FICHA TÉCNICA



Título obra Audición

Notas de autoría Bennett, Halisch, Kleban / autores de A chorus line; Rubén Piña, Antonio Cortés Araoz / adaptación

Dirección Rubén Piña

Coreografía Jerome Robbins

Música Leonardo Bernstein

Grupos y compañías Teatro Musical Universitario

Espacios teatrales Teatro Anexo a la Facultad de Arquitectura de la UNAM

Referencia Malkah Rabell, “Se alza el telón. Audición en la UNAM”, en El Día, 1 diciembre 1978, p. 21.




TRANSCRIPCIÓN CON FORMATO

imagen facsimilar

Referencia Electrónica

El Día

Columna Se alza el telón

Audición en la UNAM

Malkah Rabell

Una comedia musical acerca de actores de segunda fila, pero que necesita contar con intérpretes de primera, superlativamente profesionales, especializados en el campo de la danza y del baile, que además sean muy bien parecidos, con cuerpos perfectos, sobre todo en lo que a mujeres se refiere. Todo ello no es el caso de los actores del "Teatro Musical Universitario", en esta Audición de Rubén Piña y Antonio Cortés Araoz, basada en la comedia musical A chorus line de Bennett, Halisch y Kleban, realizada con actores jóvenes sin mucha experiencia. Obra que analiza, o trata de analizar "los problemas que afectan a ese mundo de bailarines y cantantes que siempre apoya a las grandes estrellas de la comedia musical norteamericana". Obra que durante 120 minutos hace desfilar por el escenario del teatro de la CU anexo a la Facultad de Arquitectura, a 24 actores en los diversos papeles de candidatos a conseguir un puesto.en alguna empresa teatral de Broadway. Y durante 120 minutos oímos cantar y vernos bailar a cada uno de ellos en partes respectivas, o a todo el conjunto en partes colectivas, con sólo minúsculas interrupciones de prosa.

Hace dos años el joven director universitario Rubén Piña obtuvo con la puesta en escena de Amor sin barreras (West Side Story) de Arthur Laurents, un éxito inusitado, con varios premios y elogios periodísticos, lo que en cierto modo descontroló al artista, al director de esta Compañía musical universitaria" que estaba en su primer montaje. Dejó de tomar en consideración que resulta bastante más fácil triunfar con una obra cuyo texto es excelente y dramáticamente atrayente, la música de Leonardo Bernstein estupenda, y, la coreografía original de Jerome Robbins ya tradicional. A comedia tan perfecta en su género le bastó la frescura, el entusiasmo y la entrega de un numeroso grupo de estudiantes, quienes hacían en el escenario lo mismo que suelen hacer en la vida cotidiana: ser jóvenes y apasionados, sin obligación de exhibirse en traje de baño ni presentar números bailables que se supone han de servir para su presentación profesional en una audición de actores. Muy distinto es el caso de Audición que carece de valores dramáticos con su falta de acción y de argumento, y cuya música no es muy melodiosa. Comedia a la cual Rubén Piña dio una superestructura de anécdotas personales acerca del oficio de actor y director especialmente en el medio ambiente universitario, que no logra salvar la estructura dramática, o mejor dicho su falta de estructura.

Posiblemente esta música que para mis oídos de "momiza" se hace poco melodiosa, entusiasmará a los públicos juveniles. Y así me pareció la noche del estreno, cuando el numeroso auditorio vitoreaba cada número musical. Posiblemente, lo que a mis ojos de "momiza" se hacían imperfecciones físicas más bien dignas de esconder en lugar de exhibir en mallas y trajes de baño, podrán parecer a ojos más inocentes como bellezas de Venus.

Hablar de la obra fuera del contexto de los cantos y del baile, se hace muy difícil, porque una vez caído el último telón real o imaginario, queda muy poco que mencionar y muy poco qué recordar. Es una obra basada en números musicales, y algunos de éstos han sido ejecutados con bastante gracia y profesionalismo, sobre' todo por los hombres. Comedia musical que más tiene de musical que de comedia, seguramente será del gusto de un público juvenil y universitario.