FICHA TÉCNICA



Título obra Hey Girl !

Autoría Romeo Castellucci

Dirección Romeo Castellucci

Elenco Silvia Costa, Sonia Beltrán Nápoles

Grupos y compañías Societas Raffaelle Sanzio

Espacios teatrales Teatro de la Ciudad

Eventos XXVI Festival de México

Referencia Noé Morales, “Hey Girl !”, en La Jornada Semanal, 21 marzo 2010.




TRANSCRIPCIÓN CON FORMATO

Referencia Electrónica

La Jornada Semanal   |   21 de marzo de 2010

Columna El mono de alambre

Hey Girl !

Noé Morales

Con un historial de puestas en escena que lo han colocado, a los ojos de buena parte de la crítica especializada, como uno de los renovadores más connotados de la escena europea contemporánea, el director italiano Romeo Castellucci, fundador y titular de la Societas Raffaelle Sanzio, ha pasado por estas tierras para inaugurar la vigésimo sexta edición del Festival de México, antes Festival de México en el Centro Histórico, antes Festival del Centro Histórico… etcétera. Sin lugar a dudas el evento más atractivo de una programación teatral más bien discreta, Hey Girl! se presentó hace pocos días en el antiguo y peraltado escenario del Teatro de la Ciudad para remover, confrontar y poner en crisis a más de alguna sensibilidad y conciencia.

Decir que la puesta en escena de Castellucci orbita y/o explora el universo de lo femenino sería, además de un lugar común, un exabrupto de facilismo. De entrada, habría que considerar el episodio de “lo real” que, según palabras del propio director italiano, detonó su creación. Refiere Castellucci haber partido de una imagen cotidiana en particular: un grupo de chicas en una parada de autobús, la mirada de cada una perdida en el vacío, un vínculo inexpugnable entre ellas pese a un distanciamiento aparente. Allí una clave transportada a la gramática de la puesta en escena: Castellucci parece enarbolar su perspectiva de lo femenino a partir de un sistema que, más que enarbolar lineal o progresivamente, organiza a partir de la yuxtaposición y de la paradoja. La mirada de Castellucci en torno a la mujer pareciera estar marcada, entonces, por esa sensación de contraste y atomización, y por una sintaxis escénica que, aunque anclada en la perspectiva narrativa de dos mujeres (Silvia Costa y Sonia Beltrán Nápoles) que alternan una encarnación de diversos arquetipos relacionados con la mujer a lo largo de la historia, casi nunca se relacionan ni interactúan a lo largo del relato, pues es evidente que Castellucci se arraiga en la imagen, en la suma de ellas y en su respectiva autonomía. Y dicho arraigo, por fortuna y a diferencia de un sinnúmero de tentativas que partiendo de presupuestos similares ven difuminar su hondura en imaginería, profundiza y acendra un discurso evidentemente recargado hacia lo crepuscular.

Oscura la poética, anacrónico el tiempo, Castellucci fragmenta y elabora mediante esas imágenes una visión pesimista, generando que sus dos actrices encarnen alternadamente los ya mencionados arquetipos femeninos (que van, of all women, de Juana de Arco a María Estuardo, de Ana Bolena a Julieta Capuleto), el director parece desproveerlas de toda identidad particular y, al mismo tiempo, signa una sentencia tan paradójica como desesperanzada: la única ruta futura para la mujer es una vuelta hacia atrás. Allí la imagen inaugural, en la que una mujer emerge de un magma sombrío y caótico que remite tanto al útero como a la crisálida, como sustento metafórico del pesimismo castellucciano.

Habrá quien pueda objetar, no sin razón, las razones de este fatalismo tan extremo; de igual forma no faltará, tampoco sin sentido, quien argumente en contra de cierto cariz victimizante con el que Castellucci barniza este abordaje a la figura de la mujer. Nulo margen hay para el distanciamiento irónico, sentimental o emocional: Castellucci ametralla al espectador con una serie de cuadros y artificios –un diseño sonoro decididamente estridente, un láser cegador que por varios minutos se concentra en la cabeza de una de las intérpretes– en los que el común denominador es la adscripción de la mujer, sin atenuantes, a sus yugos pasados, presentes y futuros, en una relatoría que de concentrarse sólo en lo anterior sería tan radical como insoportable. No obstante, lo que hace de Hey Girl! una puesta altamente impactante, aun con esta densidad, es por todo lo que de verdad, profundidad y visceralidad evidencia. Si bien cabría esperar que más de una conciencia se sintiera abrumada o decepcionada ante un espectáculo poco decantado, lo que no puede negársele a Castellucci es su conocimiento fidedigno e intuitivo de lo femenino en tanto que entidad, materia, inmateria y categoría. Así las cosas, el mundo y las relaciones humanas, pareciera decirnos, la neuralgia o conmoción espiritual, será responsabilidad y patrimonio exclusivo de cada uno de los comparecientes.