FICHA TÉCNICA



Título obra Judith

Autoría Friedrich Hebbel

Notas de autoría Adolfo Fernández Bustamante / adaptación

Elenco Carlos Martínez Baena

Espacios teatrales Lectura de la obra en la casa de Adolfo Fernández Bustamante

Referencia Armando de Maria y Campos, “Comentarios y noticias”, en Novedades, 14 octubre 1946.




Título obra Los zorros

Autoría Lillian Hellman

Dirección Ignacio Retes

Elenco Ramón Gay, Ignacio Retes, Rafael Estrada, Jaime Valdés, José Luis Vial, Lucila Alarcón, Carmen Guzmán, Ana Demetria, Olga Jurado

Vestuario Doris Álvarez Heyden

Grupos y compañías Grupo La Linterna Mágica

Espacios teatrales Teatro del Sindicato Mexicano de Electricistas

Notas Tercera obra montada por Ignacio Retes y su grupo La Linterna Mágica

Referencia Armando de Maria y Campos, “Comentarios y noticias”, en Novedades, 14 octubre 1946.




Título obra La política de la bamba

Elenco Daniel Herrera (El Chino), Fernando Soto (Mantequilla), Emilio Casado, Margot Tarraza, Anita Muriel, Ana Maria Núñez, Gladys Arce

Espacios teatrales Teatro Lírico

Referencia Armando de Maria y Campos, “Comentarios y noticias”, en Novedades, 14 octubre 1946.




TRANSCRIPCIÓN CON FORMATO

Referencia Electrónica

Novedades

Columna El Teatro

Comentarios y noticias

Armando de Maria y Campos

La Unión Mexicana de Autores tiene un amplio plan a desarrollar para que los autores que escriben teatro, lo lleguen a ver representado, o, por lo menos, publicado. Como por cualquier camino se llega a Roma... cuando se quiere hacer el viaje el secretario general de la Unión, licenciado Adolfo Fernández Bustamante, organizó la lectura a una pieza, que ha escrito, ante un grupo de cronistas de teatro, algunos de cine, y dos actrices, la ilustre Virginia Fábregas y la inquieta Isabela Corona.

La producción dramática de Fernández Bustamante se titula Judith, es una transposición a nuestro medio de la tragedia del mismo nombre del autor alemán Hebbel, y en la versión castellana está dividida en un prólogo, siete cuadros y un epílogo. Está bien construida y dialogada con emoción y vigor; su desarrollo tiene mucho de proceso cinematográfico; parece que está escrita con la ambición de que, en su tiempo, sea también llevada a la pantalla, y parte del trabajo se encuentre ya hecho.

La pieza dramática Judith fue leída –en la residencia particular del autor–, con el actor Carlos Martínez Baena. Como no es empresa fácil organizar la compañía teatral que la represente, primero se conocerá impresa, en colección que publicará la Unión Mexicana de Autores, en la que también se divulgarán obras de autores nuestros del pasado, del presente y del futuro.

El grupo de teatro La Linterna Mágica estrenó el jueves 10 –y repitió el domingo–, la tercera pieza de su primera temporada en el teatro de los Electricistas: Los zorros, sombrío drama de Lillian Hellman, en tres actos, que hace años divulgó el cine con el título de La zorra, con Betty Davis como principal intérprete.

Los zorros es una magnífica comedia dramática, en la que las ambiciones de los protagonsitas mueven a estos como títeres irresponsables. Se escucha con interés desde el principio hasta el fin. El grupo de Retes la representó en un juego de luces y de sombras, es decir, de aciertos y de indecisiones. Memorizada la obra, daba, sin embargo, la impresión de representación a la que faltaran ensayos. Mejor el equipo masculino, que el femenino, Ramón Gay, en su breve pero importante papel, estuvo más seguro que Estrada, Retes, Valdés y Vial. Retes dio en ocasiones la sensación de estar viviendo su papel. La protagonista, Regina Giddens, eje de la obra, requiere, para su correcta interpretación, de una actriz que domine su oficio y que reúna excepcionales cualidades de comedianta. Sin embargo, la señorita Lucila Alarcón tuvo momentos muy felices. La señorita Carmen Guzmán, demuestra visibles adelantos en esta obra. Seguramente es la señorita Guzmán, por su juventud, su belleza y su afición, la que tiene más porvenir. Compusieron con cariño y estudio sus respectivos papeles las señoritas Ana Demetria y Olga Jurado.

Ningún reparo hace el cronista a la presentación de Los zorros, dada las precarias condiciones en que se mueve este grupo –el mejor dirigido y orientado de los cuadros experimentales–. Las dificultades que presenta el escenario del SME, fueron resueltas por Retes con habilidad, audacia y buen gusto. El vestuario femenino, construido por Doris Álvarez Heyden, muy propio. El mobiliario y la utilería, a tono.

Un solo "pero", del tamaño de una peña, tiene que oponer el cronista a estas representaciones patrocinadas por el Sindicato de Electricistas: que no sean más frecuentes. No se concibe apoyo y ayuda tan desdeñoso y tan corta. Las tres obras que puso Retes merecen, por lo menos, una temporada, cada una, de representaciones diarias durante una semana. Porque ensayar una obra durante ocho meses, montarla con esfuerzo, y representarla dos veces, es un crimen de lesa ignorancia; convertir una labor de divulgación en un espectáculo de lujo y privilegio. Y desestimar la labor generosa y entusiasta de un valioso grupo de desinteresados amigos del teatro.

Nada beneficia tanto a los espectáculos como la competencia. El Lírico presentó el sábado una revista, que sin ser nada extraordinario ni salirse del cómodo carril del prólogo de actualidad y del desfile de números, es la mejor presentada de muchas semanas a la presente. Del diálogo entre un veracruzano y otro cómico, que terminan bailando la Bamba, después de comentar los sucesos del día, se destaca una graciosa copla alusiva al regreso de un magnate político.

Durante la representación de La política en bamba se reestrenó un sainetillo que representaron por primera vez, hace doce o quince años, Roberto Soto y Joaquín Pardavé, titulado Los cargadores. Sus intérpretes de ahora fueron el "chino" Herrera y Fernando Soto. Es gracioso y divertido a pesar de que no peca de breve. Cuando el público se encontraba más descuidado, el excelente recitador Emilio Casado, irrumpió en la escena vestido de frac, y recitó, con su magnífica, clara dicción.

La cubanita Margot Tarraza engrosó el elenco del Lírico. Vuelve de una gira por los estados, después de haber hecho de tiple de opereta y era natural que saliera a cantar trozos de opereta; también cantó canciones de su hermano Juan Bruno Tarraza. Anita Muriel, volvió al tango y al bolero. Ya habrá ocasión de retornar a la comedia, su verdadero género. Empiezan a brillar, por su belleza y sus méritos, dos estimables tiplecitas: Ana María Núñez y Gladys Arce.