FICHA TÉCNICA



Título obra Las Bacantes

Autoría Eurípides

Dirección José Luis Cruz

Elenco Jorge Galván, Jaime Garza

Espacios teatrales Teatro Benito Juárez

Referencia Rodolfo Obregón, “Un gobierno diferente, el mismo teatro”, en Proceso, 13 febrero 2000, pp. 67-68.




TRANSCRIPCIÓN CON FORMATO

imagen facsimilar

imagen facsimilar 2

Referencia Electrónica

Proceso

Columna Teatro

Un gobierno diferente, el mismo teatro

Rodolfo Obregón

No me atrevería a publicar un título semejante, si el Gobierno del Distrito Federal no hubiera añadido a la horrible costumbre del FONCA de publicar carteleras llenas de asteriscos para señalar a sus beneficiarios, la idea de adornar sus anuncios en la cartelera PROTEA con el lema publicitario de la administración en turno.

Autoproclamados herederos legítimos de los ideales de la Revolución, los responsables de la política cultural del D.F. practican un vasconcelismo a ultranza (y con algunos años de retraso) en lo que a producción y difusión del teatro se refiere. Acompañada por un excéntrico concurso de “Teatro Trágico Griego”, presentan actualmente, en las cuasi ruinosas instalaciones del Teatro Benito Juárez, su segunda y trágica producción: Las Bacantes de Eurípides, bajo la dirección arqueológica de José Luis Cruz.

Por supuesto, nadie podría poner en duda la riqueza de semejante “manjar de los dioses”; pero, como nos lo enseñaron las geniales escenificaciones de Peter Stein, el teatro debe ser el fruto de contextos sociales bien determinados y la obra no es un valor absoluto establecido a priori y desligado del tiempo de su lectura o realización. Resulta curioso, en este tenor, que los neovasconcelistas hayan eliminado de sus proramas a Aristófanes (¿cura en salud?), al cual puede accederse de un modo mucho más directo a través de los arquetipos mentales del espectador de nuestro tiempo.

Sin embargo, los realizadores de Las Bacantes parecen haber ignorado por completo la necesidad de establecer referentes que permitan, sin necesidad de recurrir a ilustraciones inmediatas o a cambios obvios de vestimenta, una lectura del poderoso ritual de muerte y renovación contenido en el texto de Eurípides, una aproximación a la sobrecogedora mezcla de misticismo y sensualidad asociada a la presencia de Dionisos.

Con sólo cruzar el Paseo de la Reforma, el espectador capitalino puede presenciar escenas insospechadas de alegría y terror, locura y frenesí, que caracterizan a esta deidad bisexual y que hacen parecer a la pudorosa y decorativa coreografía de José Luis Cruz como un arcaico ceremonial, desprovisto de sentido e incapaz de insuflar en quien lo presencia el menor entusiasmo.

Por si fuera poco, la realización escénica de estas Bacantes es una suma de errores tal que impide incluso, después de los primeros minutos, escuchar el texto. El espectador distraído puede entonces darse a la contemplación de dos poderosos lienzos de Gilberto Aceves Navarro que adornan los laterales del escenario.La fuerza expresiva de ambas obras pone en evidencia la elementalidad de una previsible escenografía y de un vestuario al que tampoco ayuda el torpe trabajo de producción, con sus “tirsos” comprados en una carpintería de la San Rafael y adornados con plásticas hiedras.

Aún más descuidado que la producción es la interpretación de los actores que recitan, cada quien a su entender, sin dar sentido a una sola palabra. Triste resulta observar a actores como Jorge Galván en una actoralidad más cercana al melodrama televisivo que a un “trágico griego”, al grupo de jóvenes bacantes poseídas de una excitación exhibicionista, a los tres intérpretes de Dionisos en competencia de gritos; pero lastimoso en verdad es el trabajo de Jaime Garza en un Penteo pasado de edad y de peso, sin un hilo de voz, y en un estilo actoral que creíamos desaparecido con el retiro de Lupita D’Alessio.

La acertada presencia de cinco percusionista africanos, relegados sin embargo a una posición secundaria, desenmascara la ausencia de espíritu de esta escenificación. Cada vez que los músicos juntan las manos e inclinan la cabeza para entonar su canto, el sentido ritual y la presencia del misterio se instalan sobre el escenario revelando la impostura que anida tras los contoneos y el desgañitamiento colectivo de los actores.


Notas

[N. del E. La transcripción que se presenta aquí reproduce el original proporcionado por el autor. En la versión impresa la redacción de la revista suprimió el final del penúltimo párrafo.]