FICHA TÉCNICA



Notas Fragmentos de la carta emitida Adolfo Fernández Bustamante y Xavier Villaurrutia, secretarios de la Unión Nacional de Autores, en respuesta a las críticas de Ceferino R. Avecilla al pacto entre autores mexicanos y españoles

Referencia Armando de Maria y Campos, “La Unión Nacional de Autores rectifica al autor Ceferino R. Avecilla”, en Novedades, 25 octubre 1946.




TRANSCRIPCIÓN CON FORMATO

Referencia Electrónica

Novedades

Columna El Teatro

La Unión Nacional de Autores rectifica al autor Ceferino R. Avecilla

Armando de Maria y Campos

Los autores teatrales don Adolfo Fernández Bustamante y don Xavier Villaurrutia, secretarios general y del interior, respectivamente, de la Unión Nacional de Autores, han enviado al director del diario en que colabora como crítico teatral el autor español don Ceferino R. Avecilla, una carta rectificando los conceptos vertidos por Avecilla en relación con el pacto que los autores mexicanos han firmado con los españoles, y que la Unión mexicana estima ofensivos. Copia de esta carta se han servido enviarme los directivos de la UNA, con la súplica, tratándose de amigos y compañeros para mí es orden, de reproducir en esta columna, todo o parte de su texto, si la carta resultaba desairada por el director del colega.

Reproduzco los párrafos más interesantes de la carta enviada al rotativo colega con fecha 16 del presente:

"Estimamos que el señor Avecilla nos ofende como mexicanos y como autores, porque asegura que el pacto que tenemos firmado con los autores españoles es "absurdo y semicolonial". Como este pacto fue estudiado, discutido y aprobado por nuestra agrupación, creemos que tácitamente nos llama a nosotros absurdos y nos hace admitir una servidumbre colonial que no estamos dispuestos a admitir por ningún concepto, menos aún por boca de un político español que quiere imponernos su criterio de colonizador.

"El pacto en cuestión fue estudiado y discutido por todos los miembros de nuestra agrupación durante más de cuatro meses, y el señor Avecilla, miembro de la misma, tuvo oportunidad de discutirlo en el seno de la misma. Si no lo hizo fue, seguramente, porque reconoció que los demás compañeros habrían rebatido sus puntos de vista políticos. Queremos hacer una pequeña observación en el sentido de que los escritores mexicanos aprobaron por unanimidad el pacto desde el primer día, y que si hubo discusiones y objeciones acerca del mismo, fue por defender los derechos de los autores españoles refugiados en México. Es muy fácil para el señor Avecilla aprovechar la espléndida tribuna mexicana que le brinda el Excélsior para atacarnos, pero aún a sabiendas de que nosotros no contamos con tan importante órgano de publicación, estamos dispuestos a rebatir los puntos de vista del señor Avecilla por considerarlos injustos, coloniales y ofensivos, y por estimar que no podemos permitir que, a costa de nuestros intereses morales y materiales, se haga política española.

"Es infantil llamarle colonial a un pacto que está basado precisamente en la reciprocidad y en la defensa de los derechos mutuos de autores de los dos países. En este pacto señalado por el señor Avecilla, hay algo más, de gran importancia desde sus puntos de vista, y es que los autores mexicanos salen mucho más beneficiados que los escritores españoles, puesto que ellos nos garantizan un cobro de derechos de propiedad literaria cinematográfica en España, que nosotros no les garantizamos en México. Es natural que el señor Avecilla se oponga a este pacto porque no tiene nada en común con los intereses de los escritores mexicanos y sea su principal interés el de un político español sui géneris exiliado en México".

Continúa la carta de la UNA: "El señor Avecilla no muestra otro interés que el muy personalista y político de atacar todo lo que se desenvuelve actualmente en España... Como socio de esta agrupación, el señor Avecilla ha cometido una falta seria al censurar públicamente los acuerdos de su agrupación, que deben ser discutidos en el seno de la misma, pero ya la trataremos en su "sazón y largamente" en la próxima asamblea de nuestra Unión Nacional de Autores".

Concluye la carta de la UNA: "Desgraciadamente estas molestias las tenemos por culpa de una crítica que está en manos de personas ajenas por completo a nosotros y a nuestros problemas teatrales y cinematográficos, y que sólo atacan movidas por un interés político personalista".

La Unión Nacional de Autores ha convocado a asamblea general extraordinaria, para los primeros días del próximo mes de noviembre, con el exclusivo objeto de tratar el "caso Avecilla". Hacemos votos porque las cosas queden en su justo sitio.