarez, Luis Bellido

Música Federico Moreno Torroba

Notas Comentarios de Luis Fernández Ardavín sobre su pieza La caramba que el autor reproduce en su columna

Referencia Armando de Maria y Campos, “El poeta Luis Fernández Ardavín autor del libreto de La Caramba, zarzuela que se estrena mañana en México, escribe una nota para el público mexicano”, en Novedades, 7 enero 1947.




TRANSCRIPCIÓN CON FORMATO

Referencia Electrónica

Novedades

Columna El Teatro

El poeta Luis Fernández Ardavín autor del libreto de La Caramba, zarzuela que se estrena mañana en México, escribe una nota para el público mexicano

Armando de Maria y Campos

La zarzuela española La Caramba, libro de Luis Fernández Ardavín, partitura del maestro Federico Moreno Torroba –que mañana se representa y canta por primera vez en México– fue estrenada en el teatro de la Zarzuela, de Madrid, el 10 de abril de 1944. Su estreno constituyó un éxito de público, de prensa y de taquilla. Se afirma que la recaudación que se hizo con esta obra durante sus primeras 100 representaciones batió el récord de los últimos seis años. La noche de su centésima representación, los profesores de la Orquesta Sinfónica de Madrid, en número de 80, colaboraron gratuitamente con la empresa del teatro de la Zarzuela, en honor al éxito y a la importancia lírica de la obra.

El gran poeta y eminente autor de teatro, don Luis Fernández Ardavín, ha tenido la gentileza de enviar a los lectores de Novedades, por mi conducto, una cuartilla de autocrítica y comentario sobre su pieza La Caramba. Es la que sigue:

"María Antonia Fernández, La Caramba, fue una famosísima tonadillera andaluza, nacida en Motril, tan renombrada por su arte como por sus aventuras amorosas. Casó con un comiquillo de origen francés que nunca estorbó sus amoríos y por donde fue suscrito el aplauso de los públicos y la admiración y el deseo de los hombres.

"Nada tendría su vida de extraordinario, si todavía en plena juventud y en plenos triunfos artísticos y amorosos. La Caramba no se hubiera arrepentido de todas sus culpas, entregándose, desde entonces, a una vida de ayuno y penitencia.

"Cierto día de carnaval, que para resguardarse de un chubasco, entró en un convento en las proximidades de Madrid, quedó ganada de improviso por la voz de un elocuente predicador, que invitaba a los fieles a la meditación y al arrepentimiento. Desde aquel mismo día, la hermosa tonadillera dejó de pertenecer al mundo, renunciando a cuanto éste le ofrecía de halagador y sugestivo.

"Con tales elementos, los autores de La Caramba imaginaron una acción llena de interés y colorido, de carácter españolísimo y de temas musicales de profunda raíz popular. Por otra parte, la época en que se desenvuelve –postrimerías del siglo XVIII–; el ambiente en que se desarrolla –una venta andaluza, el café del teatro del Príncipe, el estudio de Goya y el prado de San Antonio–, así como los personajes históricos que por ella desfilan: don Francisco de Goya, el pintor, la duquesa Cayetana de Alba, más conocida por la Maja de Goya, el famoso sainetero don Ramón de la Cruz y el no menos famoso escritor don Leandro Fernández de Moratín, hacen que los cuadros de esta afortunadísima obra, que alcanzó en España un éxito excepcional, sean vivos tapices goyescos, llenos de luz, de fastuosa riqueza y de sabor netamente español, sin caer nunca en el tópico vulgar ni en la españolada de importación.

"Una imaginaria anécdota amorosa, llena de interés, centra y recoge todos los elementos reales e históricos de la fábula, en la que el alma desprendida y generosa de María Antonia –que todo lo tuvo y nada ganó para sí, porque era una cigarra estival que nunca atesoró para el invierno– se sacrifica por la felicidad del ser amado, renunciando abnegadamente a la propia en beneficio de aquél.

"Majos y señores, escritores y artistas, embajadores y cómicos, pueblo y aristocracia, "tiranas" y tonadillas", bailes populares, reproducciones de conocidas telas de Goya –La gallina ciega–, escenas de carnaval, minuetos y dúos, y en fin, estampas sinfónicas de honda emoción religiosa en el último cuadro, completan y rematan esta deslumbradora obra, la mejor estrenada en España durante los últimos años, representada innumerables veces y sancionada con el aplauso entusiasta de todos los públicos.

Luis Fernández Ardavín.
Madrid, 31 de octubre de 1946".

Estrenarán en México La Caramba Lolita Pastor, Pepita Embil, Tomás Álvarez, Luis Bellido. ¿Queréis saber cómo son estos artistas, juzgados por quien conoce el paño, el propio maestro Moreno Torroba?

"Lolita Pastor –me ha dicho el maestro Moreno Torroba– es la primera figura española en su cuerda de soprano ligera; tiene compañía propia, pero ante la importancia de la campaña de América, no ha dudado en prestar su colaboración. Es valenciana, tiene 28 años y además es guapa".

De Pepita Embil: "Es una vasca en toda la línea, alta, joven y bien parecida. De Getaria, su pueblo natal, fue a incorporarse a la compañía de Moreno Torroba; lo hizo en Pamplona con la obra del propio maestro Sor Navarra y desde el primer momento se reveló como una gran figura. Pasadas tres temporadas se incorporó a la compañía del maestro Jacinto Guerrero y más tarde a la del maestro Pablo Sorozábal. Acaba de abandonar la compañía titular del teatro Calderón, de Madrid, atraída por la emoción de trasladarse a la nación hermana. Su voz es la de lírica dramática, y, hablando en argot teatral, "muy cotizada".

Del resto de la compañía, ya habrá ocasión de hablar. Por ahora, dispongámonos a ver y oír una de las más famosas zarzuelas españolas: La Caramba.