FICHA TÉCNICA



Grupos y compañías Scandals of 1945

Espacios teatrales Teatro Esperanza Iris

Notas Espectáculo de revista norteamericano

Referencia Armando de Maria y Campos, “Homenajes y despedidas. Presentaciones. Espectáculos extranjeros”, en Novedades, 30 octubre 1945.




Título obra La bomba atómica

Elenco Carmen Guillén

Espacios teatrales Teatro Lírico

Eventos Presentación de Carmen Guillén como vedette en el Teatro Lírico

Referencia Armando de Maria y Campos, “Homenajes y despedidas. Presentaciones. Espectáculos extranjeros”, en Novedades, 30 octubre 1945.




Título obra La malquerida

Autoría Jacinto Benavente

Elenco María Teresa Montoya, Prudencia Grifell, Aurora Cortés, Mondrágón, Luis Beristáin, Montoya

Espacios teatrales Teatro Virginia Fábregas

Eventos Función de despedida, beneficio y homenaje a María Teresa Montoya

Referencia Armando de Maria y Campos, “Homenajes y despedidas. Presentaciones. Espectáculos extranjeros”, en Novedades, 30 octubre 1945.




TRANSCRIPCIÓN CON FORMATO

Referencia Electrónica

Novedades

Columna El Teatro

Homenajes y despedidas. Presentaciones. Espectáculos extranjeros

Armando de Maria y Campos

Pródiga en sucesos ha sido para el observador la semana teatral que concluyó el domingo 28. Hubo para todos los gustos y para todos los públicos, siempre que unos y otros no pequen de exigentes.

La compañía de aficionados que, inexplicablemente, obtuvo la sala de espectáculos del Bellas Artes –inexplicablemente, porque la mayoría de los miembros de la Comisión de Teatro del que debía ser nuestro instituto máximo de cultura artística y teatral se opuso a esta concesión–, continuó alternando la incolora Casa de muñecas ibseniana con la colorida –y para muchos "colorada"– Salomé, de Wilde; bien es verdad que con escasísimo auditorio, y entre menos abundante, más tolerante. Váyase lo uno por lo otro. La temporadita del Teatro Mexicano de Arte (sic) concluyó el domingo por la noche, a precios... exorbitantemente populares.

* * *

El jueves tuvimos doble acontecimiento. En el Fábregas, despedida, beneficio y homenaje de María Tereza Montoya, que se pasa con armas y bagaje –público y los mejores actores– al Bellas Artes; en el Iris, presentación de un espectáculo de revistas norteamericano. El cronista prefirió ver la cada vez insuperable Raymunda, madre de La malquerida, de María Tereza Montoya, quien recibió un conmovedor homenaje de cariño del público, la crema y nata de la afición teatrófila de México, que llenaba en todas sus localidades el teatro que fue de doña Virginia, quien, por cierto, asistió al acto y fue también muy ovacionada cuando apareció en su platea. Flores y aplausos, dianas y lágrimas, y, además, una magnífica Malquerida, en la que si bien la Montoya lo es todo, no es menos cierto que se dejaron ver a su lado doña Prudencia Grifell y Aurora Cortés –la Juliana y Acacia, respectivamente– y Mondragón –Esteban–, y Montoya –el Rubio–. El joven actor Beristáin moviéndose con fácil desenvoltura en el difícil galán, de prueba aún para actores experimentados.

* * *

El viernes fuimos al Iris, lo que nos impidió estar en el beneficio de Los Bocheros, en el Arbeu, que tuvieron teatro lleno, y éxito en sus canciones, además. Hubo desfile de variedades de todas categorías, y como atracción máxima, la presencia del locutor Pedro de Lille, para "animar" el desfile de artistas huéspedes del Arbeu y de Los Bocheros.

La compañía de atracciones norteamericanas –Scandals of 1945– presenta cuadros y números sin argumento, ni siquiera hilación. Medio centenar de "girls" en su mayoría rubias, tan jóvenes como delgadas, y muy bien desnudas, que parecen primerizas a juzgar por la torpeza de sus movimientos, telones, plumas, lentejuelas y un micrófono para amplificar la voz cuando los números, además de bailados y "movidos" –moverse en un escenario en caprichosas evoluciones no es lo mismo que bailar–, y tres números de fuerza: unos acróbatas y maromeros –tres hércules y una mujercita ágil y breve como un ave–, un trío de excéntricos –Los Wiere– que si a nuestro público le parece gracioso, al de la mayoría de los Estados Unidos debe antojársele formidable, y la hermana de Carmen Miranda, de nombre Aurora, que canta con estilo brasilero las canciones de aquel país y con escasa fortuna la de Lara Palabras de mujer... Y nada más. Quienes pagan por esto $12.00 sin reventa hasta la fila 0, aseguran que es un espectáculo muy caro. Y no les falta razón, porque Scandals of 1945, aparte de los números apuntados, de que todos sus cuadros están muy bien iluminados y –es un decir– muy bien vestidos, sólo se diferencia de lo que con elementos de casa y conjuntos más experimentados y menos rubios, nos presentan semana a semana el Lírico, el Follies y algún otro teatro, en que la escasa ropa de las girls es nueva y en el derroche de lentejuelas y de efectos más o menos luminosos.

Sin embargo, la novedad de fin de semana fue la presentación en el Lírico, como vedette de revista de bataclán, de la hermosa ex actriz de comedia y nonata estrella fílmica Carmen Guillén, muy artista y con aptitudes para el género en que prueba sus facultades. Bailó y cantó a satisfacción de la parroquia, hizo con singular dominio un sainetillo, y lució, al natural, su espléndida belleza. Como la atracción del programa era la presentación de Carmen Guillén, los autores del Lírico, pusieron menos empeño que otras semanas para organizar los cuadros de canto, baile y comedia que presentaron con el nombre genérico de La bomba atómica, aunque no pudieron prescindir de aprovechar la réclame de una película, y cuando menos lo esperaba el público, la Montalván se arrancó con varios números de La casta Susana.